IRRESPONSABILIDAD CIUDADANA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 16 de marzo de 2020

     Desde inicios de la semana se estableció que en Panamá había casos de coronavirus, que ha estado causando efectos desastrosos en otros países, como Italia y España, además de China, en donde se originó.

     Las autoridades de salud han actuado responsablemente, tomando medidas drásticas y hasta heroicas y a diario se ha podido recibir información puntual del desarrollo de los casos que hay en Panamá, su demografía y muchas explicaciones relacionadas a esta pandemia.  Pero la reacción de los panameños ha sido de una total irresponsabilidad.  Lo primero que se vió fue al abarrotamiento de personas en los supermercados y tiendas, para comprar víveres y, sobre todo, papel higiénico.  Ni hablar de las toallitas desinfectadoras o los gels alcoholados.  Pareciera que estuvieran más preocupados por mantener el trasero limpio que las manos.

     Al llegar el fin de semana, y coincidir con el pago de la quincena, como se decretó que estamos en estado de emergencia nacional, se suspendieron las clases y se permitió que se trabajase desde la casa, se abocaron a las playas como si fueran carnavales.  La situación llegó a tal punto que en algunos balnearios los lugareños han puesto barricadas, pues detectándose el virus mayormente en la ciudad (llegó por un contacto con personas provenientes de los países que tienen miles de casos) se siente temor de que se contagie por esos inoportunos visitantes.

     El gobierno anunció que se cancelaban los vuelos provenientes de Asia y Europa, después de que el presidente Trump había anunciado que Estados Unidos cancelaba el arribo de los vuelos procedentes de los países de la Unión Europea, a excepción del Reino Unido.  De igual forma se han cancelado todos los eventos que aglomere a más de 50 personas y tomar las precauciones que están bien señaladas en los comunicados diarios que emite el gobierno.

     Además del irresponsable traslado al interior para fiestear, debemos controlarnos para no esparcir rumores y noticias falsas, que hoy día es tan fácil mediante el WhatsApp y otras redes.  Una alta dosis de auto control es necesaria en estos momentos para que la situación no se agrave.