Archivos de la categoría Los Carnavales

LAS PRIORIDADES DE LOS TABLEÑOS

Mariela Sagel/El Siglo, 20 de diciembre de 2015

Desde hace algunas semanas se vienen ventilando en los medios de comunicación, especialmente en la televisión, una polémica que hay entre Calle Arriba y Calle Abajo y la Calle del Medio en las Tablas, que han amenazado con violencia a los que están en el bando opuesto.

Los que somos ajenos a estos menesteres vemos con estupefacción que en Las Tablas predomina una sequía rampante, las reses se están muriendo porque no tienen pasto que comer y las cosechas se están perdiendo.  Pero pareciera que lo único que le interesa a los moradores de ese lugar es si va a salir una reina, si van a salir dos o tres, y todo lo que tienen invertido en lentejuelas, canutillos, carros alegóricos, cohetes y demás banalidades.  El asunto no fuera tan preocupante si a diario no se ventilara este pueril e irrelevante diferendo en los medios masivos de comunicación, como si fuera la noticia más importante del día, cuando en el mundo están pasando cosas tan espeluznantes que podemos estar abocándonos a la tercera guerra mundial, y aquí ni nos enteramos. O que en Panamá juzgan el ex presidente prófugo y lo declaran en rebeldía.

Mario Vargas Llosa escribió hace unos años un libro de ensayos titulado “La Civilización del Espectáculo” donde señala que “La creciente banalización del arte y la literatura, el triunfo del amarillismo en la prensa y la frivolidad de la política son síntomas de un mal mayor que aqueja a la sociedad contemporánea: la suicida.  Yo creo que el suicidio colectivo que estamos experimentando viene desde el tema de los carnavales hasta el asunto del fastuoso desfile de Navidad que costó $4 millones de dólares.

Habría que costear cuánto costó por persona el mentado desfile y cuánto representa el ingreso de los carnavales tableños versus invertir en teatros municipales o en el agro de las devastadas provincias centrales.  Enseñar a pescar o darles un pez, esa es la gran disyuntiva.

Conmemorando al Quijote en Carnaval

Lunes 23 de febrero de 2015

Una celebración tan banal como el Carnaval, que se llama así porque es la fiesta de la carne, ha sido el escenario para conmemorar el cuarto centenario de la primera edición de la segunda parte de la obra ‘Don Quijote de la Mancha’, del autor español Miguel de Cervantes.

El libro más emblemático de la lengua española se vio reflejado en escenas características de esta segunda parte, que se imprimió en 1615, más concretamente el 27 de febrero en Madrid.

Se mostraron escenas maravillosas en esta grandiosa recreación. Un don Quijote sobre su caballo Rocinante, rodeado de rayos de fuego, todos en forma mecánica, en forma de marionetas de madera, enfrentándose a imaginarios caballeros andantes o regalando una rosa a su damisela, Dulcinea.

También se vio a Cervantes escribiendo sobre una hoja sin fin y rodeado de libros con los que sueña y que giran en torno a su cabeza.

Sancho Panza no podía quedarse atrás, se le vio dando rienda suelta a su glotonería. Todo el esfuerzo fue posible por compañías de teatro y productores que se esmeraron en buscar la representación más vívida, y también la más alegre, del andariego de la Mancha.

Se incluyó la recreación de los diversos capítulos de este segundo libro y se hizo mano de títeres manejados por titiriteros en zancos.

Una verdadera obra de arte y al mismo tiempo una diversión sana y de altura para celebrar el carnaval.

Esto se verificó desde el 14 de febrero y culminó con el entierro de la sardina con todos los honores, en un pequeño ataúd y cargado por imponentes señores vestidos de capa y sombrero, al estilo del cuadro de Goya, que recorrió varias calles del centro, en alegre cofradía, igual que se hacía en el reinado de Carlos III en el siglo XVIII.

Una forma de respetar la historia, y al mismo tiempo enseñarla de una manera alegre, en la fiesta de la carne.