Emergencia climática

Por Mariela Sagel, 14 de diciembre de 2020, El Siglo de Panamá

  • Según los comunicados emanados del encuentro, la ciencia nos sigue advirtiendo de la urgencia de tomar medidas
  • El pasado sábado 12 de diciembre se cumplieron 5 años de haberse adoptado el Acuerdo de París (en lo que se llamó COP21) y por tal motivo se convocó a la Cumbre de la Ambición Climática organizado por la Organización de Naciones Unidas, el Reino Unido y Francia, en asociación con Chile e Italia.  Se dieron cita líderes mundiales, así como dirigentes empresariales y de la sociedad civil en Madrid, España. 
  •  
  • Con la pandemia del coronavirus como telón de fondo, la cumbre fue semi virtual, con la presencia de algunas personalidades que guardaban las medidas sanitarias exigidas por la situación que vive el mundo.
  • Unos 75 dirigentes mundiales viajaron a la capital española para participar en la cumbre, que duró una semana. Según los comunicados emanados del encuentro, la ciencia nos sigue advirtiendo de la urgencia de tomar medidas y limitar el aumento de la temperatura global.  No es algo que se puede dejar “para más tarde”.  Toca unir esfuerzos para salvar el planeta que está en serios aprietos. Las bases se mantuvieron en los pilares que sustentan el Acuerdo de París, que son la mitigación, la adaptación y la financiación. 
  • Los compromisos que emanaron de la cumbre se deben traducir en nuevas contribuciones determinadas a nivel nacional, estrategias a largo plazo para lograr la carbono-neutralidad, compromisos de financiación para el clima en apoyo de los más vulnerables y planes de adaptación ambiciosos, junto a políticas acordes. 
  • Esos compromisos aspiran a recuperarnos del COVID sin descuidar el medio ambiente y fomentando la resiliencia.  Los efectos del cambio climático no discriminan y se sienten en toda la sociedad, pero se sienten más profundamente entre los pueblos marginados, especialmente los indígenas, ya que sobre ellos se ha ensañado la naturaleza de manera desproporcionada. 
  • Es una oportunidad para abordar el tema desde otras perspectivas, unificando criterios entre los agentes no estatales, las empresas y las ciudades, para que apoyen a los gobiernos y que se llegue al 2050 a cero emisiones de carbono. Estaremos expectantes sobre la decisión del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, ya que el saliente decidió salirse del acuerdo de París en 2017.