Archivos de la categoría opinión

IMPROVISACIONES


Por Mariela Sagel, El Siglo, 1 de abril de 2019

     Las placas de los autos en circulación llevan desde hace años, a un costado, un logo de un proyecto emblemático o un hecho histórico.  Antes era una frase, pero con el desarrollo de la tecnología, se fueron incluyendo logos a veces tramados de fondo y más recientemente, a un costado de la hoja de hojalata. En 1939 estuvo la torre de Panamá Viejo en conmemoración de los 420 años de la fundación de la primera ciudad que establecieron los españoles en el istmo, en 1977 leíamos “Panamá Soberana” en ocasión de la firma de los tratados Torrijos-Carter, en 2000 decía “Soberanía Total”, en 2003 el centenario de nuestra república, en 2013 los 500 años del Océano Pacífico y en 2014 el del Metro.

     En el año 2018, sin explicación alguna, venía el logo del cuarto puente sobre el Canal de Panamá.  Resulta que este puente, por el cual ahora anda el presidente por China y Japón buscando financiamiento, no se ha empezado ni a construir y lo que es peor, no se ha terminado el tercer puente, que está en el Océano Atlántico y que une a la Costa Abajo de Colón con el resto de esa provincia.

     Cosas como éstas son las que resultan incongruentes y que saltan a la vista por la improvisación de que hacen galas las instituciones responsables.  Estas placas pueden contar la historia de un país y todos sabemos que es la historia la que da respaldo a su desarrollo.

     Este año, afortunadamente y gracias a una labor muy planificada por parte del Patronato de Panamá Viejo, se reproduce la imagen de la torre de Panamá Viejo con el logo de los 500 años que se estará celebrando durante todo el año.  Pero el Patronato ha planificado tan bien esta conmemoración que desde hace dos años se han estado haciendo eventos, conferencias y exhibiciones y del 24 al 26 de abril tendrá lugar el Primer Foro de Novela Histórica, con la participación de ocho famosos escritores extranjeros y tres panameños.    

RECUPERANDO LA AUTOESTIMA


Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 31 de marzo de 2019

     Con el fin de entender lo que pretende la OCDE, (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), cuya misión, según su página web, es la de “promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo”, a la cual están adscritos 34 países y hay otros en proceso de ingresar, un grupo de reflexión al que pertenezco nos reunimos con el experto en temas tributarios Camilo Valdés.  Para los neófitos en estos temas, OCDE y GAFI (Grupo de Acción Financiera) tienen connotaciones a listas negras, maltrato y selectividad en lo concerniente a Panamá, además de una evidente práctica hacia países como el nuestro de una doble moral.

     Estas organizaciones se hicieron más patentes desde el año 2016, cuando reventaron los escándalos de los Panamá Papers y el Caso Waked, ambos que afectaron gravemente la economía del país, así como su imagen y que nuestras autoridades, obligadas a defendernos, no estuvieron a la altura, arrodillándose a lo que le impusieran lo que caprichosamente querían estas dos entidades.

     Llama la atención que los países donde se constituyen más sociedades que pueden definirse como “paraísos fiscales” son Estados Unidos, el Reino Unido y el Reino de los Países Bajos (Holanda).  Pero a estos países no se le aplica la ley del embudo, del maltrato y de la amenaza en caer en listas negras.  Allí se hace patente la doble moral que señalo arriba.

     Durante la reflexión, en la que el Dr. Valdés señalaba que nos tocará por lo menos diez años recuperar lo que hemos perdido en la actividad económica, surgió el tema de que este pequeño país de América ya ha dado un ejemplo inédito de que podemos tener la estima muy alta, pues recuperamos el control del Canal de Panamá, enfrentándonos a la nación más poderosa del mundo y lo hicimos mediante la negociación y la diplomacia, poniendo al servicio del país las mejores y más preparadas mentes que teníamos.  Hemos demostrado al mundo no solo que lo hemos hecho muy bien, sino que lo estamos haciendo mucho mejor que cuando los gringos manejaban el Canal de Panamá.  Ya lo ampliamos, estamos desarrollando servicios concatenados a la actividad y las ganancias que aporta al fisco suman miles de millones de dólares.

     Concluimos que lo que necesitamos en estos momentos es levantar la autoestima de todos y que el próximo presidente tenga entre sus planes constituir un selecto grupo de profesionales versados en el tema, que le ponga los puntos sobre las íes a estos organismos.  Que no nos vuelvan a tratar a las patadas como lo hicieron en Francia cuando la canciller fue a hablar con Michael Sapin, ministro de finanzas.  Y ahora sale esta misma señora, que en público dijo que no iba a defender a ningún panameño fuera del país (es su obligación hacerlo) cuando lo del caso Waked (que, a propósito, no se le ha probado nada de lo que la Lista Clinton lo señala) que Panamá debería ingresar como miembro de la OCDE. Un despropósito. Por suerte solamente le quedan a este gobierno 91 días y se le nota al presidente que ya no quiere ni inaugurar eventos tan relevantes para el país, como Expocomer, al cual no asistió.  Pero seguramente querrá que el Centro de Convenciones de Amador lleve su plaquita, aunque no se pueda usar, como cuando el gobierno de Mireya Moscoso inauguró el puente Centenario sin contar con los accesos. Se va para China y esos acuerdos que firme allá hay que mirarlos con lupa, pues estaremos pasando de sometidos de un imperio a otro.

    Ya el presidente tuvo su clímax con la Jornada Mundial de la Juventud, la prioridad de su gestión y poco le importa la pesada carga que nos va a dejar. Y dice que se va en paz.  Igual que al resto del gobierno, de aquí a que se vayan no harán nada y es hasta mejor, porque seguro la embarran.  Que no intenten seguir enajenando voluntades y perdiendo el tiempo en infiernillos y abriendo frentes donde no los hay, como acaba de hacer el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al exigir al Rey de España y al Papa Francisco, que pida perdón por los agravios recibidos por la población mexicana durante la conquista.  Y esto coincide con la celebración del Congreso de la Lengua en Argentina, con la asistencia de destacados escritores e intelectuales, que han reaccionado, algunos en forma furibunda, contra el díscolo recién estrenado presidente.  Una falla diplomática, semejante a las que hemos sufrido durante la errática gestión de nuestra cancillería en este quinquenio.