Archivos de la categoría Panamá

Al fin nos llega la Nueva gramática

MARIELA SAGEL
marielasagel@gmail.com
Facetas, La Estrella de Panamá, 4 de julio de 2010

El próximo 8 de Julio se presentará en la sala panameña de la Biblioteca Nacional la Nueva gramática de la lengua española, un esfuerzo que involucró a veintidós Academias de la Lengua Española de España, América y Filipinas. Esta edición es la primera gramática académica desde 1931, y ofrece un mapa de la unidad y variedad del español que refleja nuestro rico idioma y dicta las normas de corrección.

La presentación de esta edición estará a cargo de Don Ignacio Bosque, miembro correspondiente de la Real Academia de la Lengua Española, catedrático de Lengua Española de la Universidad Complutense, a quien le correspondió coordinar este esfuerzo.

La Doctora Berna de Burrel, Presidenta de la Academia Panameña de la Lengua, ha hecho realidad esta presentación con el apoyo de la Embajada de España y la editorial Espasa.

Para conocer de viva voz el trabajo que realizaron los académicos panameños, ofrezco los testimonios de los profesores Margarita Vásquez y Rodolfo de Gracia, ambos académicos de número, para quienes la experiencia resultó muy valiosa.

El profesor De Gracia describe así su experiencia:

‘Haber pertenecido a la Comisión de Gramática que trabajó en la validación del texto final de la Nueva Gramática de la lengua española supuso no solo un gran honor, sino una experiencia realmente invaluable, porque exigía no solamente poner en práctica conocimientos adquiridos durante la formación gramatical que adquirí con esa gran lingüista que es Carmen Sanguinetti de Perigault, sino (y sobre todo) consultar, reaprender, estar a la expectativa del caso panameño que, por ser una gramática panhispánica, tenía que estar allí’.

‘Revisando la publicación con los archivos que desde 2007 empezamos a recibir, me doy cuenta de que muchas de las observaciones y sugerencias hechas fueron tomadas en cuenta por la comisión redactora, tal es el caso del apartado del sufijo –ción y sus variantes, cuyo texto original decía: ‘En cuanto al sustantivo profesión, cabe señalar que no se suele relacionar con profesar en la conciencia lingüística de los hablantes’.

‘Pero eso no es nada frente al monumental y sesudo trabajo realizado por Ignacio Bosque Muñoz (ponente de la obra). Con la colaboración de todos, incluidos becarios y catedráticos universitarios, en contacto con la lengua viva, se logró un texto que es, por primera vez, mucho más descriptivo que normativo, pues recoge las variantes de todos los países hispanohablantes y de todos sus estratos’.

‘La Gramática es un libro que voltea su mirada a América, en ella la voz de Bello, la de Rufino Cuervo, la de Rodolfo Oroz, Rodolfo Lenz, Ofelia Kovacci, Henríquez Ureña y muchos otros hispanoamericanos se deja escuchar y se une a la sinfonía peninsular, de la que son bastiones Alarcos Llorach, Dámaso Alonso, Manuel Seco, Fernández Ramírez, Gili Gaya, Ignacio Bosque y el propio Nebrija.

‘Es una Gramática que me atrevo a llamar atrevidamente ‘Gramática geográfica’, porque en el mapa dialectológico de Hispanoamérica y España se han representado de norte a sur y de este a oeste los lugares que en él hay a través de las palabras vivas, que no es de otra cosa de lo que está hecha la gramática’.

Por su parte la profesora Margarita Vázquez refirió su participación en los siguientes términos:

‘En 1998 en el XI Congreso de Academias de la Lengua celebrado en México, cuando fue aprobada una moción para que las 22 academias de la lengua, conjuntamente, elaboraran una nueva gramática, se dio el primer paso para la Nueva gramática de la lengua española cuya edición celebramos en el 2010. Creo que si yo hubiera estado en esa reunión, la idea me hubiera parecido una utopía, pero hoy confieso que me equivoqué. Para que estas grandes empresas tengan éxito no se necesita más que conocimiento, medios y modos para organizarse, entusiasmo y deseos de trabajar. Se necesita, fundamentalmente, una buena dirección científica y técnica y una entusiasta dirección administrativa. La Real Academia Española tuvo el buen tino de proponer como ponente al Dr. Ignacio Bosque, quien fue aprobado de inmediato. El tiempo ha dicho que tuvieron razón’.

‘Si algún interesado hojea las primeras páginas de la Nueva gramática, verá que aparece una Comisión académica de Gramática de la Academia Panameña de la Lengua. Allí están Dª. Elsie Alvarado de Ricord, fallecida en 2006, D. Pablo Pinilla Chiari y D. Demetrio Fábrega, quienes cubrieron la primera etapa del trabajo. Ingresé a la Academia Panameña en septiembre de 2006, y entonces fui nombrada por el Dr. José Guillermo Ros-Zanet en la Comisión de la Gramática, coordinada por Dª. Berna de Burrell. Más tarde, ingresó a la comisión D. Rodolfo De Gracia’.

‘¿Qué se hacía en esa comisión? En la Academia Panameña recibíamos el capítulo correspondiente, es decir, el que se preparaba, y hacíamos nuestras lecturas y observaciones individualmente. Al final, nos reuníamos los académicos comisionados para mandar una sola versión de la Academia Panameña a la Asociación de Academias, ubicada en Madrid’.

‘Teníamos claro que la Nueva gramática debía ofrecer una descripción de la unidad y variedad del español actual. Estas tres palabras son básicas para entender la magnitud del trabajo. Había que poner de manifiesto en la descripción que la norma de corrección no la proporciona un solo país, sino que tiene un carácter policéntrico, y que, por lo tanto, sin perder la unidad de español, había que describir los usos de las diversas regiones. Pero también había que valorar la corrección y la propiedad de los usos, porque en las gramáticas los lectores ubican un aspecto normativo que no puede dejarse de lado. Además, había que considerar que explica tanto el español escrito como ciertas variantes conversacionales, de las que queda ya un registro y una explicación; responde a las dudas; ilustra construcciones precisas. En fin, presenta una síntesis del español total, y por eso es nueva’.

Del 4 al 7….o al revés

MARIELA SAGEL*
marielasagel@gmail.com
La Estrella de Panamá, 4 de julio de 2010

Durante toda la semana pasada se acrecentaron las evaluaciones del primer año de gobierno, acontecimiento que fue celebrado con marchas, protestas y muchas mediciones que, de lado y lado, arrojaron un balance negativo hacia la gestión autoritaria del cambio. Tal pareciera que los hoy funcionarios todavía no se han cambiado la camiseta (y las zapatillas) de campaña y se han calzado los zapatos y puesto las camisas que les permita hacer gobierno.

No recuerdo un gobierno que haya recibido tanta atención en su primer cumpleaños, a favor o en contra. A tal punto fue el aquelarre que le cantaron el ‘tuyú’ los presidentes de Centro América, con la presencia del de Corea y el tiquismiquis primer ministro italiano, acompañado de una despampanante amiga, sin que faltara el ‘tan querido’ presidente colombiano, pronto ex, Álvaro Uribe. Todo un circo.

Pero lo que todo el mundo comenta es el aumento del impuesto de bienes muebles del 5% al 7% y que se han gravado algunos servicios que no lo estaban antes. Y ya nadie se pregunta qué pasó con el espinoso tema del FIS, en qué quedó esa investigación que prometió llevarse ‘hasta las últimas consecuencias’. Se ha bajado a un nivel mínimo la ebullición de la olla de grillos que se destapó y al italiano que dirige esa institución no se le ve ni de lejos su característica cabellera blanca, menos ahora que el equipo de Italia se fue para su casa al son de las vuvuzelas futbolísticas.

Tampoco ha habido una evaluación asertiva de la gestión del alcalde de la ciudad capital, y lo último que escuché, en un programa especial donde fue interrogado el presidente Martinelli fue que si el burgomaestre era tan incompetente, que renunciara. Pero no se hace nada y nos desayunamos, también durante la semana pasada, con que la flamante primera figura capitalina había suscrito contratos por casi un millón de dólares para que lo ‘asesoraran’ en cómo mejorar su imagen y otros temas relacionados. Y que su aceptación, después de un año de estertores, que es lo que ha sido su accidentado paso por la Alcaldía, alcanza apenas el 4%.

No podía creer lo que estaba leyendo al ver la lista de las asesorías y los asesores y tampoco podía creer que los capitalinos, todos los residentes de esta ciudad, que vemos cómo se deteriora nuestra calidad de vida a diario, cómo nos ha secuestrado el miedo y cómo los espacios verdes, las veredas y lugares de esparcimiento se hacen cada vez más inseguros, insalubres y los representantes de corregimientos, especialmente los que son del partido del gobierno, le ladran a uno si exige que cumplan su trabajo y que por lo menos, suplan de bolsitas para recoger las caquitas de los perros, no protestemos como es debido. Esos representantes alegan que no es trabajo de ellos continuar con la política ‘paternalista’ (como me escribió el de mi corregimiento) de proveer las bolsas, sino de la Junta Comunal y yo pregunto, ¿a quién responde la Junta Comunal?

En un programa en vivo que me animé a ver, porque Milton Henríquez me había dicho en la mañana que en uno anterior el presidente se había comportado como todo un mandatario, el señor Martinelli respondió a una pregunta que le hizo el periodista Eduardo Ling Yueng, por qué había aceptado que Taiwán le regalara el avión y respondió: ‘¿Usted cree que yo estoy loco?’. ¿Ese no era el lema de campaña? De verdad que no entiendo nada.

En un año, el acelerador se ha apretado hasta el fondo y lo que yo había anticipado que sucedería en un par de años, se ha dado en estos 365 días a la velocidad del rayo, y sin beneficio para la gran colectividad. Lo que se ha hecho, lo poco que se ha hecho, no le ha tocado al pueblo.

El gobierno tiene cuatro años por delante para enmendar los errores y corregir el rumbo. Esperemos que, para beneficio del país y, sobre todo, para no defraudar a todos los que pusieron sus esperanzas en el prometido ‘cambio’ no acabemos adoptando el eslogan de ‘los arrepentidos somos más’.