Archivos de la categoría Entrevista

LOS CUADERNOS DELIRANTES DE PEDRARIAS

Por Mariela Sagel, Vida y cultura, La Estrella de Panamá, 4 de agosto de 2019

     Durante la Feria Internacional del Libro y dentro de las celebraciones de los 500 años de la fundación de la ciudad de Panamá (la primera que establecieron los conquistadores españoles en el Océano Pacífico) el polifacético abogado Milton Henríquez presentará su libro “Los cuadernos delirantes de Pedrarias”.   Si bien hace referencia a Pedro Arias Dávila, quien fundó “la muy noble y leal ciudad de Nuestra Señora de la Asunción de Panamá” el 15 de agosto de 1519, el libro tiene un propósito más profundo, que es el de tratar de entender el sentido de la vida y los propósitos por los que estamos en este mundo.

     Con el fin de comprender la intención que tenía el destacado autor en esta su primera novela, le hice una pequeña entrevista que aquí reproduzco:

Presentación del libro en Casa de América, Madrid, por el padre Luis de Lezama

MS ¿El personaje de Pedrarias te surgió por la conmemoración de los 500 años de la fundación de Panamá, o era ya una idea que te venía dando vueltas en la cabeza?

MH: La idea surge de la conjunción de dos elementos que llegaron a mi conocimiento hace unos años: Primero, que Pedro Arias Dávila “Pedrarias” era miembro de un linaje de judeoconversos y segundo, que la palabra Panamá en hebreo se puede leer como Penimá (que significa “de mis entrañas” o “de mi interior”). De allí empecé a especular si Pedrarias sería, más que judeoconverso, criptojudío y si la fundación de la Ciudad de Panamá pudiera haber tenido un significado místico además del geopolítico. El que estuviéramos acercándonos al quinto centenario de la fundación fue un acicate para terminarla y publicarla, pero realmente la publiqué y la presenté en España el 11/11/11 porque encajaba con el número maestro que transcurre en la novela.

MS: ¿Qué fecha fue 11/11/11?

MH: En la novela explico un poco en cómo la Gematría o numerología y el 11 -que es uno de los principales números maestros- juega un papel determinante. Como estaba casi lista ya para octubre, me empeñé en poder sacar la primera edición el once de noviembre (mes once) de 2018 (2+0+1+8 = 11) o sea el 11/11/11.  Ese día la subí a Amazon, desde donde se ha vendido en forma electrónica.

Portada del libro impreso

MS: ¿Sientes que, aunque explicas que “Esta es una novela, nada de lo escrito es o sucedió como aquí se cuenta… o tal vez sí” desnuda parte de ti, o sea, ¿transmites parte de tu ser interior?

MH: Creo que todo escritor de ficción siempre deja retazos autobiográficos en su obra. En casi todos los personajes hay algo de mí, pero también de personas que he conocido “en persona” o a través de lecturas o documentales. La labor del escritor – o del pintor en otros casos- es plasmar en un solo personaje o en una misma escena, elementos que ha tomado a lo largo de su vida y que luego los integra en un protagonista, en una narración o en un lienzo. A partir de allí y tal vez para poder hacer un relato coherente, se agregan cosas de la pura imaginación.  Ahora bien, como eres escritora, comprenderás perfectamente lo que te voy a decir ahora, hay momentos en que te fluyen ideas para plasmar en el texto que tú no sabes realmente de dónde salieron, simplemente fluyen; en otros momentos la novela toma posesión de ti y no te deja escribir lo que quieras si no lo que hace sentido ante lo ya expuesto. Si está mandando tu mente e imaginación o un ser interior (si no fueran la misma cosa) lo dejo a tu imaginación.

MS: ¿Has sido siempre cabalista o te iniciaste hace poco en ello?

MH: La verdad es que no soy cabalista; sí soy un estudioso del misticismo -y por supuesto de la Kabbalah también- pero desde un punto de vista de curiosidad intelectual. De esos estudios -así como de otros tales como la historia, la física o las ciencias de la salud, por ejemplo- uno toma enseñanzas para ser una mejor persona o llevar una mejor vida, eso no te hace ni cabalista, ni físico nuclear ni médico.

Otra de las presentaciones realizadas en España

MS: ¿Sientes que la investigación que has llevado a cabo, que se nota que ha sido exhaustiva, te eleva a un nivel de misticismo que no tenías o simplemente nos lo has ocultado?

MH: Lo que he hecho es verter en una novela muchas cosas que he aprendido a lo largo del tiempo; en el proceso de escribir, busqué, en Internet o en libros, elementos puntuales para explicar algo o para encajar una idea en el contexto; esa investigación muchas veces me puso de frente a otros elementos que no estaba buscando pero que me fueron útiles y los incorporé a la narración. Todo este proceso de búsqueda de conocimiento también produce un resultado de autoconocimiento y de comprensión de otros planos de nuestra existencia.

MS: En la presentación en Casa América relatas cómo empezaste una especie de novela colectiva…… ¿siguió siendo así o la seguiste tú solo?

MH: La verdad es que fue un esfuerzo fallido. Con las dos informaciones iniciales – el posible criptojudaísmo de Pedrarias y el significado alternativo de “Panamá” en hebreo- escribí un par de pliegos e invité a mis hijos y sobrinos – en la familia hay muchos miembros con talentos e inquietudes literarias y artísticas- a que la siguieran; quería hacer una “creación colectiva” tipo “Improv” en donde cada uno le iba agregando a la historia un par de páginas hasta que obtuviéramos un cuento corto. Nadie escribió nada y allí quedó el texto flotando por un par de años. De vez en cuando lo miraba y le agregaba algo; en otros momentos leía algo y lo guardaba “para la novela” pero no avanzaba mucho. Cuando me destinaron a España sentí que ese era el tiempo y lugar en el que se podría concluir y así fue. Sí hubo momentos en los que envié borradores a parientes y amigos -a quienes les había contado que estaba escribiendo la novela y algo de la trama- y estos además me mandaban recortes, enlaces de Internet y hasta libros para contribuir, así que hubo muchos “lectores mártires” -especialmente mi esposa Alexandra Ciniglio- que me hicieron valiosos comentarios y observaciones para la novela y luego mi nuera Andrea Cogollos que hizo una prolija corrección ortográfica y el escritor Claudio De Castro, que fue mi mentor en todo el proceso de publicación. No menciono aquí a todos los “mártires” porque son más de lo que cabe en un párrafo y por no cometer la injusticia de olvidar a alguno en la lista.

MS: Desvelas muchas cosas desconocidas, sobre Pedrarias, sobre Cristóbal Colón, sobre los hermanos Pinzón, ¿crees que los panameños interiorizarán estas revelaciones?

MH: La novela está escrita en capas (como explico que se han escrito otras obras) hay personas que se quedarán en la primera y hay personas que comprenderán hasta la última. Mi deseo es que la disfruten mientras lo hacen y que si encuentran algo de valor para sus vidas lo puedan incorporar para ser más felices, aunque sea por el rato en que pasaron sus páginas.

MS: ¿Y por qué la insistencia en el 11?

MH: La explicación está en la novela, pero hay mucho material en libros y videos para quienes quieran profundizar en el 11, en otros números maestro y en la numerología en general. Realmente lo incorporé al conversar, en momentos distintos, con dos amigos que lo estaban empezando a ver; me puse a investigar y lo contrasté con ellos. Por otra parte, algunas cosas que explico del 11 en la novela – en particular sobre la relación con el 2- surgieron mientras escribía y parecían venir de ese “ser interior” del que hablamos antes y allí están plasmadas no porque las haya validado, sino porque me hacen sentido en el contexto de la novela.

MS: ¿Fuiste a todos los lugares que allí relatas?: Barcelona, Carboneras, Bugía (en Argelia). ¿Viste el baile de los derviches?  Porque has vivido en los últimos años en Madrid.

MH: Fui a todos, sea porque debía ir por otras razones o por documentarme para la novela, excepto a Bugía que la describí en base a fotos de Internet y Google Maps. El baile de los derviches solo lo he visto en video y las explicaciones sobre los instrumentos musicales las tomé de algunas charlas de místicos sufíes y algo de imaginación.

MS: Y las personas que son tus protagonistas, los de la hermandad, ¿existen? ¿Son reales?

MH: Prácticamente todos los personajes son cócteles de gente que conozco. Cócteles de personalidades y de situaciones o vivencias, pero no te puedo decir que un personaje es esta persona o ésta otra en particular. No sé si existe la Hermandad, pero me gustaría pensar que sí.

MS: ¿Todas las prácticas de relajación las sigues haciendo, las hacías antes de escribir este libro o las encontraste en tus investigaciones?

Presentación en el GSG Hub Business de Madrid

MH: Algunas las he hecho, otras las he dejado de hacer -más por falta de disciplina que por otra causa- y en algunos casos siento que una vez que internalizas la “Regla de Oro” y te esfuerzas en conducirte bajo ella, requieres de menos terapias de “limpieza espiritual” porque vives más dentro de la “higiene espiritual” o sea, no tienes tanto que limpiar porque intentas no ensuciar. También he comprendido que estás en esta vida y en tu contexto – en tu “aquí y ahora”- por un propósito y si te desconectas demasiado del mundo y te encierras en una burbuja espiritual, puedes no vivir las experiencias por las cuales estás aquí y ahora y que tienen un propósito.

MS: ¿Cuánto tiempo te tomo escribirla?

MH: Como te conté, fue un proceso de siembra, penumbra, soles y lunas hasta que germinó. La labor principal la hice entre julio y agosto de 2018 -periodo en que hay menos compromisos diplomáticos en España y más disponibilidad de tiempo en las “horas libres”- luego en septiembre, octubre y noviembre hice las correcciones y el pulimiento final con la ayuda de los “mártires”.

SOBRE EL AUTOR:

Abogado de profesión, ha desempeñado diversos puestos públicos y privados, entre los que está el de diputado y ministro, además de embajador de Panamá en España.  Se ha desempeñado en los medios de comunicación y la docencia.  El libro fue presentado en enero de este año en Casa de América, por el padre Luis de Lezama, novelista y pedagogo, ante un numeroso público, entre los que se encontraba el expresidente panameño Ernesto Pérez Balladares.  También lo ha presentado en la Casa Sefarad-Israel, en Oviedo, Asturias, en Alcoy, Valencia, el GSG Business Hub en Madrid y ahora en Panamá.

Las presentaciones de este libro se llevarán a cabo en la Feria del Libro de Panamá, el 15 de agosto, a las 7 de la noche y en el Museo de la Plaza Mayor del Conjunto Monumental de Panamá Viejo, el viernes 16 de agosto a las 11 de la mañana.

PARADOJAS DE LA PAZ Y DEL PODER

Por Mariela Sagel, Vida y Cultura,  2 de septiembre de 2018, La Estrella de Panamá

Bajo el sello Debate de la editorial Penguin Random House se publicó en julio el libro “Santos: Paradojas de la paz y del poder” de la periodista colombiana María Jimena Duzán.  Ella estuvo recientemente en Panamá, coincidiendo con los invitados a la Feria del Libro, sus colegas y amigos Jon Lee Anderson y Patricio Fernández, y conversé sobre esta valiosa publicación que recoge lo que vivió el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, “que consiguió poner fin a una guerra de más de 50 años a costa de su propio declive político”.

MS: Cuéntame de qué va el libro…

MJD: El libro lo empecé a escribir hace cuatro años y medio, cuando se inició el proceso de paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno colombiano, pero terminó siendo un libro sobre la labor o el papel que desempeñó Juan Manuel Santos en todo esto que se ha vivido, que evidentemente ha dejado al país dividido.  Esa es básicamente la historia.  Iba a ser un libro sobre el acuerdo de paz y cuando se perdió el plebiscito me llama mi agente de Estados Unidos y me dice: “yo creo que le van a dar el Premio Nobel a Santos…”  Entonces hago una mezcla; no es un libro sobre Santos, es sobre todo lo que él hizo alrededor de lo que nos pasó, incluido el día en que perdimos el plebiscito.  Yo empiezo desde octubre 3 hasta principios de diciembre, días que cambiaron la historia de Colombia.  Traté de contar lo que vivimos esos días.

Portada del libro “Santos, paradojas de la paz y del poder”

MS: ¿Cómo lo vivieron ustedes?

MJD: Pues se perdió por muy poco, 54 mil votos.  La gente que votó fue poca pero el gran derrotado fue el que no fue convencido de la bondad del acuerdo de paz, Santos no logró convencer al país.  Eso fue lo que se perdió.

MS: ¿Y cómo explicas la demografía de los que votaron por el NO?

MJD: Los que votaron por el NO es la gente que no está afectada por el conflicto, que reside en áreas urbanas. El voto SI fue el del Pacífico, de la costa, donde se ha vivido el conflicto.  ¿Pero cuál es el problema del acuerdo de paz? Es un acuerdo tan complicado, tan difícil de entender que apenas ahora es que estamos entendiendo su dimensión. Y es parte de lo que yo trato de hacer en el libro, explicar qué fue lo que pasó. Llevábamos 54 años de guerra, estábamos en una cosa totalmente ilógica que se volvió lógica para todos y de repente, se rompe eso y lo primero que sufrimos es un desconcierto profundo.  Eso es normal, ha pasado en otros países donde se ha introducido la figura del plebiscito en estos temas, como en Guatemala, donde también se perdió.  Pero nosotros hicimos uno a la semana de haberlo firmado.  En Irlanda el acuerdo se hizo un año antes de que se llevara a consulta.  Pero nosotros hicimos un absurdo, hicimos un referéndum a la semana de haber firmado un acuerdo, que nadie entendió, que tenía 297 páginas que nadie leyó y rompía una tradición de algo que se veía por televisión y que los que la sentían no eran importantes.

MS: ¿Y de quién fue la culpa?

MJD: De Juan Manuel Santos.  Álvaro Uribe tiene una posición absurda, con la cual yo no estoy de acuerdo.  Hubo una falta de comunicación, Santos estaba haciendo muchas cosas a la vez.  Eso de romper ese cordón umbilical con la guerra fue determinante, no hizo todo bien, como no hacer pedagogía del acuerdo. Y Uribe hábilmente aprovechó y se montó en que era una prebenda para las FARC y resulta que el 80% del acuerdo no tenía que ver con ellas, sino con reformas que había que hacer y que habían sido abandonadas por parte del estado, precisamente por la guerra.  Muy hábilmente Uribe redujo todo eso a que era en beneficio de las FARC y que era una reforma socialista (Santos no puede ser más de derecha).  Fue más una debilidad de Santos que una fortaleza de Uribe.  El presidente logró el acuerdo, lo llevó a buen puerto, pero para eso decidió sustraer a la sociedad, y trató de blindarlo para que no se rompiera, como había ocurrido en el pasado.  Se pudo haber hecho de otra forma, lograr el acuerdo y esperar un tiempo, y llevarlo a consulta para legitimarlo.  Y se equivocó, se equivocó profundamente y si no hubiera recibido el Premio Nobel no hubiera podido reabrir el nuevo acuerdo.

MS: ¿Y esa celebración que se hizo en Cartagena antes del plebiscito?

MJD: Sí, fue una celebración casi mundial, porque era una guerra que terminaba, la guerra más larga del mundo, y era la única noticia buena que había.  Era obvio que de allí saldría un Premio Nobel, pero colectivo, Santos, Timochenko, las víctimas, pero qué pasó, con la pérdida de la consulta popular la academia decidió que para impulsar al acuerdo había que darle el premio a Santos y eso le ayudó a remontar semejante revés y reabrir la mesa de negociación, en la que el propio Uribe se quedó corto porque no sabía cómo no decirle que no.  Fueron unas negociaciones muy interesantes, se incluyeron nuevos puntos del NO y a última hora Uribe se negó, porque él sabía que su candidato iba a ganar las elecciones.  Pero Santos logró que se firmara y ese documento sí ha tenido mucho más conocimiento de parte de la sociedad colombiana y ese proceso le dio legitimidad al acuerdo que se había perdido y Santos logró sacarlo adelante.  Y digo como colombiana que afortunadamente, porque si no, la posibilidad que tendríamos de volver a la lucha armada era altísima.  Ya eso se acabó, y ese es el gran logro de Juan Manuel Santos.

María Jimena Duzán, foto cortesía de la Revista Semana

MS: ¿Y en qué estado está ese nuevo acuerdo?

MJD: Se hizo un nuevo acuerdo que incluyó 140 propuestas del NO y a última hora Uribe se paró porque lo que él quería era que no hubiese acuerdo, allí lo cuento en el libro. Él quería que no se aceptara que había habido conflicto.  Es una discusión ideológica con la que nunca nos vamos a poner de acuerdo. Y segundo, no quería ver a la gente de las FARC en el congreso, o como candidatos.  Los quería en la cárcel.  Pero uno no hace un acuerdo de paz para meter a todos en la cárcel…

MS: ¿Y qué piensa hacer Iván Duque, el nuevo presidente, con todo esto?

MJD: A Duque le toca, por constitución, cumplir el acuerdo, está tratando de hacer las cosas más responsablemente, pero tiene a Uribe encima, que es su mentor, que está desesperado; renunció, pero revocó la renuncia, tiene menos votos que en las elecciones antepasadas en el congreso, está bajando en popularidad y tiene una investigación por manipulación de testigos en contra de Iván Cepeda, un senador que es su enemigo.  Duque tiene que respetar y llevar a buen puerto el nuevo acuerdo.

MS: ¿Y cómo ha tomado el expresidente tu libro?

MJD: Me llamó y me dijo que solamente tenía algunos errores fácticos, que no son importantes, le gustó mucho.  Yo hice muchas reuniones con él, pero nunca le mostré nada porque de eso no se trataba.  “Siéntase muy contenta con el libro, buen trabajo” me mandó por WhatsApp.  Al principio lo percibía como un oportunista, arrogante, y nos sorprendió con el compromiso de terminar la lucha armada.

 

Hay muchos problemas por delante, el desplazamiento y aumento de los cultivos de coca, y los retos del nuevo gobierno, pero no tuvimos tiempo de ahondar en ellos porque partía su avión y quedamos con el compromiso de que se presentará el libro en Panamá lo antes posible.

MARIA JIMENA DUZAN:  Periodista y politóloga, ha trabajado para los más importantes medios de su país natal, Colombia, como son El Tiempo, El Espectador y la revista Semana, donde labora actualmente.  Su tutor periodístico fue Guillermo Cano, que fue asesinado por sicarios pagados por Pablo Escobar.  Fue una de las periodistas más críticas del gobierno de Álvaro Uribe.  Ella misma ha sufrido constantes amenazas de muerte y su hermana Silvia, también periodista, fue asesinada por los paramilitares cuando realizaba un reportaje para la BBC de Londres.  Es fundadora del primer postgrado de periodismo en Colombia en la Universidad de los Andes y lo dirigió por varios años.  Duzán ha recibido numerosos premios internacionales por su valiente labor periodística.  Es autora de varios libros, entre ellos “Crónicas que matan”, “Así gobierna Uribe” y “Mi viaje al infierno”.