Archivos de la categoría Familia

CHIRIQUÍ EN LAS PÁGINAS DE SU HISTORIA

Por Mariela Sagel, Facetas, 30 de octubre de 2016

Gracias al apoyo de varias personas e instituciones interesadas en preservar la historia, y con el respaldo irrestricto del Municipio de David y la empresa Petroterminal de Panamá, se publicó recientemente el libro “Chiriquí en las páginas de su historia 1720-1920”, investigación monumental que por más de 20 años llevó a cabo el Doctor Mario Molina Castillo.  Este acto tan significativo para esa importante provincia panameña se llevó a cabo en la Casa Municipal de Bellas Artes de la capital chiricana, y a él acudieron las personas interesadas en conocer su historia.  Estuvo amenizado por el grupo de cuerdas de la Universidad Autónoma de Chiriquí, interpretando piezas de los pasillos de Vicente Gómez Gudiño, cuya obra más celebrada fue “El suspiro de una fea” con el que nos deleitaron esa noche.

Portada del libro Chiriquí en las páginas de su historia (1720-1920)

Chiriquí en las páginas de su historia 1720-1920” es un enjundioso estudio referencial sobre las estirpes y familias que han ido labrando el intrincado tejido social que ha hecho pujante esa provincia, remontándose a la familia Gallegos, como semilla de la historia de Chiriquí, que empiezan a ser portaestandartes de la historia regional de la región desde mediados del siglo XVIII hasta el primer cuarto del siglo XX.  Cómo a través del fortalecimiento de las redes hegemónicas se fue consolidando el poder político y económico, que basó su fortaleza en la ganadería y el comercio de cabotaje.  La familia Gallegos, objeto de este estudio, procedía directamente del Perú, aunque fueran descendientes de españoles, concretamente de Sevilla.  De igual forma, a Diego de Almagro, conquistador de Chile, le unían lazos a esa familia, según las pesquisas que llevó a cabo el profesor Molina.  Un libro urgente y necesario que resplandece por contar la historia regional, disciplina que se gestó en la escuela de Annales, nacida en Francia a mediados del siglo XX, según nos señala oportunamente el Dr. Juan David Morgan en el prólogo del libro y quien fue uno de los que condujo el ameno conversatorio que se llevó a cabo la noche del 20 de octubre pasado.

Los propulsores del estudio de la historia regional subrayan la importancia de estudiar y analizar lo regional para una mejor comprensión de la historia general, que es lo que ha venido haciendo el Doctor Molina en su dedicada labor de investigador e historiador en todos los archivos donde puede obtener fuentes que respalden sus sólidas investigaciones.

EL AUTOR

Dr. Mario Molina, autor de la monumental obra

El Doctor Molina posee tres licenciaturas, una en historia y geografía y otra en pedagogía, así como un post grado en docencia y un doctorado en Historia de América, de la Universidad de Sevilla, España, graduado con la máxima calificación en su tesis doctoral.  Ha escrito varios libros que lo acreditan como un sólido investigador, tales como el reciente titulado Chiriquí en sus fronteras de producción. Otros son: Migraciones y evolución urbana e industrial; José María Carrillo Tamayo, en la historia de Chiriquí, 1880-1980; La tragedia del color en el Panamá colonial, 1501-1821; Panamá, una sociedad esclavista en el período colonial. Hijos del campo. Bijagual y Cochea en la historia de Chiriquí (una sociedad rural). También sobresale la muy conocida obra Veragua: la tierra de Colón y de Urracá, un estudio geo histórico, urbanístico, económico, político, social y cultural de las provincias de Chiriquí, Bocas del Toro y Veraguas y “David, Historia y Sociedad. Orígenes y evolución pre urbana 1602-1890”. Tiene también un poemario titulado Desnudos en el silencio, y ha sido expositor, conferencista y participante en numerosos eventos relacionados al tema.

Su enorme disciplina investigativa, algo que en otros se ha ido perdiendo en el tiempo, la ejerce de forma ordenada y comprometida en los archivos nacionales de Panamá, Lima, Bogotá, Sevilla y San José, pero sobre todo, es acucioso investigador de los archivos parroquiales.  Comentaba que una de sus fuentes más interesantes las ha encontrado en los archivos de los mormones tanto en Panamá como en David.

El día de la presentación hizo una caldeada defensa en rescate de la investigación, de ese oficio que ahora se ha ido perdiendo por el acceso fácil a la información por medio de un click (a la Internet).  Él es un fervoroso practicante de hurgar en los periódicos viejos y que casi se deshacen en las olvidadas salas de los Archivos Nacionales.

LAS PÁGINAS DE LA HISTORIA DE CHIRIQUÍ

Este libro representa un gran esfuerzo del Dr. Molina para mostrar una nueva rama de la historia social conocida como microhistoria, que no es más que el estudio, con lupa en mano, de acontecimientos y personajes de la historia que usualmente pasan inadvertidos, pero sin cuya existencia resulta muy difícil comprender todo.

De su mano y por medio de intrincados malabarismos, podemos descubrir cómo las élites chiricanas fueron absorbidas por particularismo partidistas emanados, en el fondo, de ambiciones de poder político y personales entre dos bandos, los Gallegos y los Calancha.  Esta búsqueda por la hegemonía política regional la basó el profesor Molina en la obra España invertebrada, de José Ortega y Gasset, en la que alude a esos particularismos políticos regionalistas como el prototipo del divisionismo nacional.  Es así que de la familia Gallegos descienden o están emparentadas las familias De Obaldía, Agnew, Sagel, Venero, Araúz, Franceschi, Lambert, Randolph entre otros que trascendieron en la vida histórica y política chiricana y de Panamá del siglo XIX y comienzos del siglo XX, y que tuvo su principal exponente en José de Obaldía Orejuela, vicepresidente y presidente de Colombia, del Departamento de Panamá, congresista, ideólogo nacional, y otros destacados parientes, como lo fue Carlos Manuel Gallegos, rector del Instituto Nacional, siendo uno de los valores educativos de importancia.

El Dr. César Elías Sanjur, el Dr. Juan David Morgan, Mariela Sagel y el Dr. Mario Molina

Como uno de los mayores aportes que nos brinda este tratado de historia chiricana están las muchas tablas genealógicas que detallan la red social, hegemónica que fue reforzándose por los enlaces matrimoniales entre primos y parientes, especialmente en la tercera y cuarta generación, lo que aseguraba mantenerse en la cúspide social, mediante alianzas de fortunas como un recurso efectivo al usufructo del poder, ya sea por familiares consanguíneos o políticos.  Este proceso endogámico ha sido tratado con singular profundidad y elegancia por el historiador y geógrafo Omar Jaén Suárez en su teoría de “la república de los primos”.

El estudio de redes familiares da como resultado una estructura que tienen un eje conductivo raizal, en este caso la familia Gallegos-Cañoli, que se estableció en Santiago de Alanje y a partir de allí fueron consolidando su poder económico y político a través de los enlaces nupciales con las familias Fernández Ríos, Fernández de Estribí y otros.  Después deviene una historia fascinante que conduce al concerniente o al curioso por un bosque genealógico sin fin donde los protagonistas son las ramas de los árboles que ha ido construyendo y reconstruyendo el Doctor Molina en “Chiriquí en las páginas de su historia 1720-1920”.

Un documento necesario para la comprensión del desarrollo de esa altiva provincia, de sus orgullosos representantes, muchos de los cuales se dieron cita el día de la presentación para escuchar atentos lo que con tanto esfuerzo y con una importante crítica social tiene que decir y sigue diciendo, a través de las páginas de sus libros el Dr. Mario Molina.

Tras las huellas de su andar

MARIELA SAGEL

opinion@laestrella.com.pa

La Estrella de Panamá, 31 de marzo de 2013


El martes 2 de abril llega a la envidiable edad de 90 años mi tío y padrino Jorge Rubén Rosas. Y digo envidiable porque cumplir tantos años con la vitalidad, salud y la memoria intacta es una bendición, sobre todo para los que podemos nutrirnos de sus experiencias.

No va a tener un evento fastuoso como el de mi querido amigo Tony Fergo, porque no ha formado cantantes ni compuesto jingles, pero ha hecho cátedra política, ejercida de manera ejemplar. En su larga vida profesional no solo fue diputado por cuarenta años, llegando a presidir la Asamblea Nacional, sino ministro de Trabajo y viceministro de Gobierno y Justicia. Sus cargos en la empresa privada han sido siempre destacados, siendo gerente de Air Panamá en sus inicios y especializándose en Derecho Aeronáutico, orientando hasta hoy día a grandes consorcios del ramo. Su ejercicio como abogado lo hace desde la firma familiar que fundó con su hermano Olmedo Rosas, y ha sido fundador de empresas de gran prestigio en Panamá, como Aseguradora Mundial y el Banco Exterior (hoy fusionadas y convertidas en multinacionales).

Lo interesante de su arribo a los 90 años no solo es el hecho en sí de haber vivido una vida dejando tantas huellas que emular, sino que las celebre. Hace cinco años, en el 2008, publicó un libro, Huellas de mi Andar, de 460 páginas, donde plasma su recorrido, y todavía hay muchas otras cosas que dejó de plasmar en ese documento. Ahora son varios los homenajes que le preparan para celebrar sus efemérides patronales, la más importante sin lugar a dudas la que le van a hacer en Tolé, una pequeña comunidad en el oriente chiricano, donde nació él y todos sus hermanos, entre ellos, mi madre.

Yo nací en la casa de mi tío Jorge Rubén en Panamá y allí viví con mis padres y mi hermana mayor hasta que tenía cuatro años. Cuando rondaba los dos tuve una caída en un escalón y se me hizo una herida en el canto o comisura externa del ojo, de donde brotaba mucha sangre. Me cuentan los que se acuerdan de ese accidente, que mi tío me llevó al hospital con una pila de pañuelos de hilo, inmaculadamente doblados para su uso y el chorro de sangre no paraba. Siempre ha sido una luz en la vida de mi familia y aunque militemos en partidos diferentes, el respeto a las ideas y el reconocimiento a los méritos de cada uno prevalecen por encima de las pasiones temporales politiqueras.

Uno de los aspectos de su vida que menos se conoce es que fue uno de los impulsores de la ley que creó las universidades privadas, que benefició la fundación de la Universidad Santa María la Antigua, lo que abrió un sendero que ha sido reforzado por la instauración de otros centros de educación superior que satisfacen la demanda por especializarse que tienen los panameños, especialmente la Universidad Autónoma de Chiriquí, creada mediante Ley Orgánica.

El otro es el que lo mantiene atado a su natal Tolé, y sus huellas son palpables, en la construcción de obras alrededor de esa campiña. Cuando estaba pequeña e iba a visitar a mis abuelos, vi cómo evolucionaba el acceso, de un triste camino de tierra hacia un ramal de concreto armado que lo comunicaba con la interamericana y la infraestructura que se tendió en el pueblo, desde donde vela por el beneficio de los pobladores de esa región. Su hijo Jorge Alberto ha sabido seguirle los pasos y hoy es el diputado más serio que tiene la Asamblea Nacional, por su verticalidad en los planteamientos y resistencia al transfuguismo.

Gracias a mi tío Jorge Rubén por esa enseñanza de vida y el ejemplo que nos ha dado.