Archivos de la categoría Elecciones

LOS INDEPENDIENTES


Por Mariela Sagel, 14 de enero de 2019, La Estrella de Panamá

     Estas últimas semanas el tema de los candidatos independientes a la presidencia ha tomado relevancia primero porque se vencía el plazo para que se definieran quienes eran los tres que se quedaban y segundo, por las declaraciones altisonantes y en ocasiones, chabacanas, que algunos de ellos dieron a los medios de comunicación.

     Marco Ameglio, que entró casi de último en el proceso de recoger firmas –respaldado por una bien fondeada chequera— fue a un programa de televisión con el vicepresidente títere que escogió (a quien no dejó ni hablar) y estaba desaforado, fuera de sí, señalando, acusando, denigrando a sus contendientes.  Ese mismo día ofreció una conferencia de prensa y siguió con el desbocado discurso.  Imagínense a este señor de presidente enfrentando una crisis, se perdería toda la majestad del puesto.  Debería haber sido más comedido, teniendo, como se vanagloria, una vasta experiencia en las lides políticas.

     El tal Dimitri Flores, que nadie sabe de quién es el caballo de Troya, fue otro que perdió los estribos, se desbocó en entrevistas y hasta recursos de impugnación presentó contra el proceso que, hasta ahora, que iba arriba entre los que aspiraban a ser uno de los tres independientes, se había llevado de manera correcta, despotricó de forma descontrolada contra sus contendientes y contra el Tribunal Electoral. 

     El final fue casi de “photo finish”, inesperado, en el caso de Ricardo Lombana.  Dos de los tres se han proyectado de manera correcta (Lombana y Gómez), sin estridencias y con respeto a todos los que hemos seguido con avidez el proceso.  Es la primera vez que se da y por eso puede mejorarse y tienen que hacerse ajustes.

     Guardemos celosamente las cifras de las firmas que los tres candidatos independientes obtuvieron (y que fueron válidas) para que las comparemos con los votos finales que obtengan a ver si estamos listos para que una figura sin partido dirija a este país.

POSCAMPAÑA

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 23 de septiembre de 2018

      Montréal, QC, Canadá – Viajé a esta hermosa ciudad de uno de los países más avanzados del mundo al día siguiente que se realizaron las elecciones primarias del Partido Revolucionario Democrático (PRD) en las que, como candidato presidencial resultó vencedor Laurentino Cortizo, con más del 60% de los votos emitidos válidos.  La estructura y organización del mayor partido de Panamá se puso a prueba a todo nivel, pues casi el 60% de la membresía salió a votar, lo que no puede hacer ningún otro partido constituido (no sé si los que acaban de recibir el beneplácito del Tribunal Electoral lo hagan).  Varias lecturas se pueden hacer de estas elecciones primarias y desde la corta distancia me atrevo a elaborarlas.

En el PRD la campaña de #NoALaReeleccion no caló porque casi todos los diputados que fueron a por ella salieron de candidatos.  Incluso los que corrieron para varios puestos, como es el caso de Iván Picota (que corrió para alcalde y diputado) y de Zulay Rodríguez, que lo hizo para presidenta y diputado.  El resultado de tan amplía concurrencia a las urnas es parte de los “aportes” de esos diputados y representantes, que movilizaron por tierra, mar y aire a sus huestes, con prebendas o no.  Hay que reconocer que el candidato Cortizo hizo una larga y bien estructurada campaña proselitista, que se vio empañada por su negativa a participar en debates y de responder a entrevistas al final de la contienda.

Las nuevas reglas del Tribunal Electoral, si bien estrictas, resultaron efectivas, pues el jueves previo a los comicios tuvo que removerse toda la propaganda electoral en vallas y demás lugares visibles y también se dejaron de pasar cuñas de radio y televisión y de pautar avisos de prensa.

El discurso del triunfo ha sido señalado como plagio, lo que no se ajusta a la realidad.  Es muy probable que el señor Cortizo no tenga a los mejores logógrafos en su equipo.  En julio de este año el Tribunal Electoral invitó al destacado politólogo español David Redoli a dictar un taller sobre comunicación política y redacción de discursos, en el que participaron miembros de todos los partidos (incluyendo al FAD y Alianza) y también independientes y empresas de comunicación.  Era una forma de anticiparse a elevar los discursos políticos.  Estoy segura que quien le escribió el discurso del triunfo no fue a es taller.

El error de Cortizo no fue utilizar las mismas expresiones que recientemente (muy recientemente para que esté en la estrecha mollera de los arnulfistas) usó Andrés Manuel López Obrador (AMLO), presidente electo de México, porque sus expresiones de “prohibido robar, prohibido, mentir y prohibido ser cobarde” no son privativas de AMLO, son principios universales adoptados por la Organización de Naciones Unidas (ONU).  Lo que le faltó al “speech writer” fue dar el crédito de donde se tomó, lo que no solo una muestra es cortesía sino de sapiencia.

Los que sí la botaron el día de las elecciones fueron los arnulfistas con un comunicado que a todas luces los retrata de cuerpo entero.  Sin guardar la gallardía que se merecen los adversarios, (más cuando fueron aliados todos estos años en la Asamblea Nacional y sus donativos perniciosos ayudaron a poner al Secretario General del CEN del PRD en 2016), publicaron una sarta de supuestos que refleja la clase de partido que son y nunca han dejado de ser: lúmpenes intelectuales (casi un oximorón) cuyas pobrísimas ejecutorias, sino nefastas, los señalarán por muchos años. Lo único de verdad que tenía ese comunicado era que aceptaba que su gobierno era una continuación del de Ricardo Martinelli, pues empezaron juntos hace 10 años a destruir al país. En más de una ocasión mencionaron los últimos 10 años de gobierno, como si las obras que han hecho hayan solucionado los graves problemas que confronta Panamá y que cada día se agudizan más por falta de planificación, falta de visión y por gobernar para unos pocos en detrimento de la mayoría, creando una desigualdad desproporcionada.

Vuelvo a recordar lo que escribió el pensador y filósofo italiano Umberto Eco antes de morir: “las redes sociales le dan espacio a legiones de idiotas y que no permiten conocer quién está diciendo una imbecilidad”. De éstas vamos a ver mucho en la próxima campaña electoral.  No contribuyamos a la imbecilidad que ya se ha apoderado del Internet (y de algunos aspirantes, uno en especial que no ha podido ni planificar un barrio excepcional como El Cangrejo y quiere ser presidente). Será para ahogarnos a todos.