Todas las entradas de: Mariela Sagel

Mariela Sagel es Arquitecta y tiene una Maestría en Administración de Empresas. Además, tiene una especialización en Administración de Proyectos, por la Universidad de Louisville. Reside en la ciudad de Panamá, República de Panamá. Ocupó el cargo de Ministra de Gobierno y Justicia en la década de 1990. Tiene una hija que vive en Montreal, con su esposo y sus hijos, un niño y una niña, que la han convertido en una abuela feliz. Todos son amantes de los Schnauzers. Mariela Sagel escribe sobre diferentes temas, especialmente de política, pero también cultiva la literatura y el arte. Tiene una página cultural semanal en La Estrella de Panama y dos columnas de opinión semanales. Es un referente intelectual panameño y sus artículos también se publican en dos medios españoles y en catorce países latinoamericanos. Además produce un segmento cultural semanal en Telemetro Matutino, titulado "Entre Letras" desde 2011 donde recomienda libros . Es sabinera de "fina estampa". “La reseña es un oficio que me gusta, entendida siempre como testimonio de lector, más que como esa cosa aparatosa y sosa y casposa llamada ‘crítica literaria’ ”. Darío Jaramillo Agudelo

MI TIO MACO

Por Mariela Sagel, El Siglo, 8 de octubre de 2018

     Después de una batalla campal contra un cáncer que a cualquiera que le dé se lo lleva en 6 meses, el fin de semana murió mi tío Maco Rosas.  Jesús Lisímaco, como era su nombre, era el menor de los hermanos de mi madre y vino a vivir con nosotros cuando terminó su escuela primaria en Tolé.  Para mí fue un hermano, porque apenas le llevaba a mi hermana mayor 10 años.

Siempre fue muy guapetón y en el bus de la escuela nos decían cuñadas, pensando que éramos sus hermanas.  Después se quedó a vivir con nosotros y tuvo con mi papá una relación entrañable, más allá de la de cuñados, eran como hermanos.  Yo fui cómplice de muchas de sus andanzas (y vaya que las tuvo) y testigo de todos sus logros profesionales y políticos.

Su vida la gozó al máximo, en todos los sentidos, no dejó que nada se le escapara.  Gozaba de los mariachis y era generoso con sus amigos. Sus sobrinos aprendimos de él que la vida está para gozarla, todo lo contrario del resto de sus hermanos, que son tan estrictos.  Cuando supo que tenía un cáncer en el páncreas se enfrentó a él con entereza, decidido a vencerlo y estuvo dos años y medio en esta lucha, hasta que perdió su última batalla.

En el último mes, siempre pendiente de la situación del país y de lo delicado de las decisiones partidistas, me llamó a su lecho de enfermo para indicarme cuál era su lectura de lo que ocurría y redactó un documento que le entregué a su destinatario.  Mantuvo esa lucidez hasta el final, cuando reunió a sus hermanos a fin de despedirse de ellos, reiterando el amor que les había inculcado mis abuelos y que él prodigaba a todos, sobrinos, amigos, parientes.

Se nos fue un guerrero mayor, pero nos deja su ejemplo de valentía y entereza.  Lo menos que podemos es celebrar su vida y sentirnos afortunados que fuimos tocados por su amor y amistad.

ALEXANDER CALDER: UN INVENTOR RADICAL

Por Mariela Sagel, Vida y cultura, 7 de octubre de 2018, La Estrella de Panamá

En el Museo de Bellas Artes de Montreal se inauguró el pasado 21 de septiembre una extraordinaria retrospectiva del escultor estadounidense Alexander Calder, que nos revela a un multifacético artista que no solo creó obras monumentales, sino que se aplicó en la filigrana y en la pintura entre otras manifestaciones artísticas.  Es emblemática la muestra porque una escultura muy distintiva de él está ubicada en el área donde se celebró la Exposición Universal de 1967 con el título inicial “Trois disques”, comisionada por la corporación Internacional Nickel Company of Canada (INCO), que conmemoraba el aniversario 325 de la fundación de la ciudad de Montreal y en el año que Canadá celebraba su centenario.

Alexander Calder, cuyas obras están en todo el mundo, –en Suecia, Alemania, Israel, Venezuela, España, México, etc.–, es el creador del arte cinético.  Hijo y nieto de escultores, sus ensayos con materiales y la forma en que se comportan en el aire lo llevaron a crear los móviles, que se hicieron muy populares.  También patentó los “stabiles” (nombre que le dio su amigo Joan Arp a las piezas que no se movían) que son las esculturas que vemos en muchas partes del mundo y que son su marca de fábrica.

Escultura de Alexander Calder en Montreal

El Museo de Bellas Artes de Montreal, en cuya ciudad está una de sus más conocidas creaciones, ha hecho posible esta muestra en alianza con la Fundación Calder y la Fundación Terra para el Arte Americano.

UN INVENTOR RADICAL

Alexander Calder creció rodeado de arte y estudió ingeniería mecánica.  Su madre era pintora y él completó sus estudios en el Art Students League de New York.  Oriundo de Filadelfia, murió a los 78 en Manhattan.  Alcanzó un gran éxito económico y de la crítica en vida, gracias a la solidez de sus creaciones, que se hacían en forma de ensamblaje por la monumentalidad de sus trabajos. Fue uno de los más prolíficos e innovativos artistas del siglo XX.

De los primeros trabajos artísticos que tuvo fue el de ilustrador para la National Police Gazzette, a fin de recrear escenas de los circos Ringling Bros. y Barnum & Bailey Circus, que lo aficionó al tema y lo llevó a crear su propio circo con piezas hechas de alambre, telas, cuero y otros materiales, que le dio mucho reconocimiento.

El arte de Calder desafió las formas tradicionales que estaban jerarquizadas en el mundo artístico y fundó un lenguaje visual universal que todos entendían, promoviendo así los cimientos de un rico diálogo intercultural diferente.

Calder y Joan Miró, Foto del New York Times

Esta exposición reúne un aproximado de 150 piezas, que incluyen dibujos, esculturas, maquetas de sus grandes obras, joyería y documentos de “performances”.  Todo esto se complementa con documentales, fotografías y otros materiales que destacan el espíritu distintivo del inventor y ubica su evolución artística en un amplísimo contexto, complementado por la ambientación con música, teatro y creaciones circenses.  Incluye también los aspectos más desconocidos del escultor, como sus estudios de astronomía aplicados al arte, la fusión con la arquitectura y todo lo que legó a la inventiva, que lo convirtieron en un artista radical.

LA ESCULTURA DE MONTREAL

El catálogo de la exposición, con una magnífica introducción del alcalde de esa ciudad de la provincia de Quebec señala que es lógico que la primera gran retrospectiva que se realice en ese país se haga en Montreal, donde se puede admirar la escultura que originalmente se llamó “Trois Disques” pero que posteriormente fue rebautizada como “Man” (Hombre).  En las palabras del alcalde, “esta obra es el legado tanto a la innovación como a la ambición de Calder, y al dinamismo y la apertura de la Ville de Montreal que, al ser los anfitriones de esa exposición universal, contribuyó grandemente al entendimiento entre las personas”.

Ha sido una constante en la obra de Calder que donde se coloque, tiene el efecto de motivar a que la gente se reúna y eso sucede en la que es referente en Montreal.  Tiene 24 metros de alto y en el verano se celebran en sus alrededores los eventos que se conocen como Piknic Électronik, donde se reúnen miles de personas a bailar a la sombra de esta escultura.

El tema de la exposición universal, que tuvo aristas políticas por estar en plena Guerra Fría, era “El hombre y su mundo”, inspirado en el libro “Terre des Hommes” de Antoine de Saint-Exupéry (autor de El Principito) y se mantiene en el inconsciente colectivo y el símbolo que creó Calder ha resistido desde entonces no solo el agreste clima de la franco parlante ciudad canadiense sino la imaginación.

Montreal se convirtió en la sede de esa exposición después que Moscú declinó no organizarla, a pesar de que se haría en el marco de los 50 años de la Revolución Rusa.  Y lo hizo en tiempo récord, tuvo que agrandar la Isla Saint Héléne y crear la Isla Notre Dame en el rio Saint Lawrence.  Fue un éxito del talento emprendedor y de la diplomacia audaz y la Expo ’67 se convirtió en una exhibición que solamente se pudo imaginar como una utopía. Asistieron un estimado de 50 millones de personas.

Exposición de Calder en el Museo de Bellas Artes de Montreal

El significado de esta escultura se convirtió en un emblema del humanismo que se erige hacia el futuro y refleja los adelantos tecnológicos de los obreros que también aspiran a compartir la armonía.  Esta escultura no es parte de las creaciones móviles sino de los “stabiles”, anclados en el piso.  En su momento, fue la segunda escultura más alta que hizo el artista, después de la instalada en la ciudad de México que se llama “El sol rojo”.

La escultura se mantuvo sin pintar, en acero inoxidable, una aleación entre acero y níquel.  Era la primera vez que una escultura suya no se pintaba.  Se hizo siguiendo una maqueta en escala 1:20 y se sometió ese modelo a vientos de 200 km por hora, que son los que azotan a la fría ciudad canadiense.  Con un peso de 40 toneladas, la escultura tenía que sostenerse sin caerse por su propio peso.  Tuvieron que reforzarla y ponerle pernos que cambiaron el aspecto de la obra.  Solamente un artista como Calder podía con semejante encargo.

Alexander Calder fue formado en la ingeniería, lo que aplicó a su vocación artística.  A pesar de que había nacido en Estados Unidos, hablaba con fluidez el francés, vivió en Paris en los años entre guerras y pudo conjugar magistralmente el arte y la ciencia.  Su esposa era sobrina nieta del escritor y crítico literario estadounidense Henry James.  Se codeó con los emblemáticos personajes del mundo Avant-Garde como Jean Arp, Jean Cocteau, Le Corbusier, Marcel Duchamps, Fernand Léger, Joan Miró, Piet Mondrian, Man Ray y muchos otros.  Su arte tenía la característica de ser al mismo tiempo serio y juguetón y siempre ha sido muy atractivo para el púbico.  Sus creaciones circenses, en las que hacía circos en miniatura tienen relevancia en la ciudad de Montreal, que es la capital mundial de los circos.  Calder era, sin lugar a duda, un contador de historias, un inventor, un pintor y un escultor. El filósofo Jean-Paul Sartre le dedicó un ensayo en el catálogo de una exposición en París en 1949 que se hizo famoso.

Escultura Carmen, en el Museo Reina Sofía

Se estima que en vida produjo unas 22 mil obras que se exhiben en cinco continentes y abarcó todos los aspectos creativos e infinitud de materiales: para juguetes, fuentes, textiles, joyas, exteriores de aviones y autos, afiches, así como escenarios de obras de danza y música.  Una magnífica obra suya, que combina móviles con stabiles se muestra en el patio del Museo Reina Sofía de Madrid y se titula Carmen, elaborada dos años antes de su muerte. Igualmente se puede apreciar un homenaje que le hizo al Guernica de Picasso con alambre, a modo de filigrana.