Archivos de la categoría Farandula

UN PREMIO NOBEL PARA LA MUSICA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 17 de octubre de 2016

El esperado 13 de octubre, que se daría a conocer en quién recaería el Premio Nobel de Literatura, llegó fulminante con una noticia sorprendente: era para el cantautor estadounidense, Bob Dylan.  Lo interesante del asunto es que no recuerdo desde cuándo no se levantaba una polémica tan antagónica por un premio a las letras, en contra y a favor.  Un grupo de escritores panameños emitieron sendos mensajes exhortando a protestar –como si a Panamá le fueran a hacer caso, si no tenemos ni un solo ganador ni de Nobel, ni de Premio Planeta, Alfaguara, Casa de las Américas o cualquier otro importante–.

Las casas de apuestas tenían 5 favoritos entre los que estaban el eterno aspirante Phillip Roth, también judío y también estadounidense; su compatriota Joyce Carol Oates; el japonés Haruki Murakami; el poeta sirio Adonis y el keniano Ngugi wa Thiongo.  No escapaban de las especulaciones los escritores Milan Kundera (checo), Claudio Magris (italiano) y Amos Oz (israelí). Pero el ganador fue Robert Allen Zimmerman, mejor conocido como Bob Dylan, que fue premiado por haber creado una nueva narrativa poética dentro de la gran tradición musical americana.  Su más conocido éxito es “Like a Rolling Stone” y en sus líricas se han inspirado toda una pléyade de cantautores en varias lenguas, empezando por el español Joaquín Sabina.

Yo estoy de acuerdo que se premie a un poeta que canta, porque creo que es mucho más difícil componer en rima con un alto contenido en sus mensajes, que sentarse a explicar en un texto largo un sentimiento.  También estuve de acuerdo que el año pasado se le concediera a una periodista, algo que los puristas han criticado agriamente.  Lo importante es el dominio de la palabra y el respeto por el idioma. Su contribución a la música ha sido el entendimiento de que la lírica no tiene que seguir las reglas de los discursos comunes. Su música ha inspirado a que los compositores combinen las palabras de manera inusual e interesante.

PRODUCCIONES NACIONALES

Por Mariela Sagel, El Siglo, 3 de octubre de 2016

La televisión local ha ido aumentando sus producciones propias para ir captando públicos que quieren sentirse identificados con realidades y personajes nuestros.  Los noticieros han ido cediendo al paso a programas de entretenimiento, de folklor, de bromas y se ha incursionado en debates, novelas y toda la gama de infantiles a fin de tener anclado al televidente frente a la pantalla.

Las tendencias que avanzan a toda velocidad en otros países, generalmente son adoptadas por los productores locales, en ocasiones con resultados deplorables y muy pobres, y en otras, en forma excelente y con ingente inversión.  Tal es el caso reciente de “Top Chef”, programa de competencia de cocina, que haciendo mano de las últimas modalidades de llevar un segmento gastronómico, tanto tecnológicas como escénicas, ha marcado un importante hito en la televisión panameña.

“Top Chef” está montado en un espléndido escenario, hace uso de una sugerencia sutil de los patrocinadores (proveedores, equipos, etc.) y tiene un formato que seguramente habrá requerido varias horas de edición, pero que no tiene nada que pedirle a programas similares que muchos ven en las televisiones españolas, gringas, alemanas y similares.  Además de la transmisión del programa en su formato al aire, tienen los complementes obligatorios de las redes sociales para poder hacer las recetas que allí fueron preparadas: cuentan con página de Facebook, Twitter, Instagram y si se pierde el programa, puedes verlo en su página web y allí mismo están las recetas que compitieron ese día, sin el agobio de estar copiando ingredientes, procedimientos y demás.  Ha puesto el tema gastronómico en la mano de todos los que le gustan.

Semejante producción refleja que no debemos conformarnos con programas mediocres o chabacanos, que también abundan, donde los valores y la ligereza quieren capturar la teleaudiencia.  Debemos acostumbrarnos a la excelencia y exigir que todos los temas se aborden de una manera tan seria y tan meticulosa como esta producción, totalmente panameña.