Archivos de la categoría Pobreza

¿EN QUÉ QUEDÓ LA CONCERTACIÓN?

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 5 de febrero de 2017

Aunque muchos de nosotros estamos muy pendientes de lo que hace y deshace el nuevo POTUS, que en 15 días ha sacudido al mundo (parafraseando a John Reed, el gringo que publicó en 1919 “Diez días que estremecieron al mundo” relatando la revolución bolchevique, que en octubre próximo cumple 100 años), y nos hemos solidarizamos con México y otros países que han sido avasallados, tenemos que mirar nuestro propio patio para que, cuando nos toque, estemos preparados.

Uno de los encuentros más recientes que se han dado en el mundo, independientemente del “reality show” que a cada rato monta el nuevo inquilino de la Casa Blanca, fue la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos, que se verificó en Suiza bajo el lema central de Liderazgo Responsable y Receptivo.  Según un interesante documento que publicó en este diario el Ing. Juan Carlos Roldán, de la empresa de comunicaciones Pizzolante, se destaca que las nuevas circunstancias del mundo obligan a buscar el perfil, la oportunidad y la responsabilidad de los líderes políticos y económicos que deben combatir la exclusión existente en muchos países.

En Panamá, esas nuevas circunstancias se vinieron develando desde el año 2006, cuando se convocó a un referéndum para la ampliación del Canal de Panamá, que en teoría brindaría excedentes que debían ser invertidos en alcanzar una sociedad más democrática, equitativa, próspera, social y ambientalmente sostenible y regionalmente equilibrada.

En el año 2007, después de meses de arduo trabajo de varias mesas interdisciplinarias y la participación de 2000 personas de todo el espectro social, gremial, profesional, étnico, religioso, político e ideológico, se logró un documento inédito en la historia de los diálogos, que permitió recopilar información valiosa sobre las realidades de cada provincia y las comarcas para construir una visión territorial desde la amplia participación de la gente.  Mediante estos acuerdos de concertación nacional para el desarrollo se le ofrecía a la economía panameña una renovada oportunidad de alcanzar el objetivo de superar una realidad éticamente intolerable, socialmente inaceptable, económicamente injustificable y políticamente insostenible, con voluntad, ilusión y esperanzas, además de los mecanismos para monitorear su avance y lograr alcanzar sus fines.

Dado que el país tiene profundas asimetrías sociales y territoriales, que afectan primordialmente a los sectores agrícolas e indígenas, se tomaron en cuenta estos fenómenos –que le dan el peso a solamente tres provincias que generan el 90% del Producto Interno Bruto (PIB)– para dirigir al país a un crecimiento sostenible, que es el que se alcanza con una tasa de crecimiento del PIB superior al 7% anual durante períodos prolongados.  La realidad de Panamá –que ya es un país de ingreso medio – es que ha mostrado serias dificultades para sostener esta dinámica de crecimiento y por ende no logra tener una sociedad equitativa que eleve el ingreso por habitante de la población más pobre y mejore el acceso a servicios e infraestructura de calidad.

Los acuerdos de la concentración nacional para el desarrollo fueron suscritos en octubre de 2007 y lo firmaron abogados, clubes cívicos, economistas, etnia negra, el Gobierno Nacional (que encabezaba en ese momento el Presidente Martin Torrijos), la Asamblea Legislativa, los gobiernos locales, iglesias, comité ecuménico, ingenieros y arquitectos, instituciones de educación superior, organizaciones empresariales, juveniles, de mujeres, de pequeños y medianos productores, de trabajadores, pueblos indígenas, partidos políticos (con la excepción de Cambio Democrático), representantes de provincias y de las diferentes mesas que trabajaron en su elaboración y, como testigos, el entonces coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas, la directora del equipo facilitador para la concertación, la hoy vice presidenta Isabel Saint Malo de Alvarado, y el facilitador principal para el proceso.

Esta instancia cuenta con sendas oficinas en el área de Balboa, funcionarios con altos sueldos pero a la fecha, ningún resultado se ha visto.  Si existen los mecanismos para enfrentar los problemas que surgen a diario, ¿qué estamos esperando para que se pongan a trabajar?  ¿Por qué directora del equipo facilitador no ve la oportunidad de ejercer un liderazgo responsable y receptivo en momentos que el país atraviesa un serio problema de gobernabilidad y se acuerda de sus tiempos de asesora de Naciones Unidas?

Recordemos que el término concertación es un acuerdo, pacto o convenio que se hace sobre algún propósito, y en el caso que nos concierne, el propósito es Panamá y las renovadas oportunidades para el desarrollo que se presentaron cuando se decidió actualizar los objetivos y metas nacionales del desarrollo.

CHIRIQUÍ EN LAS PÁGINAS DE SU HISTORIA

Por Mariela Sagel, Facetas, 30 de octubre de 2016

Gracias al apoyo de varias personas e instituciones interesadas en preservar la historia, y con el respaldo irrestricto del Municipio de David y la empresa Petroterminal de Panamá, se publicó recientemente el libro “Chiriquí en las páginas de su historia 1720-1920”, investigación monumental que por más de 20 años llevó a cabo el Doctor Mario Molina Castillo.  Este acto tan significativo para esa importante provincia panameña se llevó a cabo en la Casa Municipal de Bellas Artes de la capital chiricana, y a él acudieron las personas interesadas en conocer su historia.  Estuvo amenizado por el grupo de cuerdas de la Universidad Autónoma de Chiriquí, interpretando piezas de los pasillos de Vicente Gómez Gudiño, cuya obra más celebrada fue “El suspiro de una fea” con el que nos deleitaron esa noche.

Portada del libro Chiriquí en las páginas de su historia (1720-1920)

Chiriquí en las páginas de su historia 1720-1920” es un enjundioso estudio referencial sobre las estirpes y familias que han ido labrando el intrincado tejido social que ha hecho pujante esa provincia, remontándose a la familia Gallegos, como semilla de la historia de Chiriquí, que empiezan a ser portaestandartes de la historia regional de la región desde mediados del siglo XVIII hasta el primer cuarto del siglo XX.  Cómo a través del fortalecimiento de las redes hegemónicas se fue consolidando el poder político y económico, que basó su fortaleza en la ganadería y el comercio de cabotaje.  La familia Gallegos, objeto de este estudio, procedía directamente del Perú, aunque fueran descendientes de españoles, concretamente de Sevilla.  De igual forma, a Diego de Almagro, conquistador de Chile, le unían lazos a esa familia, según las pesquisas que llevó a cabo el profesor Molina.  Un libro urgente y necesario que resplandece por contar la historia regional, disciplina que se gestó en la escuela de Annales, nacida en Francia a mediados del siglo XX, según nos señala oportunamente el Dr. Juan David Morgan en el prólogo del libro y quien fue uno de los que condujo el ameno conversatorio que se llevó a cabo la noche del 20 de octubre pasado.

Los propulsores del estudio de la historia regional subrayan la importancia de estudiar y analizar lo regional para una mejor comprensión de la historia general, que es lo que ha venido haciendo el Doctor Molina en su dedicada labor de investigador e historiador en todos los archivos donde puede obtener fuentes que respalden sus sólidas investigaciones.

EL AUTOR

Dr. Mario Molina, autor de la monumental obra

El Doctor Molina posee tres licenciaturas, una en historia y geografía y otra en pedagogía, así como un post grado en docencia y un doctorado en Historia de América, de la Universidad de Sevilla, España, graduado con la máxima calificación en su tesis doctoral.  Ha escrito varios libros que lo acreditan como un sólido investigador, tales como el reciente titulado Chiriquí en sus fronteras de producción. Otros son: Migraciones y evolución urbana e industrial; José María Carrillo Tamayo, en la historia de Chiriquí, 1880-1980; La tragedia del color en el Panamá colonial, 1501-1821; Panamá, una sociedad esclavista en el período colonial. Hijos del campo. Bijagual y Cochea en la historia de Chiriquí (una sociedad rural). También sobresale la muy conocida obra Veragua: la tierra de Colón y de Urracá, un estudio geo histórico, urbanístico, económico, político, social y cultural de las provincias de Chiriquí, Bocas del Toro y Veraguas y “David, Historia y Sociedad. Orígenes y evolución pre urbana 1602-1890”. Tiene también un poemario titulado Desnudos en el silencio, y ha sido expositor, conferencista y participante en numerosos eventos relacionados al tema.

Su enorme disciplina investigativa, algo que en otros se ha ido perdiendo en el tiempo, la ejerce de forma ordenada y comprometida en los archivos nacionales de Panamá, Lima, Bogotá, Sevilla y San José, pero sobre todo, es acucioso investigador de los archivos parroquiales.  Comentaba que una de sus fuentes más interesantes las ha encontrado en los archivos de los mormones tanto en Panamá como en David.

El día de la presentación hizo una caldeada defensa en rescate de la investigación, de ese oficio que ahora se ha ido perdiendo por el acceso fácil a la información por medio de un click (a la Internet).  Él es un fervoroso practicante de hurgar en los periódicos viejos y que casi se deshacen en las olvidadas salas de los Archivos Nacionales.

LAS PÁGINAS DE LA HISTORIA DE CHIRIQUÍ

Este libro representa un gran esfuerzo del Dr. Molina para mostrar una nueva rama de la historia social conocida como microhistoria, que no es más que el estudio, con lupa en mano, de acontecimientos y personajes de la historia que usualmente pasan inadvertidos, pero sin cuya existencia resulta muy difícil comprender todo.

De su mano y por medio de intrincados malabarismos, podemos descubrir cómo las élites chiricanas fueron absorbidas por particularismo partidistas emanados, en el fondo, de ambiciones de poder político y personales entre dos bandos, los Gallegos y los Calancha.  Esta búsqueda por la hegemonía política regional la basó el profesor Molina en la obra España invertebrada, de José Ortega y Gasset, en la que alude a esos particularismos políticos regionalistas como el prototipo del divisionismo nacional.  Es así que de la familia Gallegos descienden o están emparentadas las familias De Obaldía, Agnew, Sagel, Venero, Araúz, Franceschi, Lambert, Randolph entre otros que trascendieron en la vida histórica y política chiricana y de Panamá del siglo XIX y comienzos del siglo XX, y que tuvo su principal exponente en José de Obaldía Orejuela, vicepresidente y presidente de Colombia, del Departamento de Panamá, congresista, ideólogo nacional, y otros destacados parientes, como lo fue Carlos Manuel Gallegos, rector del Instituto Nacional, siendo uno de los valores educativos de importancia.

El Dr. César Elías Sanjur, el Dr. Juan David Morgan, Mariela Sagel y el Dr. Mario Molina

Como uno de los mayores aportes que nos brinda este tratado de historia chiricana están las muchas tablas genealógicas que detallan la red social, hegemónica que fue reforzándose por los enlaces matrimoniales entre primos y parientes, especialmente en la tercera y cuarta generación, lo que aseguraba mantenerse en la cúspide social, mediante alianzas de fortunas como un recurso efectivo al usufructo del poder, ya sea por familiares consanguíneos o políticos.  Este proceso endogámico ha sido tratado con singular profundidad y elegancia por el historiador y geógrafo Omar Jaén Suárez en su teoría de “la república de los primos”.

El estudio de redes familiares da como resultado una estructura que tienen un eje conductivo raizal, en este caso la familia Gallegos-Cañoli, que se estableció en Santiago de Alanje y a partir de allí fueron consolidando su poder económico y político a través de los enlaces nupciales con las familias Fernández Ríos, Fernández de Estribí y otros.  Después deviene una historia fascinante que conduce al concerniente o al curioso por un bosque genealógico sin fin donde los protagonistas son las ramas de los árboles que ha ido construyendo y reconstruyendo el Doctor Molina en “Chiriquí en las páginas de su historia 1720-1920”.

Un documento necesario para la comprensión del desarrollo de esa altiva provincia, de sus orgullosos representantes, muchos de los cuales se dieron cita el día de la presentación para escuchar atentos lo que con tanto esfuerzo y con una importante crítica social tiene que decir y sigue diciendo, a través de las páginas de sus libros el Dr. Mario Molina.