Archivos de la categoría Publicado en El Siglo

LA REALIDAD ELECTORAL


Por Mariela Sagel, El Siglo, 11 de febrero de 2019

     Una vez ya presentados todos los candidatos a vicepresidentes, que en algunos casos pareció una broma de mal gusto y en otros un intento desesperado por conquistar el voto de la mujer, las minorías y una provincia del país, debemos analizar el padrón electoral como está ahora mismo.  Son siete candidatos a presidentes, tres independientes (entre los cuales hay una sola mujer) y los restantes miembros de los partidos legalmente establecidos y reconocidos.

     El padrón electoral, como terminó al 31 de diciembre de 2018 asciende a 2,757,823 personas, de las cuales el 50.22% o 1,385,076 somos mujeres y 1,372,747 hombres, casi mitad y mitad.

     De ese universo, el 18.9% son jóvenes de 18 a 25 años (521,535), el 11% de 26 a 30 años, 20% de 31 a 40 años, 17.8% de 41 a 50 años, 14.3% de 51 a 60 años, 9.4% de 61 a 70 años y 5.6% de 71 a 80 años.  El resto, 2.9% son mayores de 81 años.

     Los afiliados a los partidos políticos suman 1,333,308, de las cuales el 51% somos mujeres y el resto hombres.  Los no afiliados son 1,424,515, siendo hombres la mayoría en este grupo.  Solamente hay 7,674 votantes en el extranjero, lo que no quiere decir que sean los únicos que están fuera porque hay muchos que no se registran para votar.

     Este año votarán por primera vez 56,062 jóvenes y unos 29,644 votantes tiene alguna discapacidad.  Todo este universo elegirá 1 presidente, 71 diputados, 81 alcaldes, 20 diputados para el Parlamento Centroamericano, 679 representantes de corregimiento y 9 concejales.  Los circuitos electorales son 39, de los cuales 13 son plurinominales y 26 uninominales.  Panamá y San Miguelito son los distritos con más población electoral y la Comarca Guna de Wargandi y el distrito Omar Torrijos de Colón los que menos población electoral tienen.  Los cinco distritos con más electores están todos en la provincia de Panamá.

     Ante este escenario, está claro dónde y hacia quién deben dirigirse los mensajes políticos para que el 5 de mayo la mayoría de los votantes se motiven a asistir a las urnas.

EL DERECHO A EMPINARSE


Por Mariela Sagel, 4 de febrero de 2019, El Siglo de Panamá

     En estos tiempos electoreros vemos con demasiada frecuencia que los ataques a las personas que salen al ruedo, sea como candidatos o designados para vice de un candidato son atacados con ferocidad.  Si bien es difícil encontrar a alguien que sea impoluto entre los políticos, los viscerales señalamientos muchas veces provienen del miedo que tienen a que esa persona atraiga o distraiga votos.

     Lo acabamos de ver con la designación del vice del candidato Nito Cortizo.  Un joven de 35 años que tiene un futuro por delante y en lo poco que lo conozco, ha sido un entusiasta y fiel aliado del aspirante a la silla presidencial.  Tanto que se habla del relevo generacional y no le dan chance a que uno de los que militan en la juventud de ese partido sea el que llegue a ocupar la vicepresidencia del país.

     La mayoría de las personas que se enfrascan en estos ataques son oficiosas, sin nada que hacer, envidiosas y en general, mal intencionadas. Recuerdo cuando hace más de 20 años a mí me designaron ministra, me señalaron que no tenía la idoneidad de arquitecta, lo que tuve que desmentir con mi certificado respectivo.  Este país no puede avanzar con personas mediocres que solamente ven los errores de los demás sin que se superen a sí mismos.

     Otra cosa es la denuncia que le ha puesto el abogado Jorge Hernán Rubio a la candidatura del expresidente Martinelli a diputado y alcalde.  Sin ser abogada entiendo perfectamente que el reo del Renacer NO ha vivido en su corregimiento desde 2015 cuando salió en un viaje del que retornó esposado.  Esta denuncia sí tiene sustentación porque es a todas luces una verdad de a puño.

     Empinémonos sobre tantos complejos y revisemos todas las lecciones que le papa Francisco dejó en su reciente visita.  Tratemos de ver lo positivo y no criticar por criticar.  Así no vamos a ninguna parte.