Archivos de la categoría Cultura

La experiencia rusa

Lunes 21 de septiembre de 2015

…el deseo de superación vence todos los obstáculos, igual que lo hacen los que van a estudiar a China, a India…

San Petersburgo, Rusia – Me encuentro en Rusia en un viaje largamente planeado y soñado y con las expectativas de conocer lo más que pueda de este inmenso y gran país. Cuesta entenderlo un poco así a la ligera, teniendo tan poco tiempo y pocos antecedentes.

La barrera más difícil es el idioma, porque no todo el mundo habla inglés, mucho menos español, y el alfabeto ruso es diferente al nuestro, por lo que ni por suposiciones puede uno asociar un aviso con alguna palabra relacionada.

Apenas me estoy familiarizando con esta ciudad, trazada como las grandes capitales europeas gracias a la visión de Pedro I, llamado ‘El Grande’, que buscando una salida al Mar Báltico logró hacerse con un sitio privilegiado y estratégico para el poderío naval de una nación tan vasta.

Era parte de la dinastía Romanov y reinó desde fines de 1696 hasta su muerte. Las amplias y bien trazadas avenidas reclaman la influencia que el monarca fue a buscar en Italia, Francia y Alemania.

Con todo esto en mente recuerdo a los estudiantes panameños que vinieron desde 1960 a hacer su carrera universitaria, gracias a las becas que otorgaba la Unión Soviética.

Casi todos ellos eran de bajos recursos y muchos estudiaron carreras que no se daban en Panamá o eran muy difíciles de practicar, como la ingeniería de minas.

La Universidad de la Amistad de los Pueblos acogió no solo a nuestros nacionales, sino a estudiantes de muchos otros lugares, que hoy forman legiones de egresados que se han destacado en todos sus lugares de orígenes.

Ha debido ser muy duro para ellos, acostumbrarse a este idioma, a este clima y estas costumbres austeras, en una época en que la situación era muy diferente a lo que hoy es.

Pero el deseo de superación vence todos los obstáculos, igual que lo hacen los que van a estudiar a China, a India, donde sea.

Siempre prevalece el compromiso por ser mejor y aportar a su país.

El poder de la iconografía

Domingo 20 de septiembre de 2015

‘Panamá tiene suficientes símbolos o marcas en los que se pueden inspirar nuestros artistas y diseñadores’

Mariela Sagel
marielasagel@gmail.com


Ámsterdam, Holanda—. La iconografía es la descripción o el tema representado en imágenes artísticas, así como de su simbología y de los atributos que representan a los personajes a los que se alude. Visto de esta forma es que podemos disfrutar en un poblado al sur de Holanda, llamado Zundert, donde hace 162 años nació un genio de la pintura impresionista, Vincent Van Gogh, de un desfile de carrozas hechas totalmente de flores y que este año fue dedicado al artista. Participaron 19 carrozas y una fue premiada. El tema era alegórico de la obra del holandés que tuvo una vida tormentosa y que en un incidente todavía no muy claro, le fue arrancada una oreja por nada menos que uno de los pintores que estuvo más cercano a Panamá, porque vivió en la isla de Taboga en su paso a la Polinesia, Paul Gauguin.

En este país la iconografía está muy ligada al arte, y los símbolos que identifican a pintores como Rembrandt, Vermeer y Van Gogh van casi de la mano con los tulipanes, los suecos de madera, los molinos, las bicicletas que usan para trasladarse a todos lados, la camiseta naranja de los jugadores de fútbol y más recientemente, la marihuana. Los colores de Van Gogh, especialmente el amarillo de sus girasoles, se usan en todos lados y para todos los objetos. Los holandeses son expertos en dragas, porque viven entre canales de agua que deben limpiar con frecuencia, respetan sus manifestaciones históricas y las mantienen incólumes, demostrando con eso que se puede ser un país de primer mundo, estar en la Unión Europea, negociar con euros y conservar una ciudad antigua que ostentan con orgullo como símbolo de su progreso y bonanza. Con ellos Panamá ya tiene varios contratos para construcciones en la bahía y la ampliación del Canal.

Todo esto me viene a la cabeza recordando el alboroto que se armó hace un par de semanas por la aprobación que se le dio a la Alcaldía para organizar un desfile para celebrar la Navidad y supuestamente atraer turistas a la capital, —para que la visiten todos aquellos que no pueden viajar a Estados Unidos—, según me lo justificó la encargada de cultura del Municipio. Se adujo como razón de peso de algunos de los opositores a este desfile, que a la Biblioteca Nacional se le había reducido su presupuesto. Y se añadió como alternativa que se le diera ese monto millonario a esa fundación. Posteriormente las mismas autoridades de la Biblioteca aclararon que no se les había reducido su presupuesto, sino todo lo contrario. El principio que debe prevalecer para oponerse al desfile no es que se le dé a uno en vez de a otro. Lo irresponsable está en tratar de justificar ese gasto estrafalario y extranjerizante, además de alienante, cuando se pueden hacer cosas creativas, estimulantes, incluso atractivas para el turismo que se quiere captar en Panamá, sin tener que pagar regalías a Disney o al Pato Donald.

Panamá tiene suficientes símbolos o marcas en los que se pueden inspirar nuestros artistas y diseñadores. Lo hacen los santeños para sus coloridos carnavales y el dinero que allí se gasta no permea a toda la población ni atrae paquetes turísticos. Es cuestión de dirigir las políticas culturales y turísticas en armónica colaboración para beneficio de una sola causa: el país que estamos construyendo.

Este desfile de flores, alegóricas a las obras de Van Gogh, es una demostración de voluntad, creatividad y amor propio. Seguramente será emulado por muchos por lo atractivo de la iconografía y los símbolos. Necesitamos alinear nuestras acciones para, si se quiere estimular el uso de la bicicleta, por ejemplo, tanto en la capital como en un municipio en particular, se logre un consenso y no solo se institucionalicen las ciclovías los domingos, sino que haya una regulación para el manejo de ellas. A lo mejor los santeños de San Miguelito pueden hacer un mejor desfile navideño sin que sea alegórico a Disney.