Archivos de la categoría Educación

De valentines y tigres

14 de febrero de 2010, La Estrella de Panamá
Hoy, se celebra en muchos países, especialmente donde la novelería (y el cristianismo) están al máximo, el Día de San Valentín, que también se conoce como el Día de los Enamorados y Día del Amor y la Amistad. Coincide la fecha con que hoy se inicia el Año del Tigre en el calendario chino.

El mercadeo se ha apoderado tanto de nuestras vidas al punto que me llevé tremenda sorpresa cuando el 2 de enero, apenas pasado el año nuevo, en Los Ángeles, California, todos los artículos promocionales del 14 de febrero estaban ya expuestos y a la venta. Supongo que apenas pase el día de hoy empezarán con el Día de San Patricio, tomándose a los santos como pregón para vender y consumir y de allí a  la Pascua de Resurección y al Día de la Madre, no fuera que se les ocurra celebrar o vender algo para el Viernes Santo.

Los chinos en cambio, ponen mucho afán en sus celebraciones y en vez de hacer ” gimmicks ” para que la gente consuma, comparten dulces, comidas y adornan sus casas y recrean al animal que inicia el año. En Panamá cada vez más se hacen eventos donde todos podemos acercarnos a esas tradiciones y cultura milenarias que no están basadas en simbolismos sino en creencias.

Muy pocas personas, por ejemplo, saben la historia del santo que fue ejecutado el 14 de febrero y por qué lo condenaron a muerte y qué hizo que precisamente el amor que nació entre él, que era un cura y una invidente, a la que sanó, fuera el inicio de esa celebración, y esto fue en el siglo III, una época en que el cristianismo era perseguido. Sabemos más de la realeza española o europea en general que de la historia de las tradiciones en particular. O de la vida ajena, por no irnos muy Hola. Pero eso no es óbice para que igualmente nos engalanemos de Valentines y Cupidos.

Este año se va afectar la celebración del Día de los Enamorados por la coincidencia de caer en domingo de Carnaval. Ergo, no habrá muchas cenas románticas ni ramos de flores circulando, lo que afectará aún más la ya maltrecha economía panameña que no arranca, ante tantos desaciertos que a diario se ven en la gestión gubernamental y que son pésimas señales para los inversionistas que ya están en nuestro patio o los que están considerando venir.

Leía en un diario local que para la época carnavalesca son los hoteles del interior los que tienen máxima ocupación, los de la capital apenas se dan golpes de pecho, porque el paquete turístico de los carnavales citadinos no es atractivo, por más que insistan en hacerlos en el medio de la ciudad, cuando bien pudieron haber hecho un gran culecódromo en la 24 de Diciembre, para que toda esa población que culequea, que generalmente vive en las afueras, no tenga que trasladarse hasta el centro, con el peso que eso trae en gastos, aumento de criminalidad y otros derivados. La verdad es que ningún gobierno que se precie de ser eficiente y no es capaz de organizar un carnaval coherente, merece ser gobierno.

Todos los años escribo sobre los carnavales, critico la ruta, las improvisaciones y los desembolsos que se hacen, así que este año he encontrado la excusa perfecta para no parecer un disco rayado, comentando la coincidencia de tres fechas que muchos panameños se toman muy en serio.

En lo personal, yo celebro a diario el día del amor y la amistad, tratando de ser mejor con todos los que me toca tratar y me adscribo al lema ” no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti “. No sé qué traerá el año del Tigre para mí, tendré que consultar el horóscopo chino y en carnaval, aprovecharé a no despegarme de los libros que tengo en fila para leer en el interior, pero desde el interior de mi ser.

Placer por el conocimiento

MARIELA SAGEL*

7 de Febrero de 2010

Después de cinco versiones de Ferias del libro, en las cuales fueron invitados de honor Centro América, Colombia, Chile, España y Perú, este año, iniciando la celebración en forma anual y no cada dos años, le toca a Uruguay. Recientemente circuló ampliamente un discurso del presidente electo de ese país, Pepe Mujica, cuando estaba en campaña, ante un auditorio de intelectuales. Muchos de los que recibimos el texto nos deleitamos por la sapiencia que demostró este ex guerrillero, que recibirá su banda presidencial en marzo, de la mano de su esposa, Lucía Topolansky, también combatiente contra la dictadura y senadora. Uno de los destinatarios hizo un comentario suspicaz: “ ojalá que este maravilloso texto se lea ante todos diputados de nuestra Asamblea ”.

Los panameños nos sentimos privilegiados que, en medio de tanta ordinariez que se ve a diario y tanto consumismo, un país como Uruguay acepte ser el invitado al evento cultural más importante que se celebra en la capital y que gracias al esfuerzo de la Cámara Panameña del Libro, ahora la gozaremos en forma anual, y la cita será en el mes de agosto próximo.

Uruguay es un país que ha dado grandes intelectuales, entre escritores y poetas (Juan Carlos Onetti, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Angel Rama, además de Juana de Ibarbourou —llamada también Juana de América— y Horacio Quiroga, el Edgar Alan Poe sudamericano), y pintores (Joaquín Torres García, gran precursor del constructivismo) y ha sido un remanso de paz e intelecto entre la fogosidad de los brasileños y los apasionados argentinos. No tiene el crecimiento económico del que goza Chile, pero tiene un estilo que lo distingue del resto de sus vecinos. Durante la dictadura militar, al restringirse la libertad de expresión de pensamientos, sus nacionales se refugiaron en la lectura y el cine, y crearon toda una cultura de pensamiento que los ha llevado a ser, hoy día, el país con más alto nivel de alfabetización en América Latina y, junto a Chile, con menos percepción de corrupción. Uruguay goza también de un Índice de desarrollo Humano muy alto, el tercero después de Argentina y Chile y de ser el país con la repartición de la riqueza más equitativa, amplia libertad de prensa y de ser una democracia completa.

Entre las ideas que el futuro presidente intercambió en su reunión con intelectuales sobresale que “ solo los ignorantes creen que la verdad es definitiva y maciza, cuando apenas es provisoria y gelatinosa. Hay que buscarla, porque anda corriendo de escondite en escondite ”. También sedujo con “ una vez que la inteligencia adquiere cierto grado de concentración en una sociedad, se hace contagiosa ”. Como no sea la locura que está contagiando a nuestro país, ojalá se nos pegue algo de ellos. Señala que “ la inteligencia que rinde a un país es la inteligencia distribuida, y que sirve por igual para cocinar que para atender a un turista ”. Contrario al refrán que dice “ no le des pescado a un hombre sino enséñale a pescar ”, Mujica sugiere que “ no les un dato a un niño, enséñale a pensar ”. Y lo que más me gustó es que defiende que “ la visión ideal de un país no es aquella poblada de centros comerciales, sino donde la gente elige arreglar las cosas en lugar de tirarlas, elige un auto pequeño en lugar de uno grande, elige abrigarse en vez de subir la calefacción. Hay que contagiar el placer por el conocimiento ”.

Y ese conocimiento lo tendremos servido, en bandeja de plata, en la próxima feria del libro. Con un país que declara, de la boca de su primer mandatario, que “ se necesita una epidemia de inconformismo, que también es cultural, y que éste irradia desde el centro intelectual de la sociedad a su periferia ”, tenemos esperanzas que, con la presencia de esa luz clarificadora y la visita de Eduardo Galeano, el autor de “ Las venas abiertas de América Latina ”, Panamá vuelva a vivir, ahora en forma anual, la fiesta cultural que representa este evento ferial. Con el apoyo de las instituciones de gobierno y el respaldo de empresarios responsables y con visión de crecimiento y compromiso, se podrá lograr. Esperemos con esperanza y fe esta VI feria.