Archivos de la categoría Diplomacia

EL MOUSSEM DE TAN TAN

Por Mariela Sagel, Vida y cultura, 23 de junio de 2019, La Estrella de Panamá

Un patrimonio inmaterial de la humanidad es el festival que se lleva cabo anualmente en la región de Tan Tan, al sur de Marruecos, región de Guelmin, que rescata y enaltece la cultura nómada de los saharauis.  Son más de 30 tribus nómadas las que habitan esa zona y todas tienen diversas formas de expresarse.  El gobierno que encabeza su Majestad el Rey Mohammed VI ha escogido la exaltación de la cultura para preservar ese territorio que ha estado en disputa por razones ajenas a los intereses marroquíes.

Conmemorando el 42 aniversario de la gran Marcha Verde, en 2017, el Rey declaró: “estoy seriamente comprometido con la cultura Hassani y de que la misma sea apropiadamente conocida, dándole la oportunidad de que celebren festividades y proveyéndoles de las facilidades adecuadas, promocionando las iniciativas artísticas y eventos que realicen, honrando los hombres y mujeres que están involucrados en las artes y las manifestaciones artísticas culturales”.

Símbolo del Moussem

EL MOUSSEM

El Moussem de Tan Tan cumplió el fin de semana pasado su versión décimo quinta.  En 2008 recibió de la UNESCO la designación de ser un patrimonio oral e inmaterial de la humanidad, cuya proclamación se le había dado en 2005.  El presidente de la Fundación Almouggar, Mohammed Fadel Benyaich (que es responsable de su organización) tiene un liderazgo indiscutible y, a pesar de que la fundación es oficial, recibe el respaldo de muchísimas empresas y asociaciones privadas para hacer realidad este encuentro intercultural de fama mundial, en el que participan en forma entusiasta los Emiratos Arabes.  Este año el país invitado fue la República Islámica de Mauritania. Gracias a la celebración del Moussem no solo se celebra la cultura nómada, que es común entre los pobladores del Sahara Marroquí, sino que se abre una oportunidad de establecer y reafirmar lazos comerciales.  El señor Benyachi fue embajador ante el reino de España, su madre es granadina y habla un español exquisito. Me contaba que él es también oriundo de esas tribus y que siente gran identificación con la forma en que ha escogido el Rey Mohammed VI para integrar esos territorios nómadas del sur.  Los nómadas se visten con unas túnicas azules y es así que se les llama “hombres de azul”.

Mohammed Fadel Benyaich , Director de la Fundación Almouggar

La principal misión que tiene la celebración del Moussem es preservar y destacar los diferentes componentes culturales y patrimoniales de esta área sur.  Promover la cultura Saharaui alrededor del mundo mediante exhibiciones itinerantes de los elementos patrimoniales que la identifican. De igual forma incentivar la cooperación con instituciones similares y compartir el conocimiento de cómo preservar esos bienes.  La Fundación que tiene a su cargo este tesoro inmaterial sigue buscando valores patrimoniales del Sahara Marroquí que llamen la atención de UNESCO.

La transferencia de conocimiento, que es una base fundamental para continuar la labor del Moussem y su patrimonio inmaterial, propulsa el desarrollo de programas con socios privados y públicos, tanto nacionales como internacionales.

El Moussem de Tan Tan se destaca por aglutinar en la región poblaciones sociales y económicas diversas y dar a conocer la cultura de las tribus del vasto territorio del desierto. Se busca establecer las condiciones óptimas para que exista una dinámica patrimonial que genere ingresos para la región.

Desfile de dromedarios

Aparte de potenciar el desarrollo de mercados para las artesanías y demás productos de la región, la celebración del Moussem permite que se establezcan lazos de intercambio de productos de valor agregado cómo pueden ser los textiles, productos derivados de camello, y este año se realizó la conferencia “Green Investment” (para la inversión en energías renovables). La región tiene muchas oportunidades para agricultura y pesca, desarrollos hoteleros y generación de fuentes alternativas de energía, como solar y eólica.

Las ceremonias oficiales se llevaron a cabo en una gran explanada denominada de “La paz y la tolerancia” y su inauguración fue prestigiada por el jefe del gobierno, quien también visitó el campamento (llamado en francés Bivouac, a orillas de la desembocadura del Río Dráa en el Océano Atlantico), un paisaje maravilloso de comunión del desierto con el mar.  Cap Dráa se convirtió así en nuestro campamento con toldas (jaimas) perfectamente montadas, agua, lavabos, duchas y servicios, luz eléctrica y atención hasta en la habitación.  El gran salón de eventos de Cap Dráa era el lugar donde se servían las comidas, se veían los espectáculos nocturnos, que consistían en bailes, recitales, cantantes, con potentes bocinas que exaltaban la cultura Hassani.

Desembocadura del río Dráa en el Océano Atlántico

El Moussem de Tan Tan es un territorio donde se reivindica la riqueza y diversidad de la cultura nómada.  La cita anual que allí se verifica es un símbolo de paz y tolerancia y el punto donde convergen los intercambios culturales y económicos entre las tribus de la región.

En los últimos años la celebración del Moussem de Tan Tan ha cobrado notoriedad, fama y reconocimiento por la participación y presencia de distinguidas personalidades de todo el mundo, de las ramas de cultura, arte, cine, ciencias y periodistas, así como ministros, embajadores, investigadores, profesores y miembros de organizaciones reconocidas a nivel mundial… y todos participando en la plaza de La Paz y la Tolerancia, lo que envía un mensaje contundente.

PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

El Moussem se dejó de celebrar por varios años debido a los problemas en la región.  Ha ido evolucionando y cada vez es más y mejor organizado. El campamento se levanta en unas tres semanas y se desmonta en una. Es reconocido a nivel mundial por ser el canal más adecuado para potenciar y preservar la vida diaria de sus habitantes, en un ambiente de sostenibilidad e identidad de las tribus nómadas.

Ceremonia del té

Un desfile con diferentes actores, desde niños hasta equilibristas, carros alegóricos y escuelas se desarrolló por el centro de Tan Tan. Grupos musicales, poetas, desfile de dromedarios y el espectacular show de caballos denominado “Tbourida” animaron aún más este acto de apertura.  Los mejores y mejor sincronizados participantes recibieron premios. En los alrededores de la plaza se montaron muchas tiendas donde se vendían productos originarios de las tribus allí representadas, lo que contribuyó al conocimiento de sus piezas artesanales.  Todo estructurado de forma armoniosa.  De igual forma participamos de la ceremonia del té, los productos familiares y los rituales de los artesanos Sahrawi. Se nos explicó que al servir el té desde lo alto de la tetera se forma una espuma a la que se le domina “el turbante”. 

Siendo el invitado de honor Mauritania, tuvimos la oportunidad de conocer de igual forma sus costumbres y manifestaciones culturales.  Los representantes de los Emiratos Árabes, que tienen un campamento especial, también mostraron sus elementos identitarios, entre ellos los equipamientos para caballos y dromedarios, juegos populares y la razón de sus incenciarios.

Show de caballos “Tbourida”

La artesanía de tres lugares del sur de Marruecos estuvo presente.  Se celebró una noche especial para poetas, en la que recitaron versos y canciones de la tradición Hassani mediante las costumbres Sahrawi.

Esta celebración anual, en comunión con la naturaleza y las manifestaciones culturales, es la forma en que el Reino de Marruecos ha escogido para integrar su territorio, lo que demuestra una gran madurez y visión de que los conflictos se resuelven dialogando, mostrando las tradiciones que unen a todas esas tribus, y llevando un mensaje cultural de paz y tolerancia.

EN BUSCA DE LA INTEGRACIÓN

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 16 de junio de 2019

     En mi artículo de la semana pasada me quedó pendiente mencionar un reconocimiento que le hizo la Sociedad de Estudios Internacionales (SEI) a la embajadora del Reino de Marruecos en Panamá, Oumama Aouad Lahrech.  Es relevante este hecho por varias razones: la SEI fue fundada en 1934 y desde el año 1985 la preside el Rey Emérito Juan Carlos I de España.  La embajadora Aouad es la primera diplomática de su país en Panamá, a quien le tocó abrir la sede, y en menos de tres años ha logrado permear a importantes centros, instituciones y miembros de la sociedad a fin de dar a conocer su país, que es uno de los territorios más antiguos que hay en el mundo, ubicado en la punta de África, frente a las costas de la península ibérica, entrada desde el Atlántico al Mar Mediterráneo.  Y la SEI la distinguió nombrándola Miembro del Consejo Rector de Honor, en una ceremonia que incluyó la imposición de una banda, una medalla y un pin distintivo.

     La SEI es una fuente de conocimientos y experiencias y en 85 años ha logrado dictar un gran número de cursos, conferencias, jornadas, seminarios, mesas redondas, debates, y otros, en los que han participado políticos, diplomáticos, miembros de las fuerzas armadas y de la academia, científicos, periodistas y personalidades diversas, de muchos países, que le confieren a esa sociedad la categoría de ser un espacio de referencia para el análisis, estudio, debate, divulgación y enseñanza en su ámbito de actuación.

     Regocija que haya ingresado una mujer a la SEI porque el capítulo de Panamá está dominado por la presencia masculina y, siendo invitada a la ceremonia, reclamé al rector local si eran un círculo machista, al estilo de los Mondongueros del Club Unión.  No hay que extrañarse que sea precisamente la embajadora marroquí a la que le hayan conferido ese honor, ya que ella es un vivo reflejo que desmitifica aquello de que las mujeres musulmanas no surgen en sus países.  Ha sido embajadora en Perú, académica, docente y su trayectoria profesional habla con hechos de a lo que puede aspirar una mujer si se lo propone.  Hay que destacar que la primera universidad que se fundó en el mundo no es Bolonia, como todo el mundo cree, sino la universidad de Qarawiyyin en Fez, Marruecos, y la estableció una mujer, Fatima al-Fihri, el año 859, y se convirtió no solo en un símbolo, sino también en una referencia de la enseñanza superior, de donde egresó Maimónides, el eminente médico, rabino y teólogo judío, además de filósofo de la época medieval, en los tiempos del Al Andaluz, imperio almorávide, en los siglos XI y XII.  

     Coincidentemente, el viernes y el sábado se celebró en Panamá la XXXV Asamblea General del Parlamento Latinoamericano y Caribeño (Parlatino), a la que han asistido 200 parlamentarios de la región y delegaciones de Marruecos, China, Qatar, África y el Parlamento Europeo.  Entre las actividades desarrolladas estuvo la conferencia del ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia Diego Pary Rodríguez, sobre la educación y las comunidades ancestrales, su papel en el desarrollo y la integración de América Latina y el Caribe.  También se eligieron las autoridades del organismo para el período 2019-2021, como son el consejo consultivo y la mesa directiva, a lo que se sumó la discusión de los proyectos de ley modelo en torno a diversos temas sociales que aquejan a la región.

     Esto se liga con el reconocimiento a la embajadora de Marruecos porque el presidente del Parlatino, diputado Elías Castillo, firmó el año pasado en Rabat, capital del Reino marroquí, un memorándum de entendimiento con los presidentes de las cámaras de consejeros y de representantes del Parlamento de ese país.  Es así como el país africano se convierte en observador ante el organismo latinoamericano y una delegación del Parlamento marroquí, junto con el presidente del Parlamento Panafricano, han estado participando.

     El número de asistentes y el alto nivel de éstos son de destacar:  vino el Presidente de la Cámara de Consejeros de Marruecos (el tercer cargo en importancia dentro del gobierno), junto con otros tres diputados de la misma Cámara, así como dos más de la Cámara de Representantes.

     Más importante aún es que gracias a los esfuerzos de Marruecos, durante la Asamblea del Parlatino se ha materializado el proyecto AFROLAT, que permitirá reforzar los lazos entre la región africana y la región latinoamericana.  El país magrebí se ha convertido en el impulsor de estas relaciones, dada su privilegiada posición de puerta de entrada al continente africano y puente entre África y América Latina y el Caribe.  El trabajo ha sido arduo, silencioso y muy árido, pero se empiezan a ver los frutos.  Temas tan importantes como la seguridad ciudadana, los servicios públicos y la equidad de género se han estado debatiendo y esperamos ver pronto los resultados de todo lo acontecido en estos dos días.

     Y todo esto ha sido posible gracias al trabajo tesonero y sin tregua que Oumama Aouad ha desplegado en un corto tiempo. Solo falta la integración total del territorio marroquí.