Archivos de la categoría El accionar público

EN RESCATE DE LA DECENCIA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 17 de septiembre de 2018

El partido más grande de Panamá, el PRD, tuvo ayer sus elecciones primarias y a la hora que escribo este artículo (domingo en la mañana) no se conoce todavía el resultado.  En las últimas semanas ha cobrado mucha importancia la campaña de #NoALaReelección, sobre todo para los impresentables diputados que han colmado los niveles de tolerancia del panameño, no haciendo su trabajo y contando con recursos infinitos para meter en planilla a un montón de personas que lo que hacen es servirles de frente para que esos dineros retornen a sus bolsillos.

Yo espero que esos diputados no hayan salido electos en las primarias de ayer, como espero que en las de otros partidos tampoco lo hagan.  Sus actuaciones, en los dos últimos quinquenios, han sido deplorables y han llevado a esta sufrida nación al hartazgo.  Si el que salga electo para correr para presidente haya sido respaldado por la compra de los dineros de esos diputados, sepa que va a ser un rehén de la maleantería y seguirán las mismas prácticas.

La corrupción es un mal endémico de tiempos inmemoriales. Si bien una gota de cianuro no te malta, un frasco sí. Estos señores se pasaron y es hora de que ya no siga este relajo.  La Asamblea Nacional ha resultado el órgano más inoperante y corrupto, peleándose este puesto con la Corte Suprema de Justicia. Todas nuestras instituciones están carcomidas y es necesario que se haga una reingeniería intensa para que se vuelva a la institucionalidad.

A cada uno de los diputados que van a la reelección se les debió haber solicitado una lista de las leyes que durante su gestión presentaron y cuántas fueron aprobadas.  De igual forma, los que aspiran a llegar al Palacio Justo Arosemena (qué deshonra para este gran jurista, calificado como el panameño más relevante del siglo XIX, que la sede de la desprestigiada Asamblea Nacional lleve su nombre) presenten los temas y proyectos en los cuales se basará su gestión.  Si no lo hacen y no lo exigimos, seremos cómplices.

LOS CHINOS EN EL CANAL DE PANAMÁ

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 16 de septiembre de 2018

Para todos los que respaldamos el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Panamá y la República Popular de China fue una alegría que éstas se concretaran el 12 de junio de 2017.  La Asociación Panameña de Amistad con China, establecida hace 16 años, a la que me honro en pertenecer, desplegó una ingente labor para que muchos panameños conociéramos las ventajas de ser amigos de los chinos del continente, un país milenario que es el segundo usuario del Canal de Panamá.  Li Yonglu, el recordado representante comercial de China (las relaciones comerciales entre los dos países se establecieron formalmente en 1996 con rango de embajador) comparó una vez el tener relaciones con Taiwán y no con China como si las tuviera un país con la isla de Taboga (ubicada en la bahía de Panamá) y no con Panamá.

La presencia china en nuestro país data de más de un siglo. La escritora Berta Alicia Chen, de ascendencia china, la documenta en su libro “Cómo, cuándo y por qué llegaron los chinos a Panamá” y la ubica en 1854 cuando llegaron 705 nacionales de ese país al istmo.  Ha sido un pueblo trabajador que ha puesto su cuota de sacrificio en las grandes obras que se han construido en esta estrecha cintura del continente, como el ferrocarril (para eso fue que los trajeron) y hoy día son dueños de un gran porcentaje del comercio al detal de manera ejemplar y sacrificada.  Pero no hay que confundir la gimnasia con la magnesia.

La peregrina idea de otorgarle a la embajada de China un terreno a la entrada del Canal de Panamá, en el área de la Calzada de Amador, es un error y un exabrupto que ha levantado todas las alarmas, incluso la de los gringos, tan despreocupados e indiferentes a lo que pasa en este lado del continente, que no sea el muro que quiere construir el pelirrojo que ocupa ahora la Casa Blanca en la frontera con su vecino México.  Pero la reacción del gobierno panameño ha sido equivalente a un harakiri, pero sin el honor de ese ritual.

Los terrenos de la calzada de Amador, que estuvieron vetados para los panameños mientras existió la Zona del Canal (por 74 años, hasta la firma de los Tratados Torrijos-Carter), no deben ser utilizados para establecer sedes diplomáticas de ningún país, ni para el que empezó su construcción (Francia), el que la finalizó (Estados Unidos) ni para su segundo usuario (China).  Hay muchas tierras que bien pudieran usar los diplomáticos chinos para poner su sede.  Ni que ellos nos hubieran dado un pedazo del Palacio de Verano o de la Muralla China en Beijing, que son emblemáticos de su país.

Pero la torpeza mayor la ha cometido, por supuesto y para variar, nuestro presidente, al defender esa prebenda inconsulta.  Al argumentar sobre la iniciativa de su casi agónico gobierno (le quedan menos de 10 meses de mandato) justificó que a la Fundación Omar Torrijos se le dio un espacio para ubicar un mausoleo donde reposaban las cenizas del general.  Un mausoleo vacío que, en palabras de la ex primera dama de la república, Dorita Boyd de Pérez Balladares, “está lleno de patriotismo.  Allí está el espíritu que hizo posible la conquista de esas tierras”.  No hay panameño que tenga más derecho a estar en esa área que el General Torrijos, porque fue gracias a él que tenemos el usufructo de nuestra posición geográfica y el control de la vía canalera.  En palabras del poeta Manuel Orestes Nieto: “Es un desvarío ir a contravía del sentimiento profundo del panameño, quien sabe perfectamente y con gratitud que al general Omar Torrijos le correspondió culminar la jornada final por la devolución de la vía interoceánica y el fin del colonialismo en nuestra tierra.  Hazaña tenaz que nadie puede regatearle, ni la mezquindad puede menoscabar”. La defensa (y ofensa) de esta verdad causó todo un revuelo en las redes sociales, esas que, al decir del escritor italiano Umberto Eco, han generado una “invasión de imbéciles”, ya que “dan el derecho de hablar a legiones de idiotas”. Algunas opiniones, de supuestos referentes sociales y políticos, en detrimento del sentimiento patriota han sido verdaderamente lamentables.

Arnulfo Arias, el líder del partido del actual presidente, que llegó en tres ocasiones a la presidencia del país y nunca terminó ninguno de sus mandatos, en un decreto denigrante a la raza humana prohibió, mediante un “Boletín Sanitario” publicado en 1934, –cuando era director del Departamento de Sanidad y Beneficencia–, la entrada de “razas indeseables”.  El documento señala que las autoridades “han relajado y en ocasiones, apadrinado, la entrada al país de razas indeseables, y que la poca cultura que tenían los panameños de entonces no les había permitido desarrollar ‘un orgullo nacional para no mezclarse con elementos que lo inferiorizan’”.  Entre otros apunta a “‘una mancha amarilla’ que se extiende por las aldeas, pueblos y ciudades ‘que arrebatan con sus métodos comerciales de cuartillo y su dieta de arroz y chop suey los negocios de las manos de los panameños’” refiriéndose a los chinos, y ese decreto contiene otros epítetos denigrantes para los negros y otras etnias.

La oposición de los panameños dignos no es por la reacción que eventualmente tengan los gringos, — a ellos igual no los dejaríamos construir su embajada en las riberas del Canal–, ni tampoco porque ellos hayan llamado a su encargada de negocios a consultas, junto a los representantes diplomáticos de países que recién establecieron relaciones con China, como El Salvador y República Dominicana.  Es por nosotros, por nuestro orgullo patrio que debemos oponernos a que este presidente de caricatura deje de estar plegándose al mejor postor hasta el último día de su desacertado mandato.