CONTROL TOTAL DEL CANAL POR 20 AÑOS

Por Mariela Sagel, 30 de diciembre de 2019, El Siglo

     Mañana 31 de diciembre se cumplen 20 años de la transferencia del control y administración del Canal de Panamá a manos panameñas.  Le tocó a una administración arnulfista, que se opuso a los tratados Torrijos Carter (a quienes debemos haber logrado la soberanía total de nuestro territorio y el usufructo de nuestro mayor recurso) recibir de manos de los Estados Unidos esta transferencia, que resultó una fiesta para todo el pueblo unidos bajo una sola bandera, la panameña.

     Fueron 94 años de control de la franja interoceánica por parte de los Estados Unidos, que finalizaron la obra emprendida por los franceses e e inauguraron la vía en 1914 y ocuparon 10 millas a cada lado del canal, creando una colonia, un enclave en medio de nuestro país.

     La causa de rescate del canal empezó el mismo día que se firmó el tratado Hay-Buneau Varilla, en 1903, y tuvo su mayor y más dolorosa manifestación el 9 de enero de 1964.  A partir del ascenso al poder del gobierno militar en 1968, la causa nacionalista aglutinó al pueblo por el rescate de esa quinta frontera, liderizada por Omar Torrijos, que culminó con la firma de los tratados Torrijos Carter el 7 de septiembre de 1977, implementándose los mismos el 1 de octubre de 1979.  A partir de entonces se fue desmantelando lo que para Estados Unidos fue una gigantesca base militar con intereses geopolíticos y que Panamá, bajo su administración, ha convertido en un eficiente medio para la navegación mundial.

     Solamente para tener una idea de lo que significa el Canal de Panamá para nuestro país veamos cifras:  Según Capital Financiero, de 1914 a 1979 (65 años y a partir de que se implementó el tratado) Estados Unidos le dio a Panamá 74.2 millones de dólares.  De 1980 a 1999, durante la transferencia y por 19 años, 1,803.7 millones de dólares, y, a la fecha, del año 2000 a 2019 15,117.2 millones de dólares.  Eso convierte a el Canal de Panamá en la empresa que más aporta al fisco.

     Celebremos lo que es y ha sido nuestro y hemos manejado ejemplarmente.