Archivos de la categoría opinión

Echar de menos o de más

Publicado en La Estrella de Panamá

3 de enero de 2010

Newport Coast, CA. Leía hace poco que la expresión “echar de menos” no debería ser tal, sino lo contrario, “echar de más”. Sin embargo, hurgando en el significado de las expresiones, encuentro que “echar de menos” significa en teoría “notar la falta de alguien o algo” o “tener sentimiento y pena por la falta de alguien o algo”. La forma castellana que se documenta a partir del siglo XIII es “echar menos”, pero en el siglo XVIII se convirtió en “echar de menos”. Como siempre, el “de” se cuela en todo lo que decimos. Pero es el “más” o el “menos” lo que está en discusión.

El año que acaba de terminar tuvo de todo: unas elecciones que culminaron un proceso que fue innecesariamente doloroso, agotador y por demás costoso, donde presenciamos atónitos cómo se ventilaban conciencias y vituperaban prestigios, además de confirmar aquello que “todo pueblo tiene el gobierno que se merece” y lamentablemente, nuestro Panamá no solo lo ha más que confirmado, sino que demostró que la calidad del nivel de la población está íntimamente ligada a los candidatos que tuvimos y donde a duras penas votamos por el menos malo, porque no nos quedó de otra. La época pre y post elecciones ha sido todo lo incierta e inestable que una pueda imaginar y aún no termina de arrancar este Singapur to be, como pretenden hacernos creer algunos ilusionistas.

También se desinflaron estrellas y sueños, pero damos gracias a Dios porque no hubo grandes tragedias colectivas, como en años anteriores, y dentro de todo lo malo que fue la accidentada puesta en escena de las villas de la Cinta Costera, no se ven tan mal, aunque no hayan ganado ningún premio Guinness y mucho menos se tropiece uno ni por casualidad con un Niño Dios en un pesebre o con los Tres Reyes Magos, una vez se haya estrellado contra los muñecos de Disney y los avatares chinos.

El año que termina nos dejó algunas tristezas por la partida en forma prematura de amigos entrañables y también alegrías, por los triunfos de nuestros hijos y allegados, ya sean personales o profesionales. El cambio climático nos tiene locos y vivimos verdaderos contrastes en nuestro país tropical, con lluvias torrenciales y veranos borrascosos en los momentos más inesperados, aprestándonos a tener una larga temporada seca, donde la tierra va a estar pidiendo a gritos por agua, que es hoy el recurso más importante y también, el más desperdiciado, especialmente en Panamá.

La educación no termina de entenderse ni por las autoridades encargadas y así como los padres le echan la culpa a los maestros y profesores por el fracaso y las malas actitudes de sus hijos, los maestros hacen poco o nulo esfuerzo por enderezar varillas que vienen torcidas por malos ejemplos presenciados en casa y estamos ante una (o varias) generaciones perdidas, que lo único que van a aportar a la urgencia de un cambio de actitud de parte de nuestra juventud, —que imita solamente lo que ve en la televisión y en las revistas de chismes— es la habilidad en los teclados de los blackberries, que ya ni respetan las reuniones familiares y mucho menos los espectáculos públicos.

En fin, un año más o un año menos, igual al dilema de echar de menos o de más o aquel que dice del vaso medio lleno o medio vacío. Todo un año desperdiciado o uno digno de un rico crecimiento intelectual. El balance es al final de uno mismo y, en lo que a mí respecta, a pesar de las pérdidas personales y de los desencantos, ha sido aleccionador saber dónde debo enfocar mis esfuerzos para que los mismos no resulten fallidos.

La Torre Eiffel
La Torre Eiffel

¿Qué le regalarías a………?

27 de Diciembre de 2009

NEWPORT BEACH, CA. Esta lista de regalos se ha hecho a varias manos, todas las cuales permanecen anónimas por voluntad propia con el aderezo obligado de mi sazón.

La lista pudiera ser interminable, pero he escogido a figuras mediáticas, públicas, personalidades y otras que quisieran ser. Algunas se han omitido a propósito: si se les incluía se les daba relevancia.

¿Qué le regalarías a…?:

Ebrahim Asvat : Tapones para los oídos para que no escuche conversaciones ajenas y un libro autografiado de Isabella Santo Domingo.

Edwin Cabrera y Maribel Cuervo de Paredes : Antídoto para su veneno, por si se muerden la lengua sin querer.

Guido Rodríguez : Otro flaco en la Avenida Balboa.

Fernando Correa : El programa piloto de “ Quién quiere ser funcionario ”.

Juan Carlos Tapia : Un folleto con los mejores lugares de retiro fuera de Panamá y una vara para medir y ser medido.

Casimiro Alvarado : El premio al mejor Judas de fin del año, que incluya un certificado para que no lo quemen.

Mayín Correa: Que gane el certamen de la cabellera blanca y se retire y sendas fotografías de cuerpo entero de “ El Toro ” y “ El Bimbín ” autografiadas.

Roberto Eisenmman : Un diploma de una universidad en Pennsylvania.

César Tribaldos : Un certificado de cuñado profesional.

Santiago Fascetto : Un paseo en Mr. Bull.

Andrés Vega (Domplín) : El premio al mejor programa de radio.

Alfonsito Castillero : Recordarle que todo cepillo muere sin pelo.

Haydée Milanés de Lay : El guión adaptado del Derecho de Nacer.

Angélica Maytín : Un puesto donde tenga mando y ejerza jurisdicción y la serie completa de “ Sex and the City ”.

Magaly Castillo : El programa de gobierno del cambio, resaltando lo concerniente a la escogencia de los magistrados.

Bosco Vallarino : Una partida de nacimiento panameña, una onza de sentido común y una de materia gris (si le cabe) y que aprenda el valor del silencio.

Balbina Herrera : El libro “ El Principio de Peter ”.

Alberto Vallarino: El Palacio de las Garzas en Lego.

Mireya Moscoso: Un marco para su diploma del Miami Dade Community College.

Lucy Molinar: una licitación de textos escolares donde no metan la mano ni la pata.

Ana Matilde Gómez: Un beso público de Casimiro.

Ricardo Martinelli: Un catalizador para la logorrea.

Juan Carlos Varela : Un carro que use etanol como combustible.

Mingthoy Giro : Los juegos de antaño en “ papier maché ”.

Ernesto Pérez Balladares : Suscripción de por vida al diario La Prensa.

Roberto Roy : Varios miles de metros para el Metro.

Rubén Blades : Como todos vuelven, un pasaje de regreso.

Marta Linares de Martinelli y Lorena Castillo de Varela : Una asesoría de Osmel Sousa, presidente de Miss Venezuela.

Milton Henríquez : Somatotropina para el Partido Popular y una carretilla para que lleve a su membresía.

José Blandón padre : Sabiduría de Sócrates para reconocer la propia ignorancia.

José Blandón hijo : Que mire a los ojos cuando hable.

Martín y Vivian Torrijos : El libro “ La máquina del tiempo ” de H.G. Wells.

Bobby Velásquez : Un papá diferente.

José Raúl Mulino : Inteligencia emocional.

Juan Carlos Navarro : Un sobredosis de humildad.

Guillermo “Billy” Ford : El poder de la ubicuidad para que pueda estar en todos lados.

Rosa María Britton : El antiguo edificio de la Embajada Americana (antes de que lo demuelan) para que mude la Biblioteca Nacional.

Javier Martínez Acha : Una sonrisa permanente.

Pedro Altamiranda : La letra de la canción que indique cómo es que ahora le toca al pueblo.

Aquí no están todos los que son ni se dejaron por fuera todos los que están, pero el espacio es corto y el tiempo apremia.

Feliz día de los Santos Inocentes.Foto 3 (awards)