Todas las entradas de: Mariela Sagel

Mariela Sagel es Arquitecta y tiene una Maestría en Administración de Empresas. Además, tiene una especialización en Administración de Proyectos, por la Universidad de Louisville. Reside en la ciudad de Panamá, República de Panamá. Ocupó el cargo de Ministra de Gobierno y Justicia en la década de 1990.
Tiene una hija que vive en Montreal, con su esposo y sus hijos, un niño y una niña, que la han convertido en una abuela feliz. Todos son amantes de los Schnauzers.
Mariela Sagel escribe sobre diferentes temas, especialmente de política, pero también cultiva la literatura y el arte. Tiene una página cultural semanal en La Estrella de Panama y dos columnas de opinión semanales. Es un referente intelectual panameño y sus artículos también se publican en dos medios españoles y en catorce países latinoamericanos. Además produce un segmento cultural semanal en Telemetro Matutino, titulado “Entre Letras” desde 2011 donde recomienda libros .

Es sabinera de “fina estampa”.

“La reseña es un oficio que me gusta, entendida siempre como testimonio de lector, más que como esa cosa aparatosa y sosa y casposa llamada ‘crítica literaria’ ”.

Darío Jaramillo Agudelo

NUNCA FUI PRIMERA DAMA

Por Mariela Sagel, Facetas, La Estrella de Panamá, 1o. de diciembre de 2017

La famosa escritora cubana Wendy Guerra (que además vive en la isla) escribió en 2008 el libro “Nunca fui primera dama” justo antes de que la editorial Bruguera quebrara.  Wendy había ganado el premio que otorgaba esa editorial en 2006 con la novela “Todos se van” que fue llevada al cine por el colombiano Sergio Cabrera en 2014 y se puede ver por Netflix.

“Todos se van” ganó varios premios adicional al Bruguera, entre ellos el diario “El País” la seleccionó como Mejor Novela en 2006. También recibió el Premio Carbet des Lycéens en Francia (2009) y su edición en inglés “Everyone Leaves” (Estados Unidos, 2012) fue seleccionada por la revista Latina como uno de los 9 mejores libros del año publicados por autores latinoamericanos en Estados Unidos.

Nunca fui primera dama

Con el engreimiento que le dieron tantos galardones, se presentó ante su agente Ana María Moix con un legajo enorme de escritos sobre la siempre impenetrable situación sentimental del comandante Fidel Castro, ya que Cuba, desde su ascenso al poder, no ha tenido primera dama.  Ella buscaba, como en otros de sus libros, la figura materna, esa que tanto la marcó en su niñez y adolescencia, y sobre todo, se centró en la figura de Celia Sánchez Manduley, que era la asistente y posiblemente la amante del comandante, y que murió de cancer en 1980.

La editora tomó su manuscrito y prescindió de unas 200 páginas y la novela que resultó se vendió sorprendentemente bien.  Sin embargo, le faltaba cerrar esa historia y está reedición que presentó en la Feria de Guadalajara lleva el capítulo final titulado “Sin Fidel” y la presentó justo el día que se cumplía un año de la muerte del comandante.

Siendo Wendy tan mediática y expresiva, además de ser la heredera literaria de Gabriel García Márquez (fue su alumna en los talleres de guiones que impartía Gabo en San Antonio de los Baños) explicó junto a su editor y el escritor Luis Muñoz Oliveira, muchas de las situaciones que allí se convierten en lectura adictiva.

Julio Trujillo, editor, la considera una escritora imprescindible de su generación además de valiente, porque escribe desde Cuba y es crítica de las situaciones que allí se dan.  Trujillo explicó que este libro es nuevo y no lo es, pues ha sido revisado, corregido y aumentado y rematado, añadiría yo, una vez se consumó el desenlace biológico de cualquier ser humano, la muerte de Fidel Castro.

Wendy Guerra es también poeta y guionista, además de que escribe para diarios como El Pais, el New York Times, el Nuevo Herald y otros importantes periódicos.

UNA NOVELA LLENA DE TRAMPAS

Luis Muñoz Oliveira empezó diciendo que “Nunca fui primera dama” es una novela llena de trampas en el sentido que son anzuelos que captan lectores, como a los peces. La novela nos sumerge en un misterio, porque los personajes parecen reales.  Nadia Guerra empieza diciendo que ella es nadie y necesita saber quien es su madre, que partió de Cuba.  Eso nos introduce en la intriga a ver si finalmente la encuentra en los varios países que recorre.

Wendy Guerra en la FIL 2017

El segundo anzuelo es la búsqueda de conocerse a uno mismo, acompañado de una prosa magnífica, muy cuidada. Extracto de ese libro que destaca el presentador es “no es lo mismo la nostalgia que la melancolía” y sobre ese tema elaboró la autora.

El erotismo y la sexualidad juegan un papel muy importante en el libro.  Además de la búsqueda y el autoconocimiento, Nadia Guerra, la protagonista, se encuentra una caja y a través de ese hallazgo llega  la vida de Celia Sánchez, la mujer que “Nunca fue primera dama”.

El corazón de la novela es que mientras unos quieren ver el futuro Wendy está escribiendo contra el olvido.

HABLA WENDY

La autora relató la suerte que ha tenido la novela de tener dos editores de lujo, como Ana María Moix y Julio Trujillo.  Dijo que muchos recuerdan a una Cuba “vintage” y ella quiere mostrar la Cuba de hoy.  La portada muestra a Celia trabajando mientras Fidel está reclinado en una hamaca.  Los escritores cubanos “tenemos la obligación de rescatar esa especie de nichos prohibidos que se han cerrado”.  Celia Sánchez fue la directora del Archivo Histórico.  En sus archivos hay objetos, cartas a Fidel, etc.  El héroe en Cuba es esa cosa tiesa, que no hace pipí ni caca. En relación a Fidel, no se le conoció pareja hasta hace unos ocho años que por fin se supo que tenía una esposa.  “Fidel no nos parecía que era un hombre que podíamos tocar y apapachar de vez en cuando”.  Celia viene a humanizar y a frivolizar el asunto.

Con relación a su madre, que era amiga de Celia, llena de facetas y contradicciones Wendy nos ilustra ampliamente.  Su generación fueron niños de apartamentos, cuyos padres se fueron a hacer la revolución, que no tuvieron tiempo para ellos, que hacían cosas inauditas en el aspecto sexual.

La novela es una reconstrucción de esa época. Y una búsqueda de una madre, cuando hay muchos escritores que buscan a su padre.  Cuando Wendy creció tuvo una infancia colectiva.  Ellos se consideran hijos de la patria.

También hubo en Cuba una ausencia de valores católicos en la literatura.  Por eso el compromiso de ella, de contar la verdad aunque sea descarnada y no se le debe mentir al diario íntimo es su premisa. La mejor lección que le dio Gabo a Wendy fue que sacó todo lo que los latinoamericanos escondían.  Su literatura es dura, porque el mundo occidental no se parece a cómo se vive en Cuba. Ella paga las consecuencias, como mujer y como transgresora.

Julio Trujillo señaló que la autora hace un ejercicio de honestidad brutal, un desnudamiento absoluto.  Además el libro es protagonizado por tres mujeres.  Wendy que es la voz narrativa, la madre y Celia, que es el personaje medular.  Es un postulado muy claro.  La búsqueda del padre, que es Fidel, la madre que es la revolución.  Es muy feminista, en el sentido sentimental en donde las mujeres juegan un papel fundamental.  Es un homenaje a los verdaderos héroes de Cuba que fueron sus padres, que trabajaron por la revolución.

El libro tuvo dos vidas, y tuvo una apertura y ahora un cierre, con el capítulo final que culmina la historia con el remate “Sin Fidel”.  Cuando salió la primera vez fue adoptado por el Sistema educativo de Francia por dos años y mucha gente lo leyó.

En Cuba solo hay tres héroes, el Che, Camilo y Fidel. Pero Celia Sánchez estuvo opacada por la testosterona de la revolución cubana.  Para Wendy no ha habido otro canon de adoración como los Beatles, Bob Dylan o Sting, porque siempre la mandaron a adorar a Fidel.  Celia Sánchez fue una gran patriota cubana mucho antes de que Fidel arribara en el yate Granma a las costas cubanas. Su padre fue un médico rural y Celia lo acompañó a desafiar a Batista. Según Wendy, durante el gobierno de Batista el país estaba peor de lo que está hoy Cuba.

A Fidel le hablan de Celia cuando llegan a las montañas y cuando se conocen lo cura, lo atiende y diseña el sistema de seguridad. Cuando triunfa la revolución es Secretaria de Estado. Era ella la que mandaba. Hizo que en los comedores de las escuelas cubanas los niños aprendieran a manipular los cubiertos y a colocar la servilleta en el regazo.  Hizo trabajo con las prostitutas, replanteó el protocolo, y muchas otras obras hasta que muere en 1980.  Para Wendy, si Celia hubiera durado un poco más hubiera habido una Perestroika, un Glasnot, porque ella estaba preparada antes de Fidel, y durante su vida con Fidel para llevar cabo una gestión de país. En su opinión la presidenta de Cuba fue Celia Sánchez y no Fidel Castro.

DE LECCIONES Y ELECCIONES

Por Mariela Sagel, 1o. de diciembre de 2017, La Estrella de Panamá

Por las causalidades de la vida coincide mi visita anual a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara con algún suceso político electoral de relevancia en México.  Me ha tocado estar cuando asumió Enrique Peña Nieto su mandato por seis años (los presidentes mexicanos toman posesión el 1 de diciembre y las elecciones se celebran a inicios de julio). Ahora coincidió mi jornada en la FIL con el anuncio del “destapado”, el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y esa designación recayó en José Antonio Meade, que ha ocupado cargos tanto en gobiernos del PAN como del PRI. Recordemos que el PAN rompió la hegemonía que tenía el PRI por 71 años en las elecciones de 2000 y sus dos sexenios no fueron necesariamente dignos de emular.

Tuve la oportunidad de asistir y participar en foros y debates, además de presentaciones de libros, que giraban en torno al presidente del país vecino del norte, que quiere construir un muro para evitar la inmigración ilegal de México a los Estados Unidos.  Enrique Krauze y Paul Auster (a quien correspondió el honor de inaugurar el programa literario de la FIL) se refirieron a Trump como “ese nombre que no quiero mencionar” y Jorge Volpi presentó el panfleto “Contra Trump” en el mejor estilo de los libelos políticos de los siglos XIX y XX.  Según la periodista Mónica Maristain, del portal digital SinEmbargo, Volpi “propone un entendimiento claro y racional de su peligroso pensamiento (el de Trump) y también políticas, contrapesos y resistencias a las peores lacras de su administración”.

La presentación del libro “Los suspirantes”, coordinado por Jorge Zepeda Patterson, ofrece el perfil de ocho candidatos que sueñan con sentarse en “La silla del águila” de Los Pinos, palacio presidencial.  Como el libro salió en mayo, ha habido varías bajas en los últimos días y ahora quedan cuatro o cinco, dependiendo de las alianzas que logren concretar.  Uno de los más nombrados es Andrés Manuel López Obrador, AMLO para todos, que ahora correrá por el partido Morena (anteriormente dirigía el PRD), de orientación de izquierda y a quien se le critica que no condena a Maduro o lo que ocurre en Venezuela.  También está Margarita Zavala, que sueña con volver a Los Pinos, ya que estuvo seis años como primera dama (es esposa de Felipe Calderón) y Aurelio Nuño, que ante el destape que hizo Peña Nieto de su candidato canceló una conferencia que iba a dar en la FIL.

El destapado parece un tipo interesante y también lleno de contradicciones.  Con Felipe Calderón fue titular de Energía y Hacienda y con Peña Nieto fue canciller, Secretario de Desarrollo Social y otra vez de Hacienda.

Mi amigo Jon Lee Anderson, periodista estelar de The New Yorker, me contó que Meade es un tipo muy culto y leído. En el debate acalorado que se dio en la presentación de “Los suspirantes” los panelistas, Jorge Zepeda y Ricardo Raphael, periodistas y analistas, explicaron el descarte y la razón de la inclusión de los excluidos en la publicación.  Meade, además de no estar inscrito en el PRI, viene de una familia con fuerte protagonismo político.  Fungía como Canciller cuando Donald Trump era candidato y se abstuvo de nombrar un embajador mexicano ante la Casa Blanca.  Ha tenido cinco jefes que son Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.  Se esperaba que el 30 de noviembre se inscribiera en el PRI.

Todo parece indicar que Peña Nieto quiere dar la imagen de un candidato neutral e impoluto y los demás, excepto AMLO correrán dependiendo de las alianzas que se concreten.  En el debate que se suscitó en la presentación de “Los suspirantes” hubo quien le reclamó al coordinador que si bien ha ofrecido los perfiles de los que aspiran a sentarse en la silla presidencial, no aporta las lecciones que deben haber aprendido al elegir a un mal presidente.

Pero la mayor preocupación que tenían los presentes en el salón era que Meade y su familia son ultra católicos, al punto de ir a misa diaria y eso, para un estado laico como México tiene mucho peso.  Se mencionó que al poder de la iglesia católica hay fuerzas evangélicas que trabajan para contrarrestar su influencia. De aquí a julio tendremos mucho que escuchar de los vecinos favoritos de Donald Trump.