Archivos de la categoría Panama Papers

LA LAVANDERÍA

Por Mariela Sagel, 21 de octubre de 2019, El Siglo de Panamá

     La tan esperada película de la plataforma digital Netflix, La Lavandería, basada en los sonados “Panama Papers” dejó a más de uno con la sonrisa congelada.  Los responsables o, mejor dicho, causantes de ese escándalo, que se dio a conocer en abril de 2016, los abogados Jurgen Mossack y Ramón Fonseca, se adelantaron al estreno y fueron dos días antes a una corte estadounidense a poner una demanda contra el gigante productor y emisor por 10 mil millones de dólares.

     El 18 de octubre llegó y muchos fuimos los que esperábamos que, con un elenco como el que contaba, con Merryl Streep y Antonio Banderas, entre otros, nos fuera a sorprender.  Nada de eso pasó.  Es una película que no escatima en escenarios, con varias historias que te indican en qué pueden quedar unas compañías “offshore”, que eran las que formaban los ahora famosos abogados, empresas cascarones que un buen día podían dejar sin nada al que creía ser su beneficiario.  Los casos que escogieron para explicar cómo puede hacerse eso posible no pueden ser más dramáticos y hasta dolorosos, pero, aun así, el filme es aburrido y sonso.

     Lo que sí se salva es la imagen deplorable que personifican los tristemente célebres abogados, llevados al ridículo en escenarios que los retratan de cuerpo entero, con su avaricia y maldad, además de poca moral.  No deja de ser muy cómico que cuando ponen escenas de Panamá, resaltan el desastroso estado de las calles, en que por esquivar un hueco se cae en otro y, lo más risible, lo declarado ante la fiscalía en febrero de 1918 por el señor Fonseca, que le cayera un rayo si el presidente (hoy ex) Varela no había recibido sobornos de Odebrecht.  No se les escapó ni un detalle al guionista y al productor. 

     Lo que definitivamente deben saber los señores Mossack y Fonseca es que mientras más tratan de que algo no se vea, poniendo demandas, es cuando más se ve, aunque el producto, como es éste el caso, sea malo.  Fueron muy buenos los actores para tan deplorables personajes.

UNA DECISIÓN IMPERDONABLE

Por Mariela Sagel, El Siglo, 5 de agosto de 2019

     El viernes a última hora nos enteramos de que se le negaba a la Fiscalía Especial Anticorrupción una prórroga por parte de un Juzgado Penal para continuar con la investigación que esa instancia del Ministerio Público llevaba en torno a uno de los escándalos de corrupción más sonados en los últimos años:  el que involucra a la constructora brasileña Odebrecht, que tantas obras de infraestructura ha construido en Panamá desde 2006, desde el Metro hasta el aeropuerto de Tocumen.

     Este fallo impedirá que los fiscales investiguen a dos gobiernos, sin incluir al que acaba de concluir, que seguro debería haberse sumado a la investigación porque hay pruebas más que evidentes de que continuaron con la contratación de esta empresa.

     No me queda claro si esta negativa a seguir investigando es un cuento chino que nos están echando para enterrar de una vez por todas el caso de Odebrecht, o la incapacidad manifiesta del Ministerio Público de culminar con las pesquisas.  No recuerdo un solo caso resuelto por esta procuradora, que cada vez que quiere llamar la atención hace una pataleta mediática, se victimiza y todo el mundo corre a socorrerla y excusarla por su incapacidad.

     Según publicaciones especializadas, Panamá (y en este caso el Ministerio Público) no ha cumplido con lo que se ha solicitado a nivel internacional sobre el asunto.  Se señala que “Panamá se resiste a cumplir con investigación Lava Jato” y puso al descubierto que nuestras autoridades contestaron tardíamente o solo con una fracción de la solicitud que hicieran los brasileños.

                En abril del año pasado se le otorgó a la fiscalía un año para continuar con las “complejas” investigaciones, como calificaron a la oficina de instrucción.  Después vinieron con el cuento de que el caso presentaba un avance de 80% y se ponía la fecha de abril 2019 para culminar las pesquisas.  Ahora nos encontramos que la Fiscalía no solicitó otra prórroga.  Todo esto nos deja un mal sabor en la boca y un legado de impunidad imperdonable.