Archivos de la categoría La ética y la política

SENTADOS SOBRE UN POLVORÍN

Por Mariela Sagel, El Siglo, 23 de abril de 2018

Los recientes acontecimientos en Nicaragua, donde las protestas por el cambio en el sistema de pensiones en la institución de seguridad social han llevado a la población a alzarse, y donde se han producido casos de violencia, debe hacernos reflexionar sobre los señalamientos de un presunto desfalco en la Caja de Seguro Social.

Nuestra institución de seguridad social es quizás la única esperanza que tienen muchos panameños de tener algo seguro en vida, pues garantiza a los que han cotizado una jubilación, aunque magra, pero una pensión que al fin y al cabo será el sustento que tendremos seguro.  De igual forma, al cotizar en ella, estamos comprando por adelantado la atención médica que está supuesta a brindar, si bien deficiente y con muchas limitaciones, es la única alternativa que muchos panameños tienen para el resto de sus existencias.

El gobierno nacional debe enfrentar con determinación todas estas acusaciones, haciendo las auditorías necesarias, pero a tiempo y pronto, porque la dilatación de éstas conduce a la pérdida de esperanza, de credibilidad y al desánimo, sentimientos que están a flor de piel actualmente por todo lo que hemos pasado en estos últimos 9 años.  Es inaceptable que la Contraloría no haga su trabajo en forma puntual, como debe hacerlo.  Ahora está auditando donaciones legislativas de períodos anteriores.  Cuando llegue al actual, ya habrá cambiado el gobierno y “a Rey muerto, Rey puesto”, como dice el refrán.

Es inadmisible esta laxitud de parte del gobierno, sea el central, la Contraloría y la misma institución, en investigar y cortar de raíz algo que se produce gracias a la forma corrupta en que se comportan los funcionarios.  El ejemplo del hermano pueblo de Nicaragua debe servirnos para emprender cuanto antes una campaña de exigir una rendición de cuentas a quienes sean responsables y que se aclare todo el caso de la manera más transparente.

EL DESASOSIEGO

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 22 de abril de 2018

La definición de desasosiego es la falta de sosiego, intranquilidad o inquietud.  Fernando Pessoa, uno de los grandes escritores portugueses tituló su obra más importante “Libro del desasosiego”.  Actualmente estamos viviendo una total falta de sosiego, no solo en Panamá, sino en el mundo entero.  El ataque a Siria la semana pasada pone a todos los países en una situación de crispación y al mismo tiempo, en guardia.  Estamos en manos de dos dementes y eso no es bueno.

Sigo muy de cerca el proceso electoral de México, que es un país que me fascina por las contradicciones que tiene su política, y leía que Andrés Manuel López Obrador, el candidato de Morena (Movimiento Regeneración Nacional) que ha formado una coalición con otros dos partidos llamada «Juntos Haremos Historia» está de primero en las encuestas.  El respetado periodista Jorge Zepeda Patterson escribió recientemente en El País de España, que en México “los políticos están convencidos de que la virgen de Guadalupe es priista;* o más importante que eso, ¡los ministros del tribunal electoral que calificará las elecciones son priistas! Para el que tiene fe en sus dioses, como es el caso de Los Pinos, el milagro está a la vuelta de la esquina”.  Si se diera el caso de que gane AMLO será una reacción directa a la amenazante presidencia de Donald Trump.

Y es curioso que en el país que Mario Vargas Llosa acuñó como el de la “dictadura perfecta”, acaban de sancionar e inhabilitar a Odebrecht para realice obras y participe en licitaciones.  De igual forma la Cámara de Diputados acaba de eliminar, en una votación unánime de 370 votos a favor y 0 en contra y 0 abstenciones, el fuero constitucional, que incluye al presidente de la República.  Todavía falta que el proyecto sea enviado al Senado para su análisis y discusión, pero es alentador que se den estas acciones a unos pocos meses de las elecciones de julio. Los fundamentos en los que se basó la institución gubernamental fueron “erradicar la posibilidad de que un servidor público se valga del fuero, como figura institucional, para emplearlo como un escudo ante prácticas de corrupción o de conductas delictivas. El modelo de democracia representativa ha llegado a su obsolescencia y sus resultados han generado un fenómeno llamado partidocracia, donde el sistema ha generado que los intereses de los partidos políticos estén por encima de los ciudadanos a quienes deben su origen resulta que la figura de fuero ha perdido sentido en la era actual” reportó el Sol de México el 19 de abril.

Y aquí todavía seguimos esperando que avance el caso Odebrecht, quedando Panamá como el único país donde todavía no se han revelado los involucrados en este escándalo de corrupción.  Siguen saliendo otros modelos de negocios similares, como el de la constructora Meco, de Costa Rica, cuyo Director hizo un acuerdo de delación a espaldas de todos, y después se reunió con nuestro presidente y el de su país en una visita de estado.  No se aplica la regla básica de seguir la ruta del dinero y tampoco se hace el trabajo en el Ministerio Público.

El desasosiego alcanza hasta la Caja de Seguro Social, donde se apunta a un desfalco de unos $300 millones de dólares, que afectarán a todos los que cotizamos en esa institución, pero ninguno de los bandidos que la dirigieron en la administración pasada ha sido señalado –hicieron fiesta comprando sistemas tecnológicos y hoy día hacen recibos a mano y con papel carbón – pero está preso injustamente el Lic. René Luciani, que la dirigió en 2006 y le imputan el caso del jarabe dietilenglicol, que fue importado en el año 2003.  Lo han convertido en un vil chivo expiatorio.

En la reciente cumbre fallida de las Américas, celebrada en Lima, Perú, el presidente Varela declaró públicamente que en Panamá se había erradicado la corrupción, logrando recuperar 500 millones de dólares que fueron malversados en coimas.  El nuevo mecanismo de detección de “fake news” que tiene Medcom, llamado “Fast check” demostró que esa cifra es falsa y encima de todo, que la mayoría de las denuncias no se han atendido.  Ya está bueno que nos agarren de tontos en esto de echarnos tierra en los ojos frente a la opinión internacional.

Mañana se celebra el Día Internacional del Libro y el Derecho de Autor y el miércoles se conmemora el Día del Escritor Panameño.  Este año la condecoración Rogelio Sinán, que se otorga cada dos años recaerá en Justo Arroyo, el más importante autor panameño vivo.  Espero que en esta ocasión no se le dé un cheque sin fondo y una medalla prestada, como fue el caso del poeta José Franco en 2016.  Un justo reconocimiento a Justo.

*Se refiere al Partido Revolucionario Institucional (PRI), partido que está actualmente en el gobierno y que dirigió México por 70 años hasta el 2006, cuando por primera vez perdió una elección.  Después de dos sexenios, volvió a ostentar la presidencia, que culmina este año.