Archivos de la categoría Corrupción

DISTRACCIÓN CHINA

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 24 de noviembre de 2017

     Mientras el presidente y su séquito de acompañantes siguen de viaje por China, en el país se están dando juicios, condenas y confesiones sobre el escándalo más grande que hemos vivido en los últimos tiempos en relación con los sobornos que pagó la empresa constructora Odebrecht.  Si tal como parece, hay funcionarios de este gobierno (que formó parte del anterior) involucrados en serios actos de corrupción, toda la parafernalia en torno al fastuoso viaje presidencial parece una fábula –cuentos chinos– para que nos distraigamos en entender los 19 acuerdos que se han firmado con ese país, el tren bala que nos llevará en un par de horas de Panamá a David, y todas las otras ofertas con que el gigante asiático nos está mareando.

Y aclaro, considero que el logro más importante en tema diplomático de esta gestión ha sido el establecimiento de relaciones de Panamá con la República Popular de China.  Pero esto no fue una decisión o iniciativa propia, sino que ha sido el resultado de 21 años de conversaciones, desde que la Oficina Comercial de ese país puso pie en el nuestro.  De allí se fundó, hace 15 años, la Asociación de Amistad con China y a través de ella muchos hemos conocido las ventajas y avances de ese gran país.

Por toda la sensibilización que ha hecho esa oficina las relaciones con China y no con Taiwán han sido acogidas con entusiasmo, y se logró romper con la “política de chequera” con la que mantiene sus relaciones diplomáticas la isla de Formosa con una veintena de países en el mundo.  Los Estados Unidos y Rusia, las dos grandes potencias mundiales, tienen desde hace años relaciones con China, el primero desde 1979 y el segundo, por afinidades ideológicas, desde 1949, las que fueron ratificadas por la Federación Rusa después de la caída de la Unión Soviética, en 1991.

Pero mientras sigue el periplo, y llueven las promesas, la atención mediática se ha centrado en toda la bonanza que traerán los chinos a Panamá y esto echa un tupido velo sobre las delaciones que se están dando, en audiencias secretas de las que solamente nos enteramos de los resultados.

Estas delaciones o confesiones o como se les quiera llamar se han concentrado en los “tontos útiles”, los testaferros que utilizaron los verdaderos involucrados y como dicen en el mundo financiero, “seguir la ruta del dinero”, no se practica.  Algunos medios tienden a acallar los temas sensitivos al gobierno, como los negocios del hermano de la Canciller y vicepresidenta y los dineros recibidos por el cabildero de la campaña del partido del presidente.  Este diario, como ha sido su compromiso con la verdad, no ha pospuesto estos temas “para cuando la comitiva regrese”, y no estropearles el viaje.

Debemos recordar que los chinos vinieron a Panamá como mano de obra de la construcción del ferrocarril transístmico, idea que fue originalmente de Simón Bolívar en 1827, después fue de otra empresa fallida de los franceses y al final lo hicieron los gringos, que aprovecharon la Fiebre del Oro de California.  Podemos remitirnos al suicidio masivo que cometieron los obreros asiáticos por ataques de nostalgia (y dicen que por falta de opio), así como la comercialización de los cadáveres que, por la pobre salubridad que existía en este malsano clima, se realizaba para los estudios de medicina.

Pero volviendo a lo prometido por China, ver para creer.  Auscultar bien no solo los acuerdos sino los compromisos que adquirió nuestro gobierno. De igual forma, entender que los estadounidenses han sido desplazados no solo en Panamá, sino en todo el mundo por el dragón de oriente.  Hasta el 2011, los Estados Unidos tenían la economía más grande del mundo y China la segunda más grande, mientras que China tiene la población más grande y Estados Unidos la tercera.

Y regresando al tema Odebrecht, sigamos viendo el desfile de los peces chicos que van a devolver supuestamente varios millones y aquí, como quien dice, no ha pasado nada.  Exijamos que se cumpla con los procesos como debe ser, se informe sobre los mismos y se sepa toda la verdad.  Parafraseando a Mafalda, “Vivimos en un país raro, la clase obrera no tiene obras, la clase media no tiene medios y la clase alta no tiene clase”.  Agregaría yo, la justicia no imparte justicia y no es justa

YA NO QUEDAN MIL Y UNA NOCHES

Por Mariela Sagel, La Estrella, 10 de noviembre de 2017

Hace dos años el famoso escritor Salman Rushdie, sobre el que pesa una “fatwa” (condena a muerte) por haber publicado un libro que los ayatolas consideraron blasfemo contra la figura de Mahoma (“Versos satánicos”) publicó una novela titulada “Dos años, ocho meses y veintiocho noches” que, haciendo las matemáticas, suman mil y una noches.  Ésta, a su vez, “Mil y una noches”, es el título de una conocida recopilación medieval en lengua árabe de cuentos tradicionales del Oriente Medio, que tiene como protagonista principal a la inmortal Scheherezade, pero que también incluye historias como “Aladino y la lámpara”, “Los viajes de Simbad el marino” o “Alí Babá y los cuarenta ladrones”.  Es muy común que se usen estos títulos para enmarcar algunas situaciones que se dan en la vida cotidiana, por eso, esperando a que la audiencia que se realiza en la Corte Suprema de Justicia, sala de casación, arroje algo de luz al túnel oscuro de los casos de corrupción en que incurrió la empresa Odebrecht, trato de resumir lo que le queda a este gobierno para cumplir con todo lo que prometió en la campaña electoral.

Al presidente Varela y su gobierno no le quedan dos años, ocho meses y veintiocho noches.  Le queda mucho menos y no creo que pueda enderezar el barco porque pronto empieza la carrera electoral y sus funcionarios, inmersos en querer reelegirse, sea por el voto o por soñar que el partido panameñista tiene chance de repetir, no ha sabido encontrar una ruta para llegar al país que todos esperamos se edifique para beneficio de la mayoría de la población.

No le ha sido fácil, desde todo punto de vista, porque además de estar inmerso en la persecución de los desafueros de la administración anterior, de la que formó parte por 26 meses, y que se robó hasta la forma de caminar de la nación y embarró la imagen del país, ha tenido que enfrentar todo tipo de escándalos de resonancia mundial, entre ellos los Panamá Papers y las coimas de Odebrecht, constructora a quien premiaron por su delación anticipada permitiéndole que siga obteniendo contratos mediante licitaciones, lo cual resulta muy sospechoso.

Nunca supimos los resultados del informe que presentó la flamante comisión que, a costas muy altas, se formó para limpiar la imagen de Panamá después de la publicación de los #PanamaPapers, la misma de la que sus más conspicuos integrantes se fueron bajando rápidamente, aduciendo que no veían la voluntad del gobierno de hacer los correctivos por ellos sugeridos.  Ya casi le pisa los pies otro nuevo escándalo, los Paradise Paper, y aquí, no ha pasado nada.

Ha tenido logros indiscutibles al establecer las relaciones con la República Popular China y la celebración de la Cumbre Iberoamericana, que escenificó el primer contacto entre Estados Unidos y Cuba (2015) pero no ha sabido defender nuestros derechos soberanos como país, especialmente en el caso de la Lista Clinton y todo el vía crucis que padecieron los medios aglutinados en el Grupo Editorial GESE, al que pertenece este diario.

Sigue prometiendo la restauración de la Casa Wilcox en Colón, y después de tres años, no se sabe qué se va a hacer de este icónico edificio, que le sirvió de marco el día de su toma de posesión, a la sombra de un patrón (suena a parodia de la canción de Ana Belén, “A la sombra de un león”, compuesta por Joaquín Sabina).

Los temas sociales sensitivos no están en la agenda de lo importante y lo urgente, como son la educación, salud y seguridad, y se hace una gran inversión en la participación del equipo de Panamá en el campeonato mundial de fútbol el otro año, y la realización de la Jornada Mundial de la Juventud en enero de 2019 en nuestra capital.  Seguramente apuntan a que esos dos eventos les garantizarán votos para una reelección del partido en los comicios de mayo de 2019.

No sé qué hace la Secretaría de Metas, si monitorea la ejecución correcta del presupuesto aprobado (con recortes sensitivos hasta en la administración de justicia, entre otros) pero Indesa hace más monitorizando cómo se invierte el dinero en cada institución, en forma periódica, para Telemetro.

Parodiando algunos relatos de “Mil y una noches”, este gobierno no se le ha aparecido la “Aladino y su lámpara” y seguro que se parece más a “Ali Baba y los cuarenta ladrones”.  Seguiremos esperando las revelaciones de Odebrecht.