TIEMPO AL TIEMPO

Por Mariela Sagel, El Siglo de Panamá, 15 de julio de 2019

     La frase “dar tiempo al tiempo” ha sido repetida y cantada a diestra y siniestra sin que comprendamos muy bien a qué se refiere.  En el diccionario de español avanzado significa “indicar que hay que ser paciente y esperar el momento y/o la coyuntura oportunos; dale tiempo, todo a su debido tiempo”.  Para los religiosos, “los tiempos de Dios son perfectos”.  Pero en estos momentos, con una década perdida en sectores sociales como educación, salud y también en el campo agropecuario, hay poco tiempo para emprender las reformas prometidas.

     El gobierno del presidente Cortizo puso en la educación como la estrella que lo guiará, y en 12 días (11 si se resta el día de la juramentación) ya se anunció una huelga del sector educativo.  Comprendo la desesperación de los docentes porque son muchos los anhelos pospuestos.  Pero las autoridades recién estrenadas han dado la cara desde el principio en los medios y asumo que también ante los gremios, por lo que darles tiempo debería ser lo correcto.

     Hay muchas cosas que resolver, demasiadas.  Si empezamos por las calles, debe repararse la red vial a lo largo y ancho del país.  El turismo debe abordarse de forma integral y mirar todas las variables que éste puede tener.  Ya se anunció la creación del Ministerio de Cultura, por lo que el Instituto Nacional de Cultura (INAC) se elevará de categoría, lo que es urgente y si se hace bien, puede coadyuvar a que se eleve el tema educativo, turístico y que trabajen de la mano.  En salud hay innumerables asuntos que enderezar, quizás demasiados y en el agro ni se diga.  Para colmo, aún no sabemos en qué condiciones nos dejaron las finanzas del estado, por lo que el gobierno tiene las manos atadas mientras no disponga de los fondos para empezar a remediar un país que está en los huesos.

     Sabia virtud de conocer el tiempo.  Cinco años no son muchos, pero con visión (que está plasmada en los planes de gobierno) debería ser suficiente para sentar las bases de un mejor país.