Archivos de la categoría Cultura

LOS NOTARIOS DEL LENGUAJE

Por Mariela Sagel, 24 de febrero de 2020, El Siglo de Panamá

     Durante la semana que recién terminó estuvo de visita en Panamá el director de la Real Academia Española (RAE) y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), que agrupa 23 academias de América, Filipinas, Guinea Ecuatorial y España.  Su propósito principal fue el de hacer entrega al Órgano Judicial de un documento importantísimo que él ha dirigido, el Diccionario panhispánico del español jurídico, una obra que nace de la preocupación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por los problemas de claridad y seguridad del lenguaje jurídico. El Diccionario está hecho con la misma metodología y criterios lexicográficos con que se hacen los diccionarios de la lengua.

     Además de dictar una conferencia en el Palacio Gil Ponce titulada “Lengua y derecho”, y reunirse con los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, el académico participó de una apretada agenda que incluyó una visita al Presidente Laurentino Cortizo, al rector de la Universidad de Panamá, a las esclusas de Miraflores y la Ciudad del Saber, y participó de programas de radio y una conferencia de prensa con medios locales e internacionales.

     El tema del buen uso del lenguaje es de suprema importancia para todos, y cada vez se hace más necesario saber comunicar correctamente y de forma responsable, conjugar bien los verbos y las palabras acertadas para que la lengua que nos une, a más de 400 millones de personas, se mantenga en su mejor expresión.  El idioma, como todos, es dinámico, pero debe mantener una unidad para nos podamos entender.  Por eso hay diccionarios de “panameñismos”, “chilenismos”, y a todo ese estudio de las palabras y su evolución se dedican las academias de la lengua en cada uno de los países donde se han establecido.

     Ha sido una visita muy reconfortante porque el director estuvo atendido por los más preclaros representantes de nuestro idioma y porque coloca a Panamá en la mira de los países donde se habla un buen español.

TERRA ALTA

Por Mariela Sagel, Vida y cultura, La Estrella de Panamá, 23 de febrero de 2020

     El domingo pasado reseñé la novela “Alegría”, de Manuel Vilas, que fue finalista del Premio Planeta 2019, el más prestigioso y de mayor dotación en lengua española y cuyo jurado estuvo compuesto por Alberto Blecua, Fernando Delgado, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regás y Belén López Celada.  El autor Javier Cercas, nacido en Cáceres, región occidental de Extremadura, España, y ya famoso por sus anteriores obras, fue el gran ganador con su novela “Terra Alta”, que se lee sin descanso y con asombro, por los muchos recursos de los que hace mano el escritor, que apela desde las grandes obras de la literatura universal hasta los acontecimientos históricos que han marcado la zona donde se desarrolla el relato.

     Coqueteando un poco con la novela negra, más bien la novela criminal, parece que tuviera una trama convencional donde se enmarca la infancia y la juventud del joven Melchor Marín y su vida descarriada hasta que encuentra, pagando condena en la cárcel, a un preso que lo induce a la lectura y la literatura, empezando con la obra “Los Miserables” de Víctor Hugo.  Su permanente sospecha de a lo que se dedicaba su madre, la interrogante de quién era su padre y su posterior decisión de hacerse policía, cuando saliera de prisión, le dan un aire muy misterioso a este héroe que nos entrega Cercas con “Terra Alta”.

     Desplegando sus acciones primero en Barcelona, con los escenarios típicos que le son afines a la ciudad condal, para después desplazarse a la Terra Alta, un sitio perdido en la zona catalana que lindera con Aragón, donde en 1938 se libró la batalla del Ebro, un enfrentamiento en el que más combatientes participaron, la más larga y una de las más sangrientas de toda la guerra civil española y duró 5 meses, el protagonista se erige en casi un héroe tanto en su papel de policía como de esposo y padre y uno le llega a tener un cariño muy especial, sobre todo por las duras circunstancias a las que se tiene que enfrentar

TERRA ALTA

     No me compete comparar esta obra con las anteriores del autor, porque en su mayoría éstas no han estado a la disposición de los lectores panameños.  Pero para los que hemos seguido de cerca o de lejos su narrativa, con Terra Alta ocurre un giro que ciertamente le ha dado un aire de frescura.  Novela criminal o novela negra, es una narración trepidante que se llena de personajes memorables que irá desgranando en la medida que se traslada de un escenario a otro.  Existe una construcción del héroe como reivindicación personal y la urdimbre moral que acompaña sus vicisitudes.

     Melchor Mirán, después de estudiar para ser policía y bajo la protección del abogado que su madre contrató para sacarlo de la cárcel por la vida disoluta que llevaba, es un lector voraz, y lleva a extremos los personajes de “Los Miserables”, especialmente al llamar a su hija Cosette. 

     La primera parte de la novela arranca con el crimen que durante todo el libro la policía tiene que resolver, y que tiene toda clase de aristas que me sería imperdonable revelar, cuando una pareja de esposos y la criada es torturada y asesinada de forma violenta en su residencia.  Después de este planteamiento, la novela toma el giro de irse a los antecedentes de Melchor y la razón de su llegada a ese lugar perdido que se llama la Terra Alta, donde pareciera que nunca pasa nada pero ese hecho conmociona a toda la comarca, puesto que los muertos son dueños de muchas tierras y negocios del área y, por ende, muy adinerados.

     Intercalando capítulos de un tiempo con otro, vamos hilvanando la razón de la urgencia de justicia que tiene Melchor, sobre todo por vengar la muerte de su madre, con el desarrollo de la investigación de la masacre a los esposos Adell.  La recurrente referencia a la casa donde habitaban en ese pueblo perdido como la “masía” nos da una idea del tipo de población rural que es la Terra Alta.

     Melchor, antes de ser trasladado a la Terra Alta por razones de seguridad, ya que se enfrentó a terroristas islamitas, sigue empeñado en investigar la muerte de su madre y logra contactar a una de sus amigas, con la que mantendrá una cercana relación durante años, llegando a ser ella la madrina de su boda.

Javier Cercas

     Regresando de conocer a esa amiga, Melchor se tropieza con un incidente que a ojos vistas era un atentado, donde murieron dieciséis personas y hubo más de cien heridos.  De los seis terroristas que fueron abatidos, Melchor mató a cuatro de ellos y llegó a conocérsele como “el héroe de Cambrils”, en mención al lugar donde en 2017 ocurrió este hecho.  Por la exposición mediática y temor a represalias, sus superiores lo trasladan a la Terra Alta, se involucra en la investigación del asesinato de los Adell y conoce a Olga, la bibliotecaria con que inicia una relación por su afición a la lectura y con la que se llega a casar y tener una hija.

     Hay un homenaje permanente durante todo el libro a la obra de Víctor Hugo “Los Miserables”, así como a autores como Boris Pasternak, Günter Grass, Albert Camus y otros.  A Olga y a Melchor los une la literatura y sus ratos de ocio juntos se dedican a leer en alto pasajes de sus obras favoritas y a hacer el amor.  El ingrediente de misterio y novela negra con investigación criminal, que gusta a muchas personas, lo logra Javier Cercas con esta obra.

     El desenlace, si bien es previsible, también toques desconcertantes, pero lo lleva a uno casi sin aliento a ese lugar donde quiere llevarnos el escritor, el de una historia de amor, a la madre, a la esposa, a la hija, al abogado que lo apoyó toda la vida, en una zona que estuvo plagada de víctimas de aquella sin razón de odios de pueblo, de crímenes impunes que dejó la Guerra Civil en la zona catalana que colinda con Aragón. 

     En la literatura de Javier Cercas el héroe nunca deja de ser el resultado de un imperativo moral que le sobrepasa, en este caso superado por una juventud desenfrenada pero una vida adulta donde busca a toda costa la justicia y el ajuste de cuentas.

JAVIER CERCAS

     Con 58 años y varias obras a su haber, se licenció en Filología hispánica en la Universidad Autónoma de Barcelona ​ y más tarde se doctoró en la misma especialidad en la Universidad de Barcelona. Trabajó durante dos años en la Universidad de Illinois en Urbana, Estados Unidos, y en esa​ época escribió su primera novela.  Trasladado con su mujer e hijo a Gerona, siguió ejerciendo la docencia además de publicar artículos y reseñas para varios periódicos, hasta hoy, donde es habitual del suplemento dominica del diario “El País. 

Javier Cercas junto a Ángeles Mastretta, quien le presentó el libro Terra Alta, ganador del Premio Planeta

     Tiene, con ésta, diez novelas publicadas, la más conocida “Soldados de Salamina”, que fue llevada al cine, dirigida por David Trueba.  Su obra ha sido traducida a más de treinta lenguas y recibido honrosos premios en España y otros países.  Escribe libros de ensayo y misceláneos, en catalán y en español.

     En la pasada Feria del Libro de Guadalajara (FIL) su novela premiada con el Premio Planeta fue presentada por la escritora mexicana Ángeles Mastretta, lo que resultó en una velada excepcional por el enriquecedor diálogo entre dos grandes de la pluma y la literatura.

 ​