Archivos de la categoría Costumbres

EL LLAMADO A LA ORACIÓN

Por Mariela Sagel, 12 de octubre de 2020, El Siglo de Panamá

En los países donde se practica en la mayoría de la población la religión musulmana, el llamado a la oración se puede escuchar desde las 5 de la mañana, lo que se llama el ‘adhan, azaan o ezan’, y se repite durante cinco veces al día.

Cada país tiene una cadencia particular, y ese llamado a la oración está a cargo del almuédano, o muecín, que lo hace desde el minarete de la mezquita, y generalmente es seleccionado por la potencia de su voz.

Con la expansión de las ciudades, los almuédanos se han estado ayudando con alto parlantes, algunos tan poderosos que, en el caso de Estambul, resuenan hasta en el estrecho del Bósforo.

Creo haber estado solamente en dos países donde la mayoría de la población practica la religión musulmana, que son Marruecos y Turquía, pero familiares que han estado en Indonesia, por ejemplo, me dicen que suena diferente allá que como se escucha aquí en Turquía. La cadencia turca es armoniosa, hasta agradable, seguramente por lo sonoro de su idioma. Desde el establecimiento de la república, hace 98 años, y hasta 1950, se hizo el llamado en turco.

En Ankara, donde la población es mucho más reducida que en Estambul, el llamado a la oración se escucha sin mucha estridencia y hasta se vuelve costumbre tenerlo de fondo, sin que te perturbe. Para algunos sirve de orientación de cuando se inicia el día y cómo sigue avanzando. Sus horarios dependen de la salida y la puesta del sol, y es obligatorio ir a rezar a la mezquita, o rezan desde donde están, al mediodía del viernes. Se notará que se ausentan de sus trabajos por un rato, y vuelven a él cuando hayan terminado. También pueden rezar desde sus casas o lugares de trabajo, es como el domingo para los cristianos, aunque se trabaja como un día normal.

Entendiendo la turcomanía

Por Mariela Sagel, 31 de agosto de 2020, El Siglo de Panamá

Turquía es una potencia emergente, que cuenta con el segundo ejército más grande de la OTAN

Venir a vivir en un país, sea como inmigrante o en mi caso, como diplomática, demanda un tiempo de adaptación y el estudio de las costumbres, los códigos de ética de la sociedad y sobre todo de su desempeño político. Turquía es una potencia emergente, que cuenta con el segundo ejército más grande de la OTAN y está entre los 20 países más importantes en términos económicos del mundo.

La semana pasada sumó a sus ventajas el descubrimiento de un inmenso yacimiento de gas natural, que lo pone en ventaja y le quita la dependencia a las importaciones de este rubro. Quizás hasta le permita exportar, aún es pronto para saberlo.

Lo interesante ha sido que muchos panameños han estado imbuidos en la cultura turca a través de las series de telenovelas que en los últimos años han cautivado audiencias. A través de ellas no solo aprendemos de su historia, cuando son series históricas, sino de otras características, como es la serie La señora Fazilet y sus hijas.

Como yo soy curiosa de por si, estando en Estambul el fin de semana me fui a la captura de la mansión donde han grabado esta última telenovela y la encontré. Está frente al estrecho el Bósforo y es de una elegancia clásica.

Pero aparte de esas sutilezas, también he visitado la Biblioteca Nacional, que data de 1453 y tiene un departamento de restauración de primer mundo y otras instituciones docentes con las que Panamá puede tener un intercambio enriquecedor.

Ahora mismo, lo más interesante sería entender lo que han hecho bien en este país, que está en la posición #79 de casos por millón en la pandemia que azota al mundo, cuando en Panamá estamos de #5. Un sistema de salud fuerte, inversiones públicas en el sistema sanitario y en educación son claves para el buen manejo de una crisis como las que no tiene arrodillados. Y aquí no se ha tenido que improvisar con esto.