Archivos de la categoría Facetas

Una manera diferente de contar una historia

EL HOMBRE QUE AMABA LOS PERROS

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

Facetas, 13 de marzo de 2011

Estamos acostumbrados a leer la historia de una manera vertical y si se trata de una vida novelada, el escritor debe hacer uso de sus más creativos recursos para que la novela sea atractiva y sobre todo, muy leída. En este caso, el libro que hoy reseño es la vida de Ramón Mercader del Río, el asesino de León Trosky, líder soviético que fue desplazado del poder y tildado de renegado por Josef Stalin en 1929, creador de una corriente que hasta hoy se conoce como troskismo (que se define como la ‘revolución permanente’). Al ser deportado, Trosky y su esposa, Natalia Sedova, emprendieron un periplo que los llevó a varios países – después de pasar por las heladas estepas rusas— y finalmente, gracias a la aceptación del presidente mexicano Lázaro Cárdenas, acabó sus días en Coyoacán, barrio emblemático del distrito federal de México, primero en la Casa Azul de Frida Kahlo y su marido, el pintor Diego Rivera, y después en una fortaleza que hoy día sigue siendo visitada como el lugar donde lo asesinaron. 

Lev Davidovich Bronstein, que era su verdadero nombre, antagonizó al inicio de la revolución bolchevique con Lenin, pero al lograr el triunfo, en 1917, se alió al líder soviético hasta que éste se separó de la conducción del país debido a una enfermedad. Stalin le declaró la guerra y no solo lo mandó al exilio, sino que posteriormente armó todo un engranaje para asesinarlo, tan complejo que sumó en su empeño a varias personas de diferentes nacionalidades, entre ellas Ramón Mercader y su madre, Caridad del Río, que eran catalanes. Trosky llegó a México en 1937 y fue asesinado el 20 de agosto de 1940. Antes que Mercader lograra matarlo sufrió un atentado donde participaron unas 20 personas comandadas por el pintor David Alfaro Siqueiros. Trosky, además de sus teorías ideológicas, estaba muy al tanto de las pretensiones stalinistas de aliarse a los fascistas que dirigían Alemania e Italia.

EL AUTOR

El hombre que amaba los perros es una novela escrita por el cubano Leonardo Padura y publicada por la editorial Tusquet en 2009. Padura es un brillante y muy laureado escritor que tiene a su haber varias obras, especialmente de índole policíaca de la serie del detective Mario Conde, que suman unas cuatro. Ha publicado también otros libros y escrito guiones de películas y, a pesar de habérsele otorgado la ciudadanía española, prefiere seguir en el barrio habanero donde nació, Mantilla, porque alega que ‘La Habana es un lugar donde se puede siempre tener una conversación con un extranjero en una parada de guaguas’.

Para el autor, que lleva dentro ese espíritu detectivesco que distingue a su protagonista Mario Conde, El Hombre que amaba los perros ha sido «la más difícil de concebir, la más ambiciosa, la más compleja, la más profunda que he escrito hasta hoy».

EL LIBRO

La novela es fascinante, una de las mejores obras que he leído, y refleja los largos años de investigación que se tomó el autor para escribir tan cautivante historia. Gracias a la erudita descripción y al manejo de tres planos desde donde aborda el tema, cada página es un descubrimiento de los personajes que, siendo históricos, reflejan una compleja condición psicológica, con sus inquietudes, pasiones, debilidades y miedos. La base de la historia es la narración de un aspirante a escritor cubano a quien le heredan un manuscrito, que supuestamente es del propio Mercader, que pasó sus últimos años en Cuba, después de cumplir 20 años de cárcel en México (en la legendaria prisión de Lecumberri) y posteriormente su vida árida pero con algunas prebendas, otorgadas por la Rusia soviética por ser un héroe de la revolución.

Como El Quijote, ‘la narración viene a ser un tejido, una suma de testimonios, perspectivas y fuentes diversas y juega hasta con la noticia en el mismo libro de la obra que el autor está compilando’.

A pesar que el libro es una respetable edición de 570 páginas, uno no quiere que se acabe la historia, ansía que ocurra el anunciado golpe mortal mediante un ‘piolet’ en el cuello de Lev Davidovich, pero presiente que cuando éste se consume, se acabará la trama. Sin embargo, es tan extraordinario el libro que el desenlace sigue, con la posterior captura de Mercader, su juicio y encarcelamiento, su viaje a la Unión Soviética, su reencuentro con su mentor –el que lo reclutó para perpetrar el asesinato— y sus años finales en Cuba, donde acompañado de dos espléndidos borzois (galgos rusos) conoce a quien es depositario de sus confidencias. La novela está completamente redonda en su concepción y en su desarrollo. Es preciso leerla con fruición y disfrutarla con un diccionario a un lado porque el autor hace mano de tan buenos recursos lingüísticos que aprende uno no solo palabras que son exquisitas sino descripciones que te dejan sin aliento.

LA EDICIÓN

Tusquets es una afamada editorial que poca presencia tiene en Panamá. Siempre que hago una reseña de un libro trato de asegurarme que el mismo esté disponible en las librerías panameñas pero en este caso, apenas he podido sugerirle a un par que lo traigan porque el libro vale su peso en oro. Es muy lamentable que los vendedores de libros no estén pendientes de las novedades de gran valor literario y prefieran los best sellers de auto ayuda que sacian la curiosidad de los lectores. Las personas que conozco que han leído el libro lo adquirieron ya sea en el extranjero o lo pidieron en Amazon, como fue mi caso. Aún aquellas casas editoriales que tienen su sede en Panamá no se preocupan por tener los últimos títulos, como pasó en el caso de mi última reseña de los libros de Claudia Piñeiro, cuya obra premiada el año pasado, Las Grietas de Jara, no ha llegado todavía a nuestro país.

Se dice que en Panamá no se lee pero no es cierto, cada vez son más las personas que cultivan este hábito y la misión de todo librero o promotor de lectura responsable es, precisamente, orientar al lector ávido de buenos libros. En ese sentido, mi contribución es apenas un pequeño esfuerzo para ir combatiendo la inconsciencia por medio de la cultura que es, al final, la que nos sacará del marasmo en que nos encontramos.

 

Una contadora, pero de historias

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

Facetas, 27 de febrero de 2011

Claudia Piñeiro es argentina, nacida en la Gran Buenos Aires, y aunque estudió y trabajó en el campo de la administración como contadora, un buen día se decidió por la escritura y ha logrado, en diez años, hacerse con varios premios y una de sus obras ya ha sido llevada al cine, Las viudas de los jueves.

Dice la autora, que además es periodista gráfica, guionista de televisión y dramaturga, que un buen día, cuando iba en misión de trabajo, aburrida de hacer inventarios y lidiar con los fríos números, leyó la convocatoria del premio de la editorial Tusquets para La Sonrisa Vertical (sello que esa casa editora dedica a la literatura erótica) y decidió participar. Postuló El Secreto de las Rubias y quedó entre las diez finalistas. Y eso que no sabía, cuando leyó el aviso, de qué se trataba. Siempre le gustó escribir pero se decidió, a los 31 años, a tomarlo en serio.

Y tan en serio lo ha hecho que su último libro, Las grietas de Jara, obtuvo en la última Feria Internacional del Libro de Guadalajara el Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2010, galardón que se otorga desde 1993 al mejor trabajo literario escrito por una mujer. Otras ganadoras de ese premio lo han sido Marcela Serrano por su novela  Nosotras que nos queremos tanto (1994), Dulce Compañía de Laura Restrepo (1997) y El Infinito en la Palma de mi mano, de la nicaragüense Gioconda Belli (2008).
DE VIUDAS Y GRIETAS

Las viudas de los jueves y Las Grietas de Jara son dos historias opuestas que, sin embargo, tienen un denominador común, que es la permanente falsedad de las apariencias sociales, de las rutinas domésticas, de las relaciones de pareja que no se soportan. La primera retrata una vida idílica de un grupo de parejas que viven en un residencial resguardado con portones reforzados y sistemas sofisticados de vigilancia. En Altos de la Cascada todos tienen un mismo estilo de vida y aquel que tenga problemas económicos para mantenerlo, hará lo que sea para que no se note y para que nadie se entere.

En Altos de la Cascada los hombres se reúnen todos los jueves para jugar al póker y sus esposas se autodenominan ‘las viudas de los jueves’. José Saramago, el premio nobel lusitano fallecido el año pasado, describió la obra cuando fue jurado del Premio Clarín como ‘una novela ágil, escrita en un lenguaje perfectamente adecuado al tema, un análisis implacable de un microcosmos social en acelerado proceso de decadencia’. Por su parte, la escritora española Rosa Montero, también jurado de ese premio, la destacó como ‘una novela coral, sólida y solvente, con un agudísimo retrato sicológico y social, no solo de la Argentina de hoy sino del mundo acomodado occidental’. Altos de la Cascada bien puede ocurrir en Costa del Este o en Camino de Cruces, donde exista una verdad que haya que silenciar, o donde un paraíso esté a punto de estallar.

La historia de Claudia Piñeiro fue llevada al cine por el también argentino (y español) Marcelo Piñeyro en el año 2009. El director ha recibido 21 premios a lo largo de su carrera, entre los que destacan dos premios Goya, uno de ellos por Plata quemada. A ver cuándo podremos ver esa película en Panamá.

Las grietas de Jara representa una realidad totalmente diferente de la privilegiada clase social de Altos de la Cascada, la de los profesionales medios que se transportan en subte (como le llaman en la Argentina al metro) y en esa novela la autora demuestra que tiene una prodigiosa capacidad para construir personajes y mantenernos en vilo, donde se cuela la crítica social. Es, según dice la contraportada, una reflexión acerca del matrimonio y la crisis de la mediana edad, y las dificultades de vivir en un mundo donde las reglas las imponen los más fuertes.

La historia es profunda y desgarradora y tiene un desenlace impredecible. Muchos de los que la hemos leído nos preguntamos si la irrupción de una joven en la vida del arquitecto es la que desencadena toda la insatisfacción que lleva acumulada por años de cotidianeidad y de rutina, disfrazados de estabilidad en un matrimonio muerto en vida, o si es la presión que ejerce el secreto que lleva dentro y la tragicomedia que a diario monta su mujer por no saber lidiar con una hija adolescente lo que lo hace reventar y cambiar todo por la torre de sus sueños, que por veinte años ha dibujado en un estudio de arquitectura al que nunca le han ofrecido ser socio.

En dos escenarios completamente diferentes se une un denominador común: la agudeza de ir al meollo de la hipocresía social de una clase y de la otra. Enhorabuena por la insatisfacción que se le presentó a la autora en forma de un aviso de convocatoria para un concurso literario, y que la lanzó a dedicarse a seguir siendo contadora, pero ya no de números, sino de historias.

La autora también ha publicado otros libros, entre ellos Tuya (2008) que ahora mismo está en pre producción para ser llevada al cine, Un Ladrón entre nosotros (2005) y varias obras de teatro. Las viudas de los jueves obtuvo el premio Clarín de Novela el año de su publicación (2005). La autora alega que no puede sacarse a la muerte de encima y que no lo hace como un atractivo para sus lectores. En Las Grietas de Jara juega con el género policial y denota un amplio conocimiento de los estilos arquitectónicos, ya que el padre de sus tres hijos es arquitecto. En este último su personaje principal es por vez primera un hombre y le costó poder convencer a sus amigos que le contaran sus más íntimas fantasías sobre las mujeres para poder reflejarlas en el libro.

Dos excelentes novelas de la literatura femenina que está marcando pautas en el mundo.