Archivos de la categoría Familia

Tras las huellas de su andar

MARIELA SAGEL

opinion@laestrella.com.pa

La Estrella de Panamá, 31 de marzo de 2013


El martes 2 de abril llega a la envidiable edad de 90 años mi tío y padrino Jorge Rubén Rosas. Y digo envidiable porque cumplir tantos años con la vitalidad, salud y la memoria intacta es una bendición, sobre todo para los que podemos nutrirnos de sus experiencias.

No va a tener un evento fastuoso como el de mi querido amigo Tony Fergo, porque no ha formado cantantes ni compuesto jingles, pero ha hecho cátedra política, ejercida de manera ejemplar. En su larga vida profesional no solo fue diputado por cuarenta años, llegando a presidir la Asamblea Nacional, sino ministro de Trabajo y viceministro de Gobierno y Justicia. Sus cargos en la empresa privada han sido siempre destacados, siendo gerente de Air Panamá en sus inicios y especializándose en Derecho Aeronáutico, orientando hasta hoy día a grandes consorcios del ramo. Su ejercicio como abogado lo hace desde la firma familiar que fundó con su hermano Olmedo Rosas, y ha sido fundador de empresas de gran prestigio en Panamá, como Aseguradora Mundial y el Banco Exterior (hoy fusionadas y convertidas en multinacionales).

Lo interesante de su arribo a los 90 años no solo es el hecho en sí de haber vivido una vida dejando tantas huellas que emular, sino que las celebre. Hace cinco años, en el 2008, publicó un libro, Huellas de mi Andar, de 460 páginas, donde plasma su recorrido, y todavía hay muchas otras cosas que dejó de plasmar en ese documento. Ahora son varios los homenajes que le preparan para celebrar sus efemérides patronales, la más importante sin lugar a dudas la que le van a hacer en Tolé, una pequeña comunidad en el oriente chiricano, donde nació él y todos sus hermanos, entre ellos, mi madre.

Yo nací en la casa de mi tío Jorge Rubén en Panamá y allí viví con mis padres y mi hermana mayor hasta que tenía cuatro años. Cuando rondaba los dos tuve una caída en un escalón y se me hizo una herida en el canto o comisura externa del ojo, de donde brotaba mucha sangre. Me cuentan los que se acuerdan de ese accidente, que mi tío me llevó al hospital con una pila de pañuelos de hilo, inmaculadamente doblados para su uso y el chorro de sangre no paraba. Siempre ha sido una luz en la vida de mi familia y aunque militemos en partidos diferentes, el respeto a las ideas y el reconocimiento a los méritos de cada uno prevalecen por encima de las pasiones temporales politiqueras.

Uno de los aspectos de su vida que menos se conoce es que fue uno de los impulsores de la ley que creó las universidades privadas, que benefició la fundación de la Universidad Santa María la Antigua, lo que abrió un sendero que ha sido reforzado por la instauración de otros centros de educación superior que satisfacen la demanda por especializarse que tienen los panameños, especialmente la Universidad Autónoma de Chiriquí, creada mediante Ley Orgánica.

El otro es el que lo mantiene atado a su natal Tolé, y sus huellas son palpables, en la construcción de obras alrededor de esa campiña. Cuando estaba pequeña e iba a visitar a mis abuelos, vi cómo evolucionaba el acceso, de un triste camino de tierra hacia un ramal de concreto armado que lo comunicaba con la interamericana y la infraestructura que se tendió en el pueblo, desde donde vela por el beneficio de los pobladores de esa región. Su hijo Jorge Alberto ha sabido seguirle los pasos y hoy es el diputado más serio que tiene la Asamblea Nacional, por su verticalidad en los planteamientos y resistencia al transfuguismo.

Gracias a mi tío Jorge Rubén por esa enseñanza de vida y el ejemplo que nos ha dado.

OPUS 90

MARIELA SAGEL
La Estrella de Panamá, 20 de enero de 2013
Hace veinte años recibí una invitación que de manera muy formal me informaba que el comité organizador del primer centenario de Tony Fergo, reunido en sesión extraordinaria, invitaba a una celebración con treinta años de anticipación. Fue una de las mejores fiestas que he asistido y mi parejo en esa ocasión fue mi inolvidable amigo Fernando ‘Ñopo’ Eleta, que no dejó que se le escapara una sola pieza de baile. Hace unos días, Tony volvió a convocar a sus amigos, a sus discípulos, a su familia, a celebrar sus 90 años y otra vez la velada fue inolvidable.

Tony Fergo es una leyenda viviente tanto para la publicidad panameña como para los músicos, ya que ha compuesto más de 500 canciones, entre ellas la incomparable Luna Lunera. Su fama trasciende fronteras y es una referencia permanente para las asociaciones de compositores de habla hispana. La noche de su celebración varios cantantes nacionales y extranjeros se unieron en un coro de voces a rendirle un merecido homenaje, interpretando algunas de sus canciones, y se alternaban en forma individual, para cantar otras. Realmente algunos eran muy buenos y el sentimiento que transmitían era tan intenso que se sentía en la muy nutrida audiencia. Al final del espectáculo, todos le cantaron un happy birthday al estilo Tony.

Con su permanente sentido del humor, Tony agradeció la presencia de tantos amigos y la de su familia diciendo que estaba muy emocionado porque era la primera vez que cumplía 90 años. No hubo detalle que se le escapara, tiene una memoria prodigiosa y mencionó instancias de su vida en Panamá que pocas personas recuerdan y muchos han vivido.

Antonio Fernández Gómez es cubano de nacimiento pero hace más de 50 años llegó a Panamá, donde ha hecho una vida realmente admirable. Es autor de 20 libros de humor y a él se le deben los jingles musicales de muchos comerciales que recordamos con cariño y que esa noche Marianela Hassán se tomó el micrófono para cantárselos. El de Fumigadora Nacional y de las nueve provincias de la cadena de supermercados Gago están entre esos jingles inolvidables. Todos los cantamos a coro, con gran sentimiento.

Hilda, su fiel esposa, que le sigue los pasos en edad y que ha estado un poco delicada de salud, también estaba emocionada de la celebración, recordando cada instancia y cada amigo que se acercaba a saludarla. A Tony se le puede escuchar todos los meses el día de luna llena, en un programa radial al que acude cuando coincide en esa fecha, con su permanente sentido del humor y su memoria privilegiada.

Otros músicos le rindieron sendos honores, como Colaquito Cortés y la misma Marianela, que no paró de bailar, demostrando que el baile es terapia, libera endorfinas y estrés y que a todas las edades es realmente placentero. Erica Enders y Paulette Thomas testimoniaron su agradecimiento de que Tony las guiara en sus carreras profesionales e Idania Dowman, la ‘dama del jazz’ hizo un número fabuloso interpretando una de las canciones que compuso el cumpleañero.

Tony ha tenido una vida envidiable, que él alega ha sido posible gracias a los amigos que lo han inspirado y motivado. Siempre ha sido agradecido, que es la mejor virtud del ser humano, y en respuesta, ha recibido el agradecimiento de tantas personas que ha tocado con su humor, con sus canciones, con su orientación y sobre todo, con su calidez humana e incondicional amistad. Realmente ha sido un privilegio haber estado en ese selecto grupo que por tantos años ha celebrado, la vida de Tony Fergo y esperemos la próxima reunión que, como la de hace veinte años y la de hace unos días, seguramente será inolvidable.