Archivos de la categoría El accionar público

Recopilando el pasado

22 de Agosto de 2010

Compilación de artículos desde el año 2003

En el marco de la celebración de la 6ª. Feria Internacional del Libro de Panamá (FIL 2010), que se llevará a cabo del 25 al 29 de Agosto en el Centro de Convenciones ATLAPA, presentará su libro el conocido profesional panameño Dr. Ebrahim Asvat. El título es igual que la columna que nos entrega a diario en las páginas de El Siglo, Bitácora del Presidente, y el libro es una compilación de esas profundas meditaciones que por casi siete años el autor ha ido enhebrando de lunes a viernes. Este libro marca el inicio de una aventura editorial para el autor, ya que así como costó horas de selección y titulación de las bitácoras, de ahora en adelante dice que las publicará en forma anual. Es de todos conocida la trayectoria del Dr. Ebrahim Asvat. Un abogado de prestigio en Panamá, fue el primer civil en ocupar el puesto de Director de la Policía, posterior al desmantelamiento de las Fuerzas de Defensa como consecuencia de la invasión estadounidense de 1989. Producto de nuestro patio, ya que nace y se educa en Panamá, logra un doctorado en la Universidad de Harvard y se dedica por varios años a la docencia en su alma mater, la Universidad Santa María La Antigua. Las inquietudes del Doctor Asvat no han estado ausentes del ámbito de la política tanto nacional como internacional. Su gran dedicación a compenetrarse con los problemas nacionales y en su oportunidad, aportar con su esfuerzo a tratar de solucionarlos, lo colocan en un sitial de ‘libre pensador’ al servicio de los mejores intereses de la patria. Sus pensamientos en cuanto a la espiritualidad –producto de su amplio bagaje— son dignos de emular y es así como Bitácora del Presidente se debe convertir en un libro de referencia obligada para todos los que quieran entender el funcionamiento de muchas gestiones y otras tantas campañas. La idea de hacer una compilación surgió hace un tiempo y gracias a la diligencia del director de las páginas editoriales del periódico El Siglo, Avenabet Mercado, y la ayuda gráfica de Diana Garmendia, más el empuje de Mary Carmen Sánchez y de su fiel asistente Jenny Castillo, se logró ponerle fecha de cumpleaños a esta entrega. Reviste especial importancia el hecho que se presente ante un público como el que asiste a la Feria Internacional del Libro y que tiene a un país invitado como la República Oriental del Uruguay, que ha dado tan extraordinarios escritores y que se precia de ser de las clases políticas más educadas del hemisferio. La incursión del Dr. Asvat en el trajín editorial empezó en El Siglo, cuando en 1999 lo adquirió el grupo en el cual él participa, pero se logró consolidar al adquirir, en 2006, uno de los periódicos más antiguos de América Latina, La Estrella de Panamá, enfilándola a colocarse de vuelta entre los diarios de mayor circulación en nuestro país. Para ello se ha venido rodeando de los mejores profesionales, tanto periodistas, reporteros gráficos, columnistas y de un Consejo Editorial de lujo. En las Bitácoras que resume el libro uno encuentra de todo: desde elevadísimos pensamientos espirituales, tajantes críticas políticas hasta irónicas crónicas de viajes maltrechos por cuenta de unos vecinos de puesto. Una cosa queda clara: el autor no desaprovecha oportunidad para demostrar que solamente leyendo puede uno escribir como él lo hace, nutriéndose de los grandes autores y de los temas más importantes que se tratan a nivel mundial. Y viajando y manteniendo esa curiosidad que no debe abandonarnos nunca a los que queremos crecer internamente. Reitero que Bitácora del Presidente es una referencia obligada para todos los que quieran entender el devenir nacional. Los textos de Ebrahim Asvat son un termómetro para los politólogos que se madrugan para leerlas. La compilación de éstas ha sido más que divertida, porque en el apuro de cumplir con la entrega diaria, muchas veces se vuelven emotivas y se anteceden a los hechos. A través de la lectura de ellas uno va conociendo la profundidad de los pensamientos del autor y de los firmes sentimientos que lo erigen como una autoridad en la materia. El libro, que será presentado en el Salón Chaquira, el sábado 28 de agosto, a las 6 de la tarde, durante la celebración de la Feria Internacional del Libro tiene en su contraportada sendos comentarios de la periodista Michele Labrut y del Ex vicepresidente de la República, Ricardo Arias Calderón, quienes se unen para señalar, acertadamente, que la lectura de las bitácoras ‘es un viaje en la difícil tarea de encontrar la identidad del Panamá moderno’.

Inventando la rueda

16 de Agosto de 2010

Vemos cómo cada cinco años el gobierno que asciende al poder le da por despreciar todo lo que ha hecho el anterior y querer inventar de nuevo la rueda. Eso pasa porque no hay continuidad en las gestiones, y porque para justificar sus candidaturas los aspirantes tienden a prometer todo lo que, a su juicio, han dejado de hacer sus antecesores.

En nuestro país, desde que vivimos en democracia –si es que lo que ahora mismo estamos viviendo se puede llamar así– no hay continuidad en las políticas públicas. Por más dinero que se haya invertido en estudios, diseños, planes, el nuevo gobierno empieza otro diseño, otro estudio, otros planes para hacer lo mismo. El Estado pagando y el tiempo pasando.

Un caso típico es el de los planes de turismo que se realizaron durante la gestión Pérez Balladares, que reunió a expertos y científicos, contó con consultores internacionales y estableció las pautas para que existiera en Panamá un turismo cultural, ecológico e histórico, además de sentar las bases para el desarrollo de las playas y el resto del interior, mediante la creación de la Ley 8. Doce años después se intenta volver a empezar, como si todo el tiempo y el dinero que se empleó o no existiera o no sirviera de nada. Y por no haber hecho el trabajo correctamente o no haber asumido nuestras responsabilidades, los organismos internacionales amenazan con retirarnos las designaciones que nos han otorgado (por ejemplo, el de ser Patrimonio de la Humanidad).

Otro caso ha sido el de desestimar los estudios que se hicieron, también hace más de diez años, sobre el Metro. En su momento la propuesta de hacer un tren ligero contaba con estudio de factibilidad y financiamiento aprobado y todo se perdió, para acabar volviendo a hacer todos los planes, perdiendo las ofertas de financiamiento y el estudio de factibilidad. El resultado: el Metro se va a pasar siguiendo la misma ruta, pero costándole al Estado el doble.

Los corredores Norte y Sur no fueron inventados o diseñados durante la gestión del Toro; existían en papel desde los años ochenta. Su gobierno lo único que hizo fue desempolvarlos, adecuarlos y hacerlos. Lo mismo con las privatizaciones del IRHE y el INTEL, de haber vuelto a empezar no hubiera alcanzado el tiempo. ¿Por qué no aprendemos de las gestiones que supieron hacer bien las cosas?

El Corredor Sur es manejado actualmente por ICA, empresa mexicana