LA GRAN MAESTRA: LA HISTORIA

Por Mariela Sagel, El Siglo de Panamá,13 de julio de 2020

     La historia, en términos generales, no la académica que se imparte en los centros educativos es la gran maestra a la que tenemos que prestar atención y que tendemos a ignorar, en la creencia que no se van a repetir las mismas condiciones del pasado.  Su definición es “la ciencia que tiene como objetivo el estudio de sucesos del pasado, tradicionalmente de la humanidad, y como método, el propio de las ciencias sociales/humanas, así como el de las ciencias naturales en un marco de interdisciplinariedad”. ​ No es privativa de los estudiosos de ella, todos somos producto de una o muchas historias, y ese es el chip que usamos para actuar en determinados momentos.

     Hay frases como “la historia se repite en espiral”, que algunos irreverentes atribuyen al expresidente Arnulfo Arias, pero que solamente tuvo la suerte de mencionarla en una concentración política en 1967, presagiando lo que serían sus futuros y fallidos mandatos presidenciales.  Sin embargo, la frase se viene repitiendo desde el siglo XVI gracias a Giambattista Vico, filósofo italiano que estudió la metodología de avances y retrocesos (‘corsi e ricorsi’). Otra que ha trascendido es «Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo» que recibe al visitante del campo de concentración de Auschwitz, atribuible al filósofo George de Santayana, de origen español pero que se formó en Estados Unidos.

     La más aplicable a los tiempos que vivimos es la plasmada por Karl Marx en el “18 Brumario de Luis Bonaparte” que “La historia se repite dos veces: la primera como comedia, la segunda como farsa”.  O como tragedia.

     Está en todos nosotros conocer la historia de nuestro país, del mundo y de las enfermedades, en el tiempo que corre ahora mismo.  Y no propiciar que se olvide y menos que se repita como farsa.  Lo de la espiral va a depender de cómo manejamos el presente y el futuro de cada uno y del país en el que vivimos.