CRUCIAL DECISIÓN

Por Mariela Sagel, El Siglo, 18 de noviembre de 2019

     En las próximas semanas el presidente Cortizo tendrá que escoger tres nuevos magistrados para que reemplacen a los que se les vence (o ya se les ha vencido y por negligencia del anterior presidente se quedaron en sus puestos) y varios suplentes, además de un nuevo Procurador de la Nación.  La actual, Kenia Porcell, renunció el martes pasado “a partir del 2 de enero de 2020”, lo que ha sido causa de una serie de acciones legales en su contra.  Durante su malograda, errática y disoluta gestión (nadie puede trabajar mandando a diario 200 WhatsApp al presidente sobre las cosas más intrascendentes) no se ha avanzado en nada en la investigación de los más sonados casos de corrupción que hemos vivido en este país.

     El presidente Cortizo enfrenta un reto enorme, que probará la transparencia con que se maneja su gobierno y la seriedad en adecentar el sistema judicial panameño, que está en una situación realmente deplorable.  La selección del procurador es especialmente sensitiva porque no debe haber duda para la población que los casos que se estaban llevando a cabo van a seguir investigándose y no se van a “archivar” para que algunos avivatos queden impunes.

     He revisado la lista de los seleccionados de todos los que presentaron papeles para magistrados y veo complacida que algunos nombres son muy potables y honorables.  Pero sobre todo resalta el hecho de que el presidente se va a ceñir a esa lista, sugerida por la Comisión Especial de Evaluación del Pacto de Estado por la Justicia, y no se sacará de la manga a algún allegado a su partido, como lo hicieron los dos presidentes anteriores que echaron a la basura un trabajo de meses de esa agrupación independiente.

     De la decisión que tome el presidente se renovarán las esperanzas de los panameños en que las cosas se harán bien en esta gestión.  La justica clama a gritos porque se le enderece su balanza.