Archivos de la categoría Artículos publicados en 2018

LA FALTA DE APOYO A LA CULTURA

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 12 de agosto de 2018

El martes 14 de agosto se inaugura la Feria Internacional del Libro de Panamá (FIL) que en su décimo cuarta versión ha logrado consolidarse como una de las más importantes de la región.  Mientras vemos que con bombos y platillos se anuncia el “Black Week” para el mes de septiembre, la falta de apoyo gubernamental a esta fiesta de las letras se hace cada vez más patente, sobre todo este año, en el que la participación del equipo panameño en la Copa Mundial de Fútbol y la celebración en nuestro suelo de la Jornada Mundial de la Juventud han concentrado casi todos los aportes de empresas e instituciones del estado.

Se ha mencionado, sin una confirmación definitiva, que el presidente Juan Carlos Varela asistirá a la apertura de la FIL, que este año tiene de invitado de honor al Estado de Israel.  Sería la segunda vez que un presidente asista a esta cita con la literatura.  El único año que tuvimos ese privilegio fue en el 2004 cuando fue Chile el país invitado y, siendo una nación culta donde los escritores no pueden caminar por la calle sin que cualquier peatón los reconozca y les pida un autógrafo, el entonces presidente Ricardo Lagos se trajo en su avión a los mejores exponentes de las letras de ese país.  Creo que ha sido la única vez que la inauguración se sintió como un evento de estado y se realizó en el Teatro Anayansi.

Este año, particularmente difícil porque además de la falta de recursos, el embajador israelí Gil Artzyeli acaba de ser trasladado -espero que al nuevo le den las cartas credenciales antes de la apertura de la FIL ya que, además, es un valioso poeta – tiene una agenda extraordinaria donde se introducen nuevos elementos, como son el Zaguán Literario, para que los bohemios puedan tanto interpretar sus composiciones como declamar sus versos y el Callejón Juvenil, para los que dejaron de ser niños y no llegan a la edad adulta, con libros, lecturas y exposiciones de culto, como son los libros de Harry Potter (cuya autora celebra este año 20 años de haber publicado su primera historia) y El señor de los anillos.

Los niños, como es ya tradicional, gozarán de su espacio en “La ciudad del futuro”, en la que encontrarán la lectura de cuentos, títeres y animaciones, que se fusionarán con la robótica y la tecnología, lo que hará volar su imaginación.  La clausura, el domingo 19 de agosto, tendrá una variante, y es la presentación de la obra “El balcón de Golda”, que cerrará una jornada de seis días donde nos vamos a embriagar de cultura y donde se honrará la trayectoria de la escritora y poeta Consuelo Tomás.

La FIL debería suscitar el mismo entusiasmo que levanta Expocomer, las exposiciones de vivienda o el Black Week, que estoy segura de que si introdujera el ingrediente cultural tendría más éxito.  Pero como en este país parece que todo lo que brilla es oro solamente el Ministerio de Educación, Alcaldía, Instituto Nacional de Cultura, Instituto de la Mujer, Defensoría Del Pueblo, Lotería Nacional, el Ministerio de Comercio, Ministerio de la Presidencia y el Metro han dicho presente.  Por fuera se quedaron la Asamblea, que tanto dinero maneja y que en años anteriores en algo ayudó y otras instituciones que tradicionalmente han apoyado, como el Tribunal Electoral.  Como bien dijo la señora Orit Btesh, presidenta de la CPL, en recientes declaraciones, el aporte de algunas de algunos estamentos ha sido de 5 mil dólares, lo que cuesta un pasaje a Rusia.  Pero a Rusia fueron un montón.

Durante la gestión del presidente Torrijos se estipuló que se le daría a la FIL anualmente la suma de $25 mil dólares, lo que dejó de hacerse una vez que él salió del puesto y cuidado que ni se pudo cobrar los años en que iba de salida por el siguiente gobierno, al que no le importó un comino con la cultura, al igual que a éste.  Ahora el preso del Renacer lleva a cada audiencia un libro como trofeo, haciéndonos ver que lee (me han dicho que coloca el libro al revés).  Eso es buena propaganda para el incauto, por los libros que exhibe (varios de Juan Eslava Galán, que si hubiera venido este año hasta del Renacer lo hubieran querido escuchar), de Santiago Posteguillo y más recientemente la biografía del expresidente Bill Clinton, que son muy buenos.

Es imprescindible asistir al Foro de Periodismo, el 15 de agosto, a las 6 de la tarde, donde estarán Jon Lee Anderson (EU), Patricio Fernández (Chile) y Abelardo Sánchez León (Perú) junto a periodistas locales, analizando las elecciones que en este trienio se están dando en América Latina.

 

TÁCTICAS OBSOLETAS

Por Mariela Sagel, 6 de agosto de 2018, El Siglo

La campaña electoral ya arrancó y veremos mucho lodo en redes, medios de comunicación y hasta peleas entre amigos y parientes.  Debemos estar conscientes de que no podemos ni debemos permitir que una campaña afecte amistades de muchos años o lazos familiares inquebrantables.

Leía con interés el domingo en La Estrella a uno de mis compañeros de las columnas de opinión, don Samuel Lewis Galindo, –que a sus más de 90 años sigue aportando y dando luces sobre ética–, que los candidatos de hoy usan las mismas tácticas de hace 70 años.  La diferencia, le aporto yo al distinguido columnista, que rememoraba unas notas que había escrito su padre, es que ahora cualquier pelafustán agarra un teléfono “inteligente” para insultar al que menos uno se espera.  La inteligencia debería estar en las personas que usan ese teléfono, pero por el abuso de ese aparatito, se está diluyendo y perdiendo la poca inteligencia que tiene el usuario en insultos, diatribas, sacadera de trapos y demás.  Esta semana leía un ataque que el secretario de metas de este agonizante gobierno (¡al fin!) le dirigía a un expresidente. Aquí se aplica muy bien lo que definió el gran educador argentino Domingo Faustino Sarmiento, que la ignorancia es atrevida. Y de ignorantes estamos llenos en las redes.

Debemos sentarnos a tratar los temas políticos con la cabeza fría y sin pasiones.  Pensar que una palabra mal dicha, un ataque mal intencionado puede reventarnos en la cabeza en lo que uno menos piensa.  Muchos creen que las redes son las que marcan las tendencias ahora, pero en realidad es la réplica de lo que sucede en las redes lo que hace la noticia.  Por eso yo no dejo de escribir columnas que orienten y traten de impartir docencia y decencia.  Es mi contribución a que nuestro país no se hunda más en la inmundicia al que nos han llevado estos políticos improvisados.