Archivos de la categoría Costumbres

Entendiendo la turcomanía

Por Mariela Sagel, 31 de agosto de 2020, El Siglo de Panamá

Turquía es una potencia emergente, que cuenta con el segundo ejército más grande de la OTAN

Venir a vivir en un país, sea como inmigrante o en mi caso, como diplomática, demanda un tiempo de adaptación y el estudio de las costumbres, los códigos de ética de la sociedad y sobre todo de su desempeño político. Turquía es una potencia emergente, que cuenta con el segundo ejército más grande de la OTAN y está entre los 20 países más importantes en términos económicos del mundo.

La semana pasada sumó a sus ventajas el descubrimiento de un inmenso yacimiento de gas natural, que lo pone en ventaja y le quita la dependencia a las importaciones de este rubro. Quizás hasta le permita exportar, aún es pronto para saberlo.

Lo interesante ha sido que muchos panameños han estado imbuidos en la cultura turca a través de las series de telenovelas que en los últimos años han cautivado audiencias. A través de ellas no solo aprendemos de su historia, cuando son series históricas, sino de otras características, como es la serie La señora Fazilet y sus hijas.

Como yo soy curiosa de por si, estando en Estambul el fin de semana me fui a la captura de la mansión donde han grabado esta última telenovela y la encontré. Está frente al estrecho el Bósforo y es de una elegancia clásica.

Pero aparte de esas sutilezas, también he visitado la Biblioteca Nacional, que data de 1453 y tiene un departamento de restauración de primer mundo y otras instituciones docentes con las que Panamá puede tener un intercambio enriquecedor.

Ahora mismo, lo más interesante sería entender lo que han hecho bien en este país, que está en la posición #79 de casos por millón en la pandemia que azota al mundo, cuando en Panamá estamos de #5. Un sistema de salud fuerte, inversiones públicas en el sistema sanitario y en educación son claves para el buen manejo de una crisis como las que no tiene arrodillados. Y aquí no se ha tenido que improvisar con esto.

ETIQUETA DE WHATSAPP

Por Mariela Sagel, El Siglo de Panamá, 10 de agosto de 2020

     El domingo pasado anuncié que una segunda versión del programa Contrapunto, en torno a Periodismo y Literatura, se estaría transmitiendo el martes 4 de agosto.  El profesor Justo Arroyo insistió en que ahora las personas, incluso sus amigos intelectuales ya no contestan con frases sino con “emojis”, esos pequeños dibujos que la creatividad digital nos ofrece sin límites.

     El fenómeno de las redes sociales definitivamente que nos ha cambiado, y a veces para mal.  Que quede claro que el WhatsApp no es una red sino un servicio de mensajería instantánea, que se ha vuelto tan popular que ya la gente no habla sino manda mensajes de voz.  En lo personal, los detesto y no se me ocurre mandar uno, creo que nunca lo he hecho.  Si tengo algo que decir, levanto el teléfono y llamo.

     Algo que me llama mucho la atención es que ahora los mensajes de WhatsApp han reemplazado el correo electrónico.  Tenía la costumbre de enviar mis artículos a unas 500 personas por correo, pero el tiempo no me alcanza y el otro día un amigo en el exterior preguntó si es que ya no escribía.  Y los pongo en Facebook y Twitter, pero no en Instagram, que parece es el preferido de cierto nivel de gente. 

     Otro asunto que me inquieta mucho es que como ahora el ocio pandémico nos obliga a estar viendo a cada rato el WhatsApp y reenviando cuanto nos cae en el teléfono, sea o no verdad, hay personas que tienen la descortesía de replicarte que ya lo habían visto o recibido.  Muchas veces me inhibo de no enviar algunas cosas de interés porque sospecho que el recipiente me saldrá con ese domingo siete.

     Pero hay que adaptase a los tiempos, y en el caso de redes, es importante que la cortesía prevalezca, que se respete el derecho a opinar y hacer de muros de Facebook, o las réplicas de Twitter un campo de batalla.  Si no tienes nada agradable que decir, no digas nada, es lo que debe prevalecer.