Archivos de la categoría Coronavirus

O NOS UNIMOS O NOS HUNDIMOS

Por Mariela Sagel, El Siglo de Panamá, 27 de julio de 2020

     La frase con que titulo este artículo tiene varios padres, y la he estado escuchando desde hace dos años tanto en homilías como en discursos políticos.  Hoy cobra más vigencia por la agobiante situación por la que atravesamos, producto de esta inesperada situación pandémica.  

     Nos han estado cacareando el milagro ecuatoriano, que cambió las fatales estadísticas por un combate frontal al virus, pero aquí no se ha visto la disposición de la empresa privada a copiar ese modelo, manteniéndose en la posición de exigir de todo del gobierno: soluciones, hoja de ruta, subsidios, exoneraciones y cuanta cosa se les ocurre.  Prácticamente toda la responsabilidad, del mal o buen manejo de la pandemia, se la han dejado al gobierno que es el rector de la nación como país, pero que no puede hacer milagros.

     Por las estadísticas que vemos a diario, no solo de Panamá sino de otros países, hay mejores y peores manejos, mejores y peores actuaciones gubernamentales, y mejores y peores resultados.  En algunos países donde se ha dado la apertura total los rebrotes han sido brutales.  Si bien en Panamá carecemos de cultura ciudadana y eso empuja a muchos a no dejar pasar la oportunidad de no acatar las recomendaciones sanitarias y juntarse a bailar, chupar o “parkear”, las cifras en distintas provincias son reveladoras de la conducta de los ciudadanos que en ellas viven.

     Ningún presidente, de ningún país, va a salir con réditos de esta pandemia, haya hecho bien o mal.  La tendencia a criticar, a exigir y a no ponerse en los zapatos de quienes nos gobiernan, es sumamente mezquina e injusta. De tantas cosas que uno lee y escucha a diario, una me llamó la atención: Si no hubiéramos recuperado el Canal de Panamá, ¡estaríamos “arrecochinados”! Nos hubieran cercado por aire, por tierra y por mar. ¡Y con Trump, No mercy! 🚷Off limits!🚫No trespassing!🚷.  El ingenio de Berna Calvit no tiene límites.

LAS FACTURAS POLÍTICAS

Por Mariela Sagel, El Siglo de Panamá, 20 de julio de 2020

     Me llegó un importante informe del Directorio Legislativo, un think tank que busca fortalecer las democracias en América Latina en el que analiza la imagen e influencia presidencial en los últimos dos meses, en los que hemos estado sometidos al inclemente efecto devastador del Covid-19.  Se establece claramente que Centro América supera por 10 puntos a Suramérica en apoyo presidencial y analiza cómo han ido perdiendo aceptación, en casi todos los países, la figura que lidera la guerra que estamos librando.

     Recuerdo que hace dos años estábamos en los análisis de que entre 2017 al 2019 se iban a celebrar elecciones en varios países de la región, y como es de esperarse, casi siempre la popularidad de un presidente es alta (por eso fue electo) y cómo empieza el desgaste apenas toman posesión.  Es de llamar la atención que a algunos les ha tocado peor que a nosotros, a pesar de haber recibido el país casi en los huesos. Por ejemplo, Chile, que fue escenario de protestas intestinas que llevaron a ese educado país a la destrucción hasta de las estaciones del Metro.  Entre los cinco países del continente donde la pandemia se ha ensañado con más dureza están Estados Unidos, Brasil, México, Chile y Perú.  Panamá está en una situación intermedia, a pesar de las cifras alarmantes que a diario nos espantan y nos dejan con la moral por el suelo.

     Desde marzo, todos los presidentes han ido perdiendo apoyo a su gestión y es de esperar, porque esta situación que estamos viviendo es incomprensible y desorientadora.  Se tiende a tomar posiciones políticas y no es el momento para eso, si estamos confinados es para que no colapsen los hospitales, y no para evitar que nos enfermemos.  La cultura ciudadana ha demostrado que no existe, está ausente en las áreas del país donde es más sensitiva la población, donde hay más pobreza y desigualdad.

     No queda otra que seguir apoyando la dura labor que están haciendo el personal sanitario y cuidarnos como debemos.