Archivos de la categoría opinión

NUDO GORDIANO

La murciomanía dio paso a la boscomanía durante la pasada semana. Tratando de explicarme toda esta alharaca, se me ocurrió buscar una definición que tuviera relación con una leyenda y es así como llegué a la expresión de nudo gordiano. La misma se refiere a un campesino en lo que es hoy Turquía que llevaba bueyes atados mediante unas cuerdas anudadas de una forma tan complicada que era imposible desatarlas. A la par existía un augurio que promulgaba que quien consiguiera desatar el nudo conquistaría el Oriente.

Entró en escena Alejandro Magno quien, en busca de conquistar el Imperio Persa, conquistó la región de Frigia, de donde provenía el campesino de Gordias. El tipo, en forma práctica, solucionó el nudo cortándolo con su espada. Los dioses aparentemente estuvieron de acuerdo y Alejandro consiguió su objetivo.

En nuestro rico idioma se usa el término para describir una situación o hecho difícil de solucionar y en muchos casos, el mismo solamente admite soluciones propias de un pensamiento lateral, aquel que permite cambiar conceptos, percepciones y aumentar la creatividad. También se utiliza para referirse a la esencia de un tema de difícil comprensión de manera que, desatando el nudo –descubriendo la esencia del problema— se pueden revelar sus implicaciones.

Todo lo anterior para adentrarnos en la serie de sobresaltos y peleas en los programas de opinión que se dieron de lado y lado y que demostraron la gran intolerancia y falta de “glamour” que tienen los voceros de las diferentes campañas políticas. Gracias a Dios que ninguno de estos vergonzosos episodios fue protagonizado por mujeres, por aquello que siempre nos tildan de perequeras.

En lo enrevesado que se convirtió la aspiración a la alcaldía por parte del candidato de la alianza opositora, versiones van y vienen sobre cómo obtuvo la ciudadanía estadounidense. Estoy convencida que la más cercana a la realidad es aquella que alega que la consiguió porque sirvió a los servicios de inteligencia de ese país. Pero la muletilla de todos los opositores es que ha sido un plan urdido por el PRD. A estas alturas, quedó bien claro quiénes fueron los que denunciaron esta anomalía ante las autoridades pertinentes. Mejor dicho, siguieron la técnica de desatar el nudo gordiano, cortándolo. En otras palabras, sus propios aliados del Movimiento Cambio Democrático, lo cruzaron. Yo lo hubiera hecho no por el hecho de que tuviera doble nacionalidad (John McCain y Ricardo Maduro la tienen y el primero corrió para presidente en Estados Unidos y el segundo fue presidente de Honduras; Miguel Bosé y hasta el novelista mexicano Carlos Fuentes también son panameños, y no se les ha ocurrido correr para alcaldes de la ciudad de Panamá) sino porque el candidato de marras tiene una barriga descomunal y en su defensa ha esgrimido los más deleznables argumentos, queriéndose llevar a todo el mundo en su camino al despeñadero. Hasta la familia del Dr. Hugo Spadafora tuvo que pedir que no se le utilizara para fines politiqueros.

Quiero dejar claro en este artículo que no pretendo dictar cátedra ni de uso de lenguaje ni de una vasta cultura. Me encanta el buscarle la quinta pata al gato, mediante leyendas, dichos, refranes e hilar los hechos que a diario vivimos en nuestro país con situaciones que a veces no se conocen. Con eso trato de hacer un aporte a los conocimientos de los que me leen, además de criticar determinado hecho.

Precisamente por tener esa orientación, la procuradora de la Nación, quien me lee y siempre me comenta mis artículos, me pidió que revisara el término arrogarse y abrogarse, usado en un artículo publicado el pasado mes de marzo. Y resultó que tenía razón en que lo usé mal. Quise decir lo primero y utilicé lo segundo. Ahora con el Internet es muy fácil no equivocarse, simplemente es un trabajo de oficio el buscar las referencias y comprobar lo que a veces la memoria nos escatima. Y le agradezco la observación porque yo no tengo la verdad absoluta, de hecho, nadie la tiene porque, como decía Antonio Machado, “tu verdad? No, la verdad, y ven conmigo a buscarla, la tuya guárdatela”.

Cosas del Orinoco

El Orinoco es el segundo río más caudaloso y largo de nuestra América, después del Amazonas —aún más que el Magdalena, tan enaltecido por autores célebres y filmado con gran belleza— y su cuenca se extiende, en un 65% por territorio venezolano, y el resto en Colombia, bañando los llanos y un tramo en la gran Cordillera de los Andes. Estoy segura de que los venezolanos también lo han recreado en su filmografía y Rómulo Gallegos se refiere a él en su novela Doña Bárbara.

Hay un dicho que reza, Cosas del Orinoco, que yo no sé ni tú tampoco. La primera vez que lo escuché me encantó, porque resume realmente cosas que uno no entiende, que no se explica, y que son intrínsecas de algunas idiosincrasias, especialmente aquellas tan particulares como la de los países que circunda el citado río.
Todo esto viene a colación por mi artículo del pasado domingo. Me sentí muy halagada cuando Domplín lo mencionó en su programa, pero aclaro que yo no estaba regañando a nadie. Tuve muchas llamadas y mensajes inquiriendo por el significado de la palabrita “siútico”, que es un chilenismo aprobado por la Real Academia de la Lengua y significa una persona que simula pertenecer a una clase social pudiente. Es una persona que presume ser elegante o sea, snob. Me apuntó una amiga chilena que se usa en forma despectiva.

Pero como no puedo dejar de darme cuenta de los horrores de los comunicadores, especialmente los que hablan al calor de las emociones y más en estos momentos —en una recta final electoral agotadora y desgastante, además de descalificadora y degradante— justo a la misma persona a quien le escuché el mal uso de “desasosiego”, la volvió a repetir en la radio, queriendo decir todo lo contrario. También vi asombrada a un alto funcionario decir en TV que las recientes acciones tomadas por el gobierno en materia de seguridad eran “tardíacas”, supongo que queriendo decir que eran tardías.

Más sorprendente fue leer un anuncio pagado del Frente Empresarial del PRD que decía, textualmente, Aviso “aprovado” por el partido. Los programas de procesamiento de palabras corrigen automáticamente los barbarismos como éste. Pero hay más: En el segundo capítulo de la novela del colombiano de la colita, David Murcia, en Telemetro se leía un cintillo que decía que un teléfono determinado “recive” comentarios de lo que se estaba transmitiendo. No sé si es una consigna para seguir esparciendo la incultura en el aire que respiramos y que reseñó muy bien el periodista Paco Gómez en su artículo Cero en Cultura , refiriéndose al desempeño de los candidatos a la Presidencia en el malogrado debate que organizó hace un par de semanas la Cámara de Comercio.

Pero así como son las cosas del Orinoco, las de la tecnología tampoco las entendemos. Cuando apenas empezamos a sentirnos cómodos con una versión de un lenguaje computacional tenemos que saltar a otra más sofisticada. Con los teléfonos celulares he tenido mala suerte. En menos de un año me han cambiado el equipo cuatro veces, y con cada cambio —por defectos de fábrica del modelo que escogí, no por mal servicio del proveedor— he perdido casi todos los números de teléfono. Así que, por favor, envíenme sus números a mi dirección electrónica y, de paso, me ayudan a entender las cosas del Orinoco, aunque ni ustedes las entiendan ni yo tampoco.