Archivos de la categoría Costumbres

Un bautizo inusual

Obra de arte correspondiente al Greco de un bautizo
Obra de arte correspondiente al Greco de un bautizo

MARIELA SAGEL
marielasagel@gmail.com

En el mes de agosto se va a celebrar la VI Feria Internacional del Libro de Panamá, que tendrá este año al Uruguay como país invitado. La organización de la feria recae totalmente en la Cámara Panameña del Libro, que fue fundada originalmente en 1983 por un grupo de personas interesadas en promover la lectura en nuestro país.

Cinco han sido las versiones que hasta ahora se han realizado, desde el año 2001. Se estila, a nivel internacional, que se invite a un país y el mismo participa con sus manifestaciones culturales. Es así como se tuvo una extraordinaria feria en el año 2005 con Chile de invitado y en el 2009 con Perú.

Los agremiados en la Cámara Panameña del Libro han tenido, en forma repetida, la iniciativa de conformar un comité de feria o consultivo, que es el que mete el hombro para que el evento se lleve a cabo con mucho éxito, ya que la mayoría de sus miembros son también participantes en la feria. Este año, siendo el primero que se va a celebrar en forma anual (antes se hacía cada dos años) se ha invitado a un muy selecto grupo de personas que siempre han manifestado interés por las actividades del libro y se les ha nombrado padrinos y madrinas. Estos padrinazgos han reemplazado lo que el año pasado se denominó “Comité de Honor”.

En fecha reciente, se efectuó el bautizo de la criatura que es la VI Feria y fue muy grande el entusiasmo que se percibió entre los convocados. Los padrinos y madrinas de la feria van a velar porque su ahijado tenga una gran cobertura, llegue a muchas personas mediante la distribución de las entradas y ayudarán, durante los días que dure, a atender a los visitantes distinguidos, como pueden ser los escritores tanto uruguayos como de otros países.

Es muy importante que sea el Uruguay el país invitado. Su recién estrenado presidente, José Mujica, es un ex guerrillero y llegó al puesto por el voto popular y el mismo partido que su antecesor, Tabaré Vásquez.

Contrario a lo que pensarían muchos, el señor Mujica es un hombre cultísimo –como casi todos los uruguayos- que pregonó que había que ganar las elecciones con la izquierda para después ir hacia el centro. En un reciente encuentro que tuvo con intelectuales, hizo énfasis del compromiso que tendrá su gobierno con la educación y en contagiar a todos del placer por el conocimiento.

Destacó que “no le des un dato a un niño, enséñale a pensar” y más importante, que “una vez que la inteligencia adquiere cierto grado de concentración en una sociedad, se hace contagiosa”. Vamos a ir buscando esa ansiada superación a través de los libros y contagiemos a todos en pos de la inteligencia.

Cambio de tolda

MARIELA SAGEL
msagel@cableonda.net

En los últimos meses ha ido en aumento la fuga de miembros de un partido a otro, lo que es visto como oportunismo. Si bien es lógico y entendible que los miembros de un partido que esté en oposición encuentren la solución de sus problemas en cambiarse de tolda, toda vez que la política nuestra es básicamente clientelista, no me cuadra este éxodo masivo que se ha dado desde los partidos de la alianza de gobierno al partido que fundó la lidera.

No creo que sea necesario tanto arribismo. Es conveniente fortalecer un partido aliado antes que correr a inscribirse al colectivo que, según los tránsfugas, es el predominante en la alianza. Tal parece que existe un gran descontento en las filas de los colectivos aliados y esa es la excusa para que cojan sus bártulos y se vayan hacia el CD. Sin embargo, me pregunto, ¿por qué, si están en gobierno, no fortalecen sus partidos y de manera indirecta, la democracia que debe prevalecer en nuestro sistema?

El arnulfismo está en permanente estado de alerta, sus dirigentes son seriamente cuestionados y existen, como siempre, varias facciones, que no se ponen de acuerdo y por la misma razón, no trabajan para lograr ser un mejor partido. Su presidente, también canciller y vicepresidente de la República, no para el pie, vive montado en un avión junto con el Presidente. No entiendo la razón de tenerlo a la sombra, será que teme que, dadas las referencias históricas, lo deje a cargo y en vez de un 99 encuentre 100, como me dijo un compañero de luchas recientemente. No existe política exterior alguna por ese zangoloteo y tampoco conducción adecuada de los ñames.

En el Molirena uno de estos días no va a quedar ni las plumas de los gallos. Con el éxodo de Arturo Vallarino y sus adláteres, el gallinero se está quedando sin las ponedoras y peligra su continuidad.

El otro partido, un pastiche, seguro desaparecerá con todo y su emblemático color naranja. Creo recordar la reingeniería que se llevó a cabo con Solidaridad y el Liberal del Baby Arango –con su yerno a la cabeza– para que diera paso a la flamante Unión Patriótica, de la cual ni sus propios miembros le tienen afecto, como me lo manifestó una vez uno de sus más conspicuos miembros.

Algo que me cuesta entender y que a lo mejor alguien que lea esto me pueda explicar es cómo hace un político electo para justificar que se va de un partido para otro ante sus electores. No creo que todos los que lo eligieron sean tan oportunistas como él.

Al final, hay que tener en mente que el que traiciona una vez lo vuelve a hacer.