LAS AMENAZAS DEL CORONAVIRUS

Por Mariela Sagel, 9 de marzo de 2020, El Siglo de Panamá

     El mundo ha entrado definitivamente en una histeria colectiva.  El virus llamado COVID-19 ha ido cobrando fuerzas a través de los continentes, desde China, donde supuestamente se originó, hasta las fronteras de nuestro pequeño país, como son Colombia y Costa Rica.  No demora en llegar a Panamá y cuando eso suceda, estimo que estaremos preparados para afrontarlo, responsablemente, ya que el gobierno ha tomado las debidas providencias para que se sigan los protocolos que ha establecido la Organización Mundial de la Salud (OMS).

     Hasta ahora ha habido arriba de 3 mil defunciones, en un total de casi 100 mil casos, la mayoría en China, los países del Pacífico Oeste y Europa, donde Italia ha sido el país más castigado.  El asunto ha sido tan grave que en Venecia se cancelaron las dos últimas jornadas del carnaval de Venecia, que no es poca cosa.  Los médicos sugieren como prevención lavarse las manos con extrema regularidad, no participar de aglomeraciones, no saludarse de besos y mantener el sistema inmunológico en óptimo estado. 

Lo que debe prevalecer es, ante todo, la calma y las normas higiénicas, y acercarse a los centros de atención que se han habilitado.  Es importante que la población más vulnerable, como son ancianos, personas con problemas respiratorios o fumadores, los niños, sea constantemente revisada.  Este virus es uno de tantos que al ir mutando se ha ido fortaleciendo.  No hay que entrar en pánico.

Se ha estado divulgando, en forma distorsionada, que un escritor de estadounidense de thrillers de suspenso escribió hace 40 años esta pandemia como parte de una guerra biológica.  Dean Koontz publicó hace 40 años “The eyes of darkness” (Los ojos de la oscuridad) y situaba tanto el virus en la provincia que se originó como el año 2020 para que ocurriera.  Una especie de Nostradamus. La literatura siempre ilumina, pero, pero hay que leer entre líneas.