Todas las entradas de: Mariela Sagel

Mariela Sagel es Arquitecta y tiene una Maestría en Administración de Empresas. Además, tiene una especialización en Administración de Proyectos, por la Universidad de Louisville. Reside en la ciudad de Panamá, República de Panamá. Ocupó el cargo de Ministra de Gobierno y Justicia en la década de 1990. Tiene una hija que vive en Montreal, con su esposo y sus hijos, un niño y una niña, que la han convertido en una abuela feliz. Todos son amantes de los Schnauzers. Mariela Sagel escribe sobre diferentes temas, especialmente de política, pero también cultiva la literatura y el arte. Tiene una página cultural semanal en La Estrella de Panama y dos columnas de opinión semanales. Es un referente intelectual panameño y sus artículos también se publican en dos medios españoles y en catorce países latinoamericanos. Además produce un segmento cultural semanal en Telemetro Matutino, titulado "Entre Letras" desde 2011 donde recomienda libros . Es sabinera de "fina estampa". “La reseña es un oficio que me gusta, entendida siempre como testimonio de lector, más que como esa cosa aparatosa y sosa y casposa llamada ‘crítica literaria’ ”. Darío Jaramillo Agudelo

NIEBLA EN TÁNGER

Por Mariela Sagel, Facetas, 18 de febrero de 2018

La bella ciudad marroquí de Tánger, que ha sido a través de la historia inspiración para escritores y artistas, a la que Henri Matisse, uno de los pintores más representativos del arte moderno describió como “el paraíso del pintor” y el escritor estadounidense Paul Bowles, que vivió y murió en ella la calificó como “dream city” (Ciudad de sueño) es el escenario donde se desarrolla la novela finalista del Premio Planeta, “Niebla en Tánger”, de la escritora española Cristina López Barrio.  El finalista de este premio, el de mayor dotación en lengua española, es el queda de segundo y recibe un monto de 150 mil euros y la edición y publicación del libro a nivel mundial. López Barrio no es una escritora emergente: ya nos había mostrado sus quilates en títulos anteriores como “La casa de los amores imposibles” y “El cielo en un infierno cabe”, entre otros. Con este premio confirma su destreza de narradora y su manejo tanto de las tramas románticas como de misterios, sin llegar a ser una novela de género negro.

CRISTINA LÓPEZ BARRIO

Abogada de profesión y especialista en derechos de autor, López Barrio se dio a conocer cuando ganó en 2009 el premio Villa Pozuelo de Alarcón por una novela juvenil y publicó al año siguiente “La casa de los amores imposibles”.  Decidió dejar su carrera para dedicarse a escribir y tal decisión le ha rendido sus réditos, al ganar el codiciado premio finalista de Planeta.  Regocija el hecho de que sea una mujer la ganadora, pero más la forma en que nos presenta a la protagonista, Flora Gascón, una mujer insatisfecha en su matrimonio que decide darle un cambio a su vida.

Adicional a su talento, está entre las escritoras más guapas del mundo, junto a varias de sus compatriotas, como Espido Freire, —que el año a pasado estuvo en Panamá—-, Marta Robles y Carmen Posadas, ésta última nacida en Uruguay pero residente en Madrid, Lila Azam, francesa, Amelie Nothom de Japón, Melissa Panarello, de Italia, Pola Oloixarac, de Argentina, Angela Becerra, colombiana, y otras que unen belleza con talento y compromiso y, sobre todo, con literatura seria y que no hacen de su imagen un símbolo de culto llevándola a la “civilización del espectáculo”.

Cristina López Barrio

NIEBLA EN TÁNGER

La novela recrea la vida de Flora Gascón que lleva una existencia de rutina y aburrimiento con su marido, funcionario que detesta a su jefe y que lo único que hace al llegar a casa es ver televisión.  Flora tiene inquietudes intelectuales pero se dedica a traducir manuales de electrodomésticos por estricta necesidad. Una noche que sale con sus amigas conoce a un apuesto hombre con el que tiene un encuentro sexual altamente satisfactorio y explosivo y al que tiene que dejar  en la habitación del hotel por la premura de llegar a su casa para cumplir con la apariencia conyugal.  No sabe el nombre completo de su amante furtivo y registra en su mente lo que está leyendo sobre su mesita de noche.  El título es el mismo que ahora recrea con este libro y está escrito por una marroquí.  En su apuro, al seductor se le cae un colgante que ella se lleva con la pretensión de devolvérselo en una o muchas citas que aspira a tener con él. Le deja una nota con su número de teléfono.  Se citan para un segundo encuentro pero el galán no vuelve a aparecer y a ella se le convierte un acertijo el tal Paul Dingle y la autora del libro, Bella Nur, que vive en Tánger.

Portada de “Niebla en Tánger”, Finalista del Premio Planeta 2017

Empieza una búsqueda frenética por encontrar a Paul y a la vez escapar de la insatisfacción de su vida conyugal, que se ve agravada por su incapacidad para concebir y el agobio que le produce que hasta su madre está pendiente de sus ciclos hormonales, recordándole mensualmente a su hija que es su periodo de ovulación.  Flora trata de tener un hijo a ver si eso mejora su relación matrimonial pero encima de todo, su marido ni siquiera se da cuenta de los momentos románticos que crea su mujer cuando está ovulando.

Todas estas frustraciones, aunadas a la necesidad de escribir que tiene Flora la llevan a marcharse, justo antes de Navidad, a Tánger, donde la envolverá su atmósfera inspiradora y misteriosa, conocerá a Bella Nur y de paso, desenterrará varios misterios que están esperando por ser descifrados desde que un tal Paul Dingle, abuelo de su amante fugaz, desapareció en Tánger en 1951, un día de Nochebuena.

Para hacer más interesante la trama, están presentes una pitonisa a distancia de Flora y un caballero que conoce en la ciudad que está ubicada entre dos mares, así como referencias a la historia de siglos de Tánger, como lo es Ibn Battouta, el personaje más emblemático de la ciudad, a cuya tumba asisten muchos peregrinos.  Armand Cohen, el que conoce de manera casual, resulta el eslabón que necesita para entender o descubrir la conexión con la escritora Nur, su gran secreto, y la vida de un país qué pasó de manos de varios imperios hasta finalmente encontrar su identidad.

Es una novela que se lee de un tirón, que se disfruta en cada momento y en la que se hace posible lo imposible.  Está sólidamente construida, logra conjugar las diversas tramas (misterio, metaliteratura, romance) y se mantiene dentro de la lógica y el realismo, pero tiene sorpresas con cada vuelta de hoja y por eso, no se le puede soltar.  Se llega a la conclusión de que el libro original estaba esperando a que Flora escribiera el capítulo final.

Arturo Pérez Reverte, en su última novela, Eva, también escoge el escenario misterioso y cargado de glamour de Tánger y la sitúa en el periodo cuando empezaba el conflicto entre guerras y la dictadura de Francisco Franco. Antes de Eva, Perez Reverte publicó Falcó, que es el personaje de la serie y cuyas aventuras lo llevarán a otros lugares de la geografía española y francesa.

Hacía tiempo que el libro finalista del Premio Planeta no recaía en una novela de sobra interesante.  Una buena oportunidad para leer literatura escrita por mujeres sin caer en el malentendido feminismo.  “Niebla en Tánger” logra eso y mucho más.

PANAMA 500 AÑOS

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 18 de febrero de 2018

Pocos compromisos han sido tan estrictamente cumplidos como la publicación del libro “Panamá 500 años”, que se anunció a principios de agosto del año pasado, y que contiene las reproducciones de unos 300 mapas del Archivo General de Indias de Sevilla, donde eran enviados todos los informes sobre las colonias en América y Filipinas para conocimiento del Rey de España, durante los siglos XVI y XVII.  Cuando el Patronato de Panamá Viejo presentó el proyecto de libro, que estuvo amparado por un convenio entre esa organización y el director del renombrado archivo, Don Manuel Rabinia, que vino a nuestro país para la ocasión, muchos habrán pensado que con suerte para mediados del año entrante se contaría con tan preciado documento.  Pero no ha sido así.  El Patronato, alejado de presiones y agendas políticas y plazos electorales, se ha dedicado a trabajar no solo en este valioso testimonio de la fundación de la ciudad de Panamá en 1519 – cuando reemplazó a Santa María la Antigua del Darién y que en 1520 pasó a ser la capital de Castilla de Oro – sino en un programa de sensibilización y docencia en torno a ese acontecimiento, que se propone llegar a toda la población y a los visitantes de las ruinas que, con tanta dedicación y esmero, han ido rescatando de la maleza y de los pobladores de áreas aledaña por más de veinte años.

Para anunciar a la comunidad de este magnífico hito en la celebración que nos aprestamos a conmemorar, el Patronato de Panamá Viejo realizó una ceremonia que estuvo prestigiada por el Director General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura de España, don Luis Lafuente Batanero.  El “libro joya” está, desde entonces, esperando por ser adquirido en la Librería de Panamá Viejo.  No faltará ningún coleccionista, historiador ni panameño o extranjero que no quiera hacerse de, por lo menos, una copia de esta importante edición y de la que solamente se ha hecho un tiraje de 2,000 ejemplares. Es un volumen de 250 páginas, 10 capítulos y 300 mapas.  Es la primera vez que en un solo documento se recoge únicamente información sobre Panamá, aunque también tiene mapas de la fundación de Portobello, las fortificaciones sobre el río Chagres y toda la cartografía relacionada, además de imágenes de los uniformes y escudos de armas de la época.

La obra ha sido editada con esmero, la curaduría ha seleccionado los mapas que ilustran el libro con sumo cuidado.  Tan importante responsabilidad recayó en un equipo liderado por María Antonia Colomma Albajar. Es un libro de culto, que recrea la fundación de la más antigua de las ciudades de tierra firme y la primera fundada a orillas del Océano Pacífico.

Es de resaltar e imitar el dinamismo que le ha impreso el Patronato a la conmemoración de 500 años de la fundación de Panamá Viejo, especialmente porque se trata de una fundación sin fines de lucro, que no tiene en su directiva ninguna figura de gobierno ni recibe subsidio alguno de parte de él.  Los clubes cívicos han jugado un papel decisivo en el logro y cumplimento de las metas del Patronato, así como fundaciones privadas y empresas comerciales que apoyan su labor, que tiene como brazos ejecutores su recién inaugurado museo y una bien surtida y elegante Librería que se ha convertido en un sitio de encuentro para chicos y grandes, y allí se congregan para contagiarse de la historia, de los mitos y leyendas de piratas y corsarios, y para entender los relatos de nuestro pasado. La oferta editorial que tiene la Librería es vastísima y con casas editoriales cuyas publicaciones no se consiguen fácilmente en Panamá.

A través de este libro se hace un recorrido por el Panamá Colonial y se puede leer la correspondencia que mantenía la corona española con la gobernación de este territorio de ultramar. Se puede así mismo aprender sobre muchos de los hechos históricos que desempeñó la primera ciudad capital de nuestro territorio, que entonces era una colonia del imperio español.

Tres metas impuestas y cumplidas por los dueños de Ediciones Balboa y el Patronato de Panamá Viejo: la premiación internacional y publicación del ensayo “El legado histórico de Panamá la Vieja” que recayó en el historiador chiricano Dr. Mario Molina, la apertura de la Librería y la publicación de este libro.  Como decía Picasso, “Todo lo que puedas imaginar es real”.