Archivos de la categoría Educación

Una fiesta muy esperada

22 de Agosto de 2010

"Leer es ascender"

En los próximos días se estará inaugurando la 6ª Feria Internacional del Libro de Panamá, en el Centro de Convenciones Atlapa. Así como para muchos panameños los carnavales son las fiestas más esperadas, para otros, la feria del libro representa el evento que anualmente queremos disfrutar, la fiesta cultural más importante. Este año el país invitado es Uruguay. Nuestra embajadora en ese país, Digna Donado, muy conocida en el ámbito empresarial, ha demostrado su gran compromiso para con los panameños al agilizar todos los trámites que se requieren para llevar a feliz término una empresa de esta envergadura. Entre las muchas atracciones que ofrecerá la feria este año, aparte de la representación uruguaya, que tendrá una muestra fotográfica —un homenaje póstumo— sobre Mario Benedetti, el poeta y novelista fallecido hace un año y cuya vida y obra se revivirán tanto en fotografías como por videos de las entrevistas que concedió durante su fructífera vida, está la presentación de Daniel Viglietti, también en honor de Benedetti. Viglietti es hoy día considerado uno de los exponentes más representativos de la cultura popular del Uruguay. El día de la inauguración, el miércoles 25 de agosto, el orador de fondo será el escritor uruguayo Tomás de Mattos, novelista y columnista de diversos medios y quien dirige la Biblioteca Nacional de su país. Tendrá un papel protagónico también un sobreviviente del accidente de los Andes, Ramón Sabela, cuya ponencia, La aventura humana, se cataloga como de las más estimulantes que se puedan escuchar. Hace su estreno en la feria este año la Embajada de EE.UU., que ha invitado a una escritora de libros infantiles, Mónica Brown, para hablar del potencial y la promesa de este tipo de literatura. También apoya la feria con su participación la Alianza Francesa, con el escritor Joseph Jos, quien escribió un libro sobre el papel de los Antillanos en la construcción del Canal de Panamá y cuyas obras están redactadas en francés y traducidas al español. La Embajada de México trae a Oscar de la Borbolla, un escritor ‘inconforme’ —como se define— y otros países también han apoyado la feria con presentaciones de autores. Al fin se presentará la obra biográfica de Gabriel García Márquez, Una Vida, escrita por Gerald Martin, y cuya presentación estará a cargo del autor de El Mariscal que vivió de prisa, Mauricio Vargas Linares. Más importante aún es la presentación de toda una pléyade de autores nacionales, que lanzan sus libros en el marco de la feria, algunos por vez primera, otros ya conocidos. Talleres, las jornadas profesionales acostumbradas y las de derecho de autor, que siempre se celebran en esos escenarios, tomarán parte en esta feria. Como una nueva modalidad, este año el Pabellón Infantil estará totalmente a cargo de la Cámara Panameña del Libro, organizadores de la feria, y tendrá el apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos y de varias empresas privadas cuyo público objetivo son los niños. La Caja de Ahorros estará dentro de este pabellón incentivando el ahorro desde edades tempranas y se esperan lindos espectáculos para los pequeñines que son los más entusiastas al momento de asistir a la feria. Se ha seleccionado el jueves 26 para que el Gobierno Nacional le imponga la orden Manuel Amador Guerrero a la Profesora Noris Correa de Sanjur, por su contribución a la enseñanza y su dedicación a los textos escolares. Un merecido homenaje en la celebración perfecta para enaltecer la labor de esta insigne educadora. Una novedad que va a llamar mucho la atención es la señalización que tendrán los pasillos de la feria, que estarán llamados por el nombre de un autor (a) fallecido (a) panameño (a) y ese proyecto ha sido totalmente financiado por la Asamblea Nacional de Diputados, gesto digno de aplaudir. La clausura de estos días de borrachera literaria será el domingo 29, cuando la banda del Colegio María Inmaculada va a hacer una representación e interpretará desde las canciones más tradicionales hasta la última de Shakira que estrenó para el mundial, conmemorando los 90 años del CIDMI. Este festín, bajo el eslogan Leer es ascender, culminará un esfuerzo más para colocar a Panamá entre los países que tienen la educación como una prioridad, como lo es Uruguay.

En busca de turismo cultural

1o. de Agosto 2010

Como parte de la extraordinaria capacitación y serie de conferencias que lleva a cabo la Universidad Tecnológica, con el auspicio de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), asistí recientemente a la tercera charla del Proyecto I +D en Cultura, que persigue establecer ésta como herramienta para el desarrollo. El tema era el patrimonio cultural y turismo, y coincidió con un artículo que publiqué en Facetas, de este mismo diario, el domingo pasado, en el que alertaba sobre el peligro de perder la designación con que la UNESCO nos honró en el año 1997 al incluir el Casco Antiguo como Patrimonio de la Humanidad.

El conferencista, el catalán Jordi Tresserras, expuso una presentación comprehensiva, donde señaló las ventajas que tiene contar con una estrategia de turismo que atraiga a los visitantes a los sitios históricos y mostró estadísticas de los lugares que mejor han aprovechado su riqueza ancestral.

En mi artículo Un Patrimonio en Peligro señalaba con preocupación que nos van a poner en la lista de sitios en peligro, después de la dura labor que se realizó para inscribir tanto el Casco Antiguo como a Panamá La Vieja. Los funcionarios locales y de la organización de Naciones Unidas invirtieron tiempo y recursos revisando miles de documentos para llegar a la decisión de incluirnos en esa lista.

Y luego de trece años de haber logrado tan preponderante sitial, pareciera que no hemos entendido la responsabilidad que se adquirió con ello. La Oficina del Casco Antiguo se fue convirtiendo en tinglado político, vitrina o pasarela para la farándula y más recientemente, desprecio de los encargados de la estrategia turística, quienes alegan que esos sitios no atraen turistas.

Jordi Tresserras desgranó las múltiples experiencias que han atravesado otros países, con menos recursos que Panamá, y han mantenido y conservado sus tesoros culturales. Cuba, sobre todo, bajo el liderazgo de Eusebio Leal, ha sido un ejemplo del respeto a la historia y eso le ha permitido la supervivencia en todos estos años de bloqueo. Perú ha ido poco a poco saliendo del estigma de ser un país peligroso por lo de Sendero Luminoso (al senderismo allí le llaman ‘treking’) para que sea mundialmente asociado con Machu Pichu y la gastronomía. La República Dominicana ha ‘dado la vuelta’ y además de ser recipiente de muchas inversiones en sus idílicas playas, apuesta a la capacitación para entrenar a las personas a atender apropiadamente a los visitantes. Colombia ha hecho una marca país —algo que nosotros no hemos logrado por el prurito que cada administración tiene para c ambiar el eslogan turístico— y ahora se enfrasca en una campaña que utiliza íconos, como esculturas de Botero, para posicionar, por ejemplo, a Cali, como capital de la salsa a nivel mundial.

Algo que me llamó mucho la atención fue el caso de Barcelona, que al ser considerada por Woody Allen para filmar ‘Vicky Cristina Barcelona’ en sus escénicos parajes, exigió la utilización de los íconos de esa ciudad, —las obras de Gaudí y Miró—, así como la comida mediterránea y los vinos, reforzando las costumbres que atraen al visitante a esa ciudad. Qué diferente hubiera sido si Panamá le hubiera sentado estrictas pautas al director de ‘El Sastre de Panamá’, y no resultara el desastre que fue.

Para entender lo grave de la vulnerabilidad que estamos ahora mismo atravesando, hace falta una verdadera voluntad política que impulse una preservación con sentido ético y humanístico, respeto a la parte estética, arquitectónica e histórica y equipos interdisciplinarios, que no sean liderados por instituciones desfasadas o por funcionarios que solo quieren conservar su puesto y se prestan para todo tipo de caprichos de ricos. Profesionales que entiendan de políticas de preservación, que es un trabajo altamente sensitivo y técnico y que existen en nuestro país, pero que son dejados de lado, porque no se amedrentan ante las acciones de fuerza que esgrimen los que pasan por las posiciones de decisión con la única finalidad de enriquecerse.

Qué triste e irónico será que nos otorguen un grado de inversión como país y al mismo tiempo, nos saquen de la lista de patrimonio histórico de la Humanidad. Como se dice, es para dormirse de pie.