Archivos de la categoría Cultura

EL LABERINTO DE LOS ESPÍRITUS

Por Mariela Sagel, Facetas, La Estrella de Panamá, 18 de junio de 2017

     El salón estaba lleno desde que se realizaba el evento anterior.  Yo ingresé para asegurarme un puesto y no hacer la larga cola que había afuera y el tema era de física para estudiantes.  Cuando se acabó ese turno, apenas se movieron unos diez asistentes, todos los demás se quedaron en sus puestos.  Era la presentación del libro de Carlos Ruiz Zafón, el cuarto y último de la saga de “El Cementerio de los libros olvidados” que con un logotipo muy sencillo identifica los cuatro libros de una historia que nos ha tenido en vilo por 15 años.

El presentador fue el conocido periodista Leo Zuckerman, e iba a ser transmitida en su espacio diario en la televisión.  Al no moverse nadie de sus puestos, los que hacían la cola que había afuera no pudieron ingresar.  Había una gran cantidad de jóvenes, todos con el libro “El laberinto de los espíritus”, un respetable volumen de más de 900 páginas, que se notaban entusiasmados y participativos.

La presentación inició con el tráiler del libro, editado por la Editorial Planeta, que destaca que una historia es una conversación entre quien la narra y quien la escucha….No tiene principio ni fin, tan solo puertas de entrada. Un narrador solo puede escribir hasta donde lleve escrito y un lector, hasta donde pueda leer….Cuando se apaga las luces solo queda grabado el espejismo de la imaginación… Es una historia de amor o de guerra……..  Habló entonces el autor y pidió un par de Sugus y empezó a hilvanar el principio y el final de esta tetralogía.

LA SAGA DE EL CEMENTERIO DE LOS LIBROS OLVIDADOS

El gran final de la saga de El cementerio de los libros olvidados es “El Laberinto de los espíritus”.  La forman “La sombra del viento”, “El juego del ángel”, “El prisionero del cielo” y el que se presentaba ese día de noviembre de 2016 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.  El autor fue enfático que la tetralogía podía leerse en orden, o uno o todos los libros.  Sus principales personajes, los Sempere, Fermín Romero de Torres, David Martin, Mauricio Valls, Julián Carax y Víctor Mataix, conforman un tablero de ajedrez y junto a otras en este relato, están completas las piezas. Como explicó Ruiz Zafón, con un magnífico humor, es como un mecanismo de relojería que requiere precisión y en éste se resuelve el laberinto de intrigas y ha dado varias vueltas y abre la puerta a una nueva perspectiva.

El laberinto de los espíritus

El presentador, sin demostrar mucha sapiencia literaria pero sí un buen manejo escénico, comparó esta explosión de aventuras a través de 15 años a un orgasmo literario, que se disfruta por toda la tensión acumulada.  El autor confirmó que la belleza y el placer de la literatura se asemejan a un clímax.

Sobre hilos conductores, hay varios. Desde el inicio de la escritura de la saga, el autor quiso hacer un homenaje a la literatura, a la palabra escrita, y hacer una reflexión sobre los géneros literarios.  Y también a los que hacían posible el mundo del libro.  Otra de sus ambiciones era construir sobre el modelo de la novela, de contar historias, con códigos y lenguaje. Es un canto a la literatura, al proceso de crear, lo que implica leer, escribir, cómo se arman los personajes.

Ruiz Zafón se siente muy satisfecho de la forma en que ha podido completar esta serie de novelas, pues más que una saga quería crear un gran laberinto, donde se pudiera entrar por cualquiera puerta.  Es un diseño complicado, casi como filmar una película, requiere de una arquitectura compleja.  Se pueden leer los libros en orden o en desorden.  Al final todos llegan a éste.

LOS PROTAGONISTAS Y EL AUTOR

Para fortuna de Carlos Ruiz Zafón, él no tiene obligaciones contractuales que le impongan plazos para entregar sus textos. Barcelona sigue siendo la gran protagonista y en este libro, empieza con el bombardeo que sufrió la ciudad condal en 1938 por parte de la Aviación Legionaria italiana y uno de los peores después de la que motivó a Picasso a pintar el cuadro Guernica hace 70 años.

Daniel Sempere inicia el relato, y ahora está casado y tiene un hijo, pero ha ido acumulando una sombra turbia de venganza por la muerte de su madre, porque sospecha que fue asesinada por un hombre muy poderoso. En este libro Daniel está tratando de poner orden en su memoria.  Al final el tobogán llevará a Daniel a descubrir la verdad.

Carlos Ruiz Zafon en la FIL Guadalajara

El régimen franquista juega un papel muy importante, la guerra civil española es protagonista e incluso, acontece la muerte de Franco.  Los lazos familiares son primordiales en todas estas historias. El autor quería explorar sus personajes, profundizar en ellos.  Fermín es uno muy central, fascinante, que siente que su misión es proteger a Daniel contra todos.  Despliega su sabiduría muy particular (es el centro moral de la historia), es un poco loco, pero es el que dice la verdad y tiene un verbo florido y exagerado.  Es honesto, bueno y hace un esfuerzo por ser mejor.  Es un gran amigo (es el que come Sugus, por eso Ruiz Zafón pidió de esos caramelos para la presentación).  Hay tres personajes vitales en este libro: Fermín (al que a veces quisiera ponerle un silenciador, confesó el autor), Julián Carax y una nueva, Alicia Gris. Una fascinante chica estilo Lisbeth Salander pero con grandes sentimientos.  Ruiz Zafón dijo de ella que es como un angelito de las tinieblas y pidió a los lectores que le abran el corazón con cautela.  David Martin quedó algo incógnito en El juego del Ángel y aquí se aclara quién fue. Se esclarece lo que le ocurrió a Isabella, la madre de Daniel.  En este final climático están casi todos los que han deambulado por los laberintos de la saga, incluso el malvado Mauricio Valls, a quien no deja de darle una pátina de humanidad.

Se reflexiona en cómo se construyen las historias, cómo es el mecanismo interno de la narración.  Cómo se perciben y cuál es el rol de la ficción en nuestras vidas.  Ese tema era parte de las conversaciones entre David Martin y su editor Andreas Corelli.

Ruiz Zafón se niega a llevar estas historias a la pantalla de cine y hasta el señor Zuckerman quiso convencerlo.  El público presente en su presentación aplaudía cuando él negaba que las volvería series de televisión o películas. Y reitera que son un homenaje a la palabra escrita, al lenguaje literario.  Son historias sobre editores, sobre escritores, sobre lectores.  Se podrían monetizar pero su intención era y sigue siendo que serían libros.  Sería incongruente transformarlos en otra cosa ya que están orgullosos de ser libros y son un canto a la literatura.

HABLA EL AUTOR

Rebosante de ternura y humildad, dijo en su presentación magistral que ha concluido una etapa de su vida, y ahora está en mano de los lectores.  La saga está concebida para ser revisitada más de una vez, ya que tiene varias puertas de entrada.  Las historias se van entrelazando, le han dado voz a los que no la tenían. Han abierto espacios a personas con ideas y posturas diferentes.

Confieso que cuando terminé el de leer este final de El Cementerio de los libros olvidados, tuve el impulso de volver a empezar, algo que solamente me ha ocurrido con una obra de Pérez Reverte.  Carlos Ruiz Zafón es uno de los escritores más leídos y traducidos y en 2007 La sombra del viento fue seleccionada entre los mejores 100 libros en lengua castellana de los últimos 25 años.

En este libro que culmina la tetralogía de El Cementerio de los Libros Olvidados, el autor incluye un personaje que es él mismo, y es Julián Sempere, que queriendo ser escritor cuando es adolescente, va en busca de Julián Carax para que le enseñe, a lo que Carax le aconseja que “escribir es un oficio que se aprende, pero que nadie puede enseñar.  El día que entienda usted lo que eso significa será cuando empiece a aprender a ser escritor”.  Ambos (Ruiz Zafón en la vida real y Julián en la novela) atravesaron una etapa de la que gozaron de bienestar económico siendo creativos publicitarios, lo que abandonaron para dedicarse a la literatura por entero.

PRIMER FESTIVAL DE FADO EN PANAMA

Por Mariela Sagel, Facetas, 4 de junio de 2017

Desde fines del año 2015 se estableció por primera vez en Panamá la misión diplomática de Portugal, teniendo en sus representantes a dos entusiastas, finos y comprometidos embajadores con todo lo que tiene que ofrecer su país, sus Excelencias Pedro Pessoa e Costa y su esposa, Ana, que además preside la Asociación Diplomática de Panamá.  Anteriormente las relaciones se manejaban desde Bogotá.  Llegaron con fuerza y pasión, con la creencia de que una relación tiene que ser de interés y beneficio para los dos países.

Portugal ha estado en la mira del mundo últimamente.  Ganó recientemente el festival de Eurovisión celebrado en Kiev con Salvador Sobral, con el tema «Amar pelos dois».  En poesía, en cultura y en música, Portugal emerge con fuerza, en esta ocasión, con el Festival Fado que se va a realizar en Panamá.

Hasta ahora, Portugal era para nosotros sinónimo de la Virgen de Fátima y del jugador de fútbol Cristiano Ronaldo.  Recientemente añadió un nuevo ingrediente: el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, es portugués.

Portugal ha puesto su vista en América Latina, que antes era muy marginal, veía a Brasil, por obvias razones y tomaba en cuenta a Venezuela, donde hay una población portuguesa bastante grande.  De allí pasó a México, Argentina, Colombia y Perú.  Pero ahora se ha ido expandiendo, para beneficio de ambos países, Panamá y Portugal.  Sorprende conocer que Portugal es el país que tiene la mayor extensión de tierras sembradas de viñedos, y poco se conoce del vino portugués, especialmente del verde, que es exquisito.  De igual forma, ha ido incrementando la oferta universitaria con especialidades como la biotecnología e ingeniería muy especializada, y ofrece becas que el IFHARU maneja.  La ventaja es que se enseña en portugués y en inglés.

Embajador de Portugal Pedro Pesoa e Costa frente a un cuadro de la pintora Isabel Almeida Garrett

Tanto Portugal como España han reforzado la relación con Europa, y son jugadores importantes en la Unión Europea.    Con las ex colonias también mantiene relaciones cordiales, como son Angola, Mozambique, Macao, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe, Guinea-Bisáu, Angola, etc. Los portugueses fueron mucho más descubridores que conquistadores.

IDENTIDAD MUSICAL CON EL FADO

El Fado identifica a Portugal; hay uno de Coimbra y uno de Lisboa.  Hay quienes dicen que empezó en los barrios bohemios, que era música marginal, pero otros defienden que tiene influencia de los esclavos y los emigrantes de Brasil.  Siempre fueron los temas como el destino, la nostalgia, melancolía los que lo inspiraron –el “saudade”–, y eran cantados por personas que perdían algo y anhelaban recuperarlo.  “Saudade” es una palabra que solamente se conoce en portugués.  Es como un tatuaje en el alma, como dijo un poeta, se queda allí por siempre. Portugal tuvo al Rey Sebastián, que se marchó a una batalla a Marruecos y no volvió y después de siglos, se tiene la esperanza de que volverá y se le canta el fado.

El fado era popular, pero la clase burguesa y la aristocracia se empezaron a apropiar de él, porque era “trendy”, y ahora se ve en todos las escenarios.  No se enseña en las escuelas, pero sí en el conservatorio. Un componente es melódico y está acompañado por una viola y una guitarra portuguesa (de doce cuerdas).  El fado se internacionalizó y Unesco lo reconoció como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2009.

Mariza, la diva del Fado

En Japón se enseña fado, y hay japonesas que lo cantan.  Los portugueses fueron los primeros en llegar a Japón y  ambos países tienen una relación muy cercana.  El fado se expandió y es de todos.  En el mundo hay 217 millones de personas que hablan portugués, es el sexto idioma del mundo y el tercero de origen latino.

Durante la dictadura de Antonio de Oliveira Salazar (de 1926 a 1974) se siguió apoyando el fado, pero cuando ésta cae se le miraba ligado a ella.  Fueron cambiando los temas, y hoy en día son cotidianos y contemporáneos y ya se le ha ido quitando a la gente ese paradigma.

La lengua portuguesa es muy melódica y hermosa.  Las multinacionales musicales la reconocen en todo su sentido y muchos cantantes famosos han hecho canciones con intérpretes de fado.

 

 

 

MARIZA, LA DIVA DEL FADO

El 13 de junio, en el Ateneo de la Ciudad del Saber, se va a realizar el primer festival de Fado en Panamá, con Mariza, una intérprete de las más destacadas de la escuela de Lisboa, que viene acompañada de 12 músicos.  El Fado hoy en día es parte de la “world music”, como el tango, el flamenco.  Su parte musical es sencilla, lo que le da vida es la intérprete y Mariza es única en eso.

Su visita a Panamá es parte de una gira continental, que se complementa con una exposición de 20 paneles que relatarán su historia, un taller o workshop de guitarra, y el espectáculo final.  Sus canciones son poemas y, aunque no se entiendan –por el idioma— el sentimiento que ella imprime conmueve al público.

Esta visita ha recibido el apoyo de muchas empresas, porque una de las mayores inversiones que le ha impreso el embajador Pessoa es a elevar las relaciones comerciales, sin descuidar las culturales, que son las que le llegan a todo el mundo.  Coincide también que Lisboa es la capital iberoamericana de la cultura este año, y Panamá lo será en 2019.  Portugal tiene tanto que ofrecer, a nivel literario (tienen un nobel, José Saramago, destacados escritores como Fernando Pessoa) así como premios de arquitectura y todo un mundo por descubrir.

El Fado es sexy, hay cantantes fantásticos, el de Coimbra es más interpretado por hombres.  Otra gran cantante muy conocida es Amalia Rodrigues.  Las letras tocan el alma de la gente.  Mariza es sofisticada, guapa, bien vestida.  Antes se vestía de negro, pero ella le ha dado un toque de “world music”, es considerada una diva, con 30 discos de platino recibidos en una década.

El festival de Fado nació en Madrid, donde se llevan a cabo muchos espectáculos, en 2011, y hasta ahora se ha realizado en Europa, África y América Latina.  Hay un museo del fado.

Mariza es nacida en Mozambique, al igual que el embajador Pessoa y criada en el barrio mítico de la Mouraria de Lisboa. La artista se ha presentado en el Royal Albert Hall de Londres, el Carnegie Hall de Nueva York, el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles, la Ópera de Sídney, el Palau de la Música de Barcelona, la Alte Oper de Frankfurt y el Teatro Albéniz de Madrid, por mencionar algunos destacados espacios.

Asimismo, Mariza ha conquistado premios como el de la BBC 3 por la Mejor Artista de World Music de Europa y el European Border Breakers Award en el MIDEM, al tiempo que ha sido nominada en dos ocasiones para los Grammy Latinos y sus discos han sido incluidos en listas de los mejores del año en Times, Songlines, Uncut y Sunday Times. Con “Terra”, por ejemplo, alcanzó el top 5 en las listas de World Music de Estados Unidos y Canadá.

Mariza también incursionó en la actuación como una de las estrellas principales de la película “Fados”, del realizador español Carlos Saura, además de protagonizar el documental “Mariza and the History of Fado”, producido para la BBC por el crítico musical Simon Broughton.

En “Mundo”, su sexto disco de estudio, la cantante vuelve a mezclar lo antiguo y lo nuevo para así volver a desplegar un carisma y un magnetismo fuera de lo común.

La presencia de Mariza va a encantar y sorprender el público de Panamá. Y va a reforzar las relaciones entre Portugal y este país, tan ávido de presentaciones artísticas de calidad.