EPICENTRO DE LA PANDEMIA

Por Mariela Sagel, 6 de julio de 2020, El Siglo de Panamá

     Con el pasar de los días hemos visto que el epicentro de la pandemia se ha desplazado al continente americano, siendo cuatro países latinoamericanos los que ostentan la mayor cantidad de infectados por Covid-19:  Brasil, Perú, Chile y México.  En Bolivia y Colombia la tasa de contagiados crece de forma permanente, al igual que aquí.

                Hay una constante en estos países, contrario a lo ocurrido en España, Italia y el resto de los países europeos:  el virus se ha ensañado en la población más vulnerable, lo que es el resultado de la abismal desigualdad, que va de la mano de la corrupción, la poca prioridad que se le da a las instalaciones sanitarias y la pobreza estructural de la población marginada.

     También está la constante del empleo informal en estos países, que son caldo de cultivo de los contagiados y los afectados económicamente al no poder percibir ingresos por las medidas de confinamiento. El poco acceso a Internet que en esos países tiene la población marginada no ayuda a la educación virtual.  Al igual que en Panamá, donde la desigualdad se ha puesto de manifiesto, los países mencionados tienen una gran población sin acceso a agua potable y gran hacinamiento, que es otro foco de contagio.

     En Panamá tuvimos una primera oleada de contagiados que tenían en común el contraer el virus en el exterior, ya que eran pertenecientes a las clases pudientes.  Ahora que ha bajado a las clases populares, se producen más contagios, por la pobre educación que existe en los barrios marginados y la difícil situación económica que están atravesando, que los hace violar las leyes de cuarentena que se han implementado y no cumplir con los protocolos sanitarios.

     Es hora de asumir con determinación la responsabilidad que a todos nos cabe para afrontar esta pandemia, que ya dura demasiado y que nos está hundiendo en la ansiedad y el desánimo, ni hablar de los daños a la economía personal y nacional.