LA CARA DE LOS PARTIDOS

Por Mariela Sagel, El Siglo, 14 de octubre de 2019

     La población en general está acostumbrada a juzgar o emitir juicios sobre los partidos políticos en base a las ejecutorias que ven en los diputados de la Asamblea General.  Y estas ejecutorias, comportamientos y demás yerbas aromáticas están lejos de ser ejemplares.  Esta semana que pasó rebasó la categoría de circo romano y por varias razones.

     Con mucha frecuencia veo en las redes, que se han convertido en la fuente de información inmediata, los cuestionamientos de hasta las marisabidillas glosistas que le reclaman al presidente Cortizo cualquiera de las deplorables acciones que ven a través de los diputados de su partido.  La actitud del presidente y del ejecutivo en general, es la correcta, por la separación de poderes.  Recuerden que el presidente del Consejo Ejecutivo Nacional del PRD es diputado y encima, presidente de la comisión de presupuesto, un puesto nada menor. La defenestración que le perpetraron al defensor del pueblo fue algo vergonzoso, sobre todo por los términos y exposiciones que allí se dieron.  Posteriormente, la ubicación que le dio el ministro de Seguridad a la diputada Rodríguez fue ejemplar, en la que quiero destacar una frase que es una perla: “el veneno está en la pregunta, no en la respuesta”.      Los panameños responsables debemos aprender a no juzgar a un partido político por la forma en que se comportan los diputados.  Esta asamblea, a pesar de haber sido un poco depurada por la no reelección que enfrentó la pasada, todavía tiene que hacer mucho para que tenga credibilidad y confianza. El presidente Cortizo ha respetado la separación de poderes, cosa que no han hecho algunos presidentes anteriores –el desprestigio de la Asamblea Nacional ha venido “in crescendo” desde que se instauró el transfugismo— y espero que siga haciéndolo, para que realmente volvamos a la institucionalidad que habíamos perdido durante la década perdida que significaron los gobiernos de Martinelli y Varela.