Archivos de la categoría Publicado en El Siglo

Un ministerio para la seguridad

MARIELA SAGEL
El Siglo, 22 de Febrero de 2010

Sin apenas darnos cuenta nos desayunamos un día con la creación de un Ministerio de Seguridad. La figura, que no es aberrante ni mucho menos innecesaria, nace como resultado de las pugnas internas de poder que existen en el gabinete y no es incluyente de todos los estamentos que caen dentro del tema “seguridad”, del que existe total descontrol.

A fines de la gestión del ex presidente Pérez Balladares presenté al Consejo de Gabinete la propuesta de crear dos viceministerios dentro del ya enorme Ministerio de Gobierno y Justicia –que de justicia no tiene nada, más que el nombre y un par de juzgados nocturnos–. La explicación de motivos sustentaba que, habida cuenta que no existe un ejército en el país, los temas de seguridad debían tratarse con mayor celeridad y excluyéndolos del maremágnum de dependencias que ese ministerio tiene, entre los que está la política indigenista, los correos y la banda republicana.

El quinquenio siguiente se sumió en el sopor propio de los gobiernos arnulfistas (aún así dos ministros de Gobierno saltaron de allí para la Corte Suprema) y, a raíz de la elección de Martín Torrijos a la Presidencia, le hice llegar mi propuesta. Como era una iniciativa producida por “gente del Toro” ni me pararon bolas, pero fue cuando Rodrigo Cigarruista fue nombrado en el Servicio Marítimo que esa idea logró cristalizarse y de hecho, el señor Cigarruista fue el primer viceministro de Seguridad que tuvimos en Panamá.

En los estertores del gobierno de Torrijos, el ministro Delgado propuso cinco decretos ley que hasta le costaron el puesto, donde se reforzaba la seguridad del país. En campaña, los adláteres del cambio anunciaron a voz en cuello que derogarían esos decretos ley, pero ahora, en el poder, como que ya no le son tan incómodos, de hecho, mejor tener más control desde un poderoso Ministerio de Seguridad. Nunca más se habló de la amenaza que los decretos ley DDD o que la militarización de la policía representaría una vuelta a los abusos del odiado G2.

Ahora tendremos un ministro de Seguridad que deberá velar por lo indefendible que son nuestras costas y nuestras fronteras para el enemigo más grande que tiene el país, que es el narcotráfico y sus secuelas. No hay más detalles del asunto y mucho menos, en quién recaerá esa responsabilidad.

El tema da para muchas consultas, opiniones y especulaciones. Un estamento así debe tomar en cuenta que no hace falta un pie de fuerza en las fronteras, sino la presencia de todas las dependencias del Estado que tienen un control sobre lo que ingresa y lo que sale: migración, aduanas, salud, etc. Debemos estar vigilantes para que no vayamos a crear un ente incontrolable y preguntarnos si, en el fondo, no es una vuelta al militarismo.

NEXT: El Canal de Panamá

MARIELA SAGEL

Hoy viernes, 12 de febrero, el presidente Ricardo Martinelli deberá designar tres nuevas personas ante la Junta Directiva de la Autoridad del Canal dePanamá, ya que se vencen los periodos de Mario Galindo, Guillermo Quijano y Antonio Domínguez, quienes gozan de amplia reputación como

Detonación realizada el día que se iniciaron los trabajos de ampliación
Detonación realizada el día que se iniciaron los trabajos de ampliación

profesionales probos y que fueron bastiones importantes durante la consulta que se realizó sobre la ampliación en el año 2007. Al momento, no suena ni un nombre que no sea parte de su congregación de adeptos. Y tal como lo expuso sabiamente el mismo Dr. Galindo, la independencia o separación depoderes se debe dar entre los órganos de control: Contraloría, Corte Suprema y Ministerio Público, y estas tres instituciones han sido recientemente asaltadas a mano armada por el Ejecutivo, al imponerse allí personas que no son idóneas para ejercer cargos de magistrados, tienen vínculos muy personales para ser contralora y la suspensión arbitraria de la procuradora Gómez, poniendo en su reemplazo a una persona que ni siquiera era parte dela institución, como exige la ley.

La ACP le llega ahora en bandeja de plata, como un trofeo gratuito, y encima, al imponer a quien quiera, no tendrá que violentar ningún procedimiento. Es la única institución casi libre —hasta hoy— de corruptelas y manos peludas de los políticos. Se encuentra comprometida con todos los panameños y es ante los ojos del mundo un modelo irrepetible. Es nuestra fachada que respalda la globalización y el comercio mundial, especialmente ahora en su proceso de ampliación. Si los panameños le permitimos al Presidente repetir en la ACP el antojadizo desenfreno que ha seguido con los otros nombramientos de su cuestionado gobierno, empezará la contaminación de nuestro modelo institucional, el desandar del prestigio ganado ante los ojos del mundo y la desmoralización laboral del recurso humano de la ACP.

No es posible que no existan panameños profesionales probos que puedan ser designados ante esa Junta Directiva que no sean un factor de cuestionamiento por parte de la sociedad. Eminencias como Fernando Aramburú en economía, Moisés Castillo o René Orillac en ingeniería, Stanley Heckadon por la parte ambiental o mujeres como Ana Elena Porras, antropóloga reconocida, serían personas que aportarían con su experiencia ante el difícil reto que enfrentamos todos. No creo que esa Junta Directiva necesite a un publicista para funcionar mejor.

Preocupémonos ahora y asumamos nuestro compromiso social, porque también nosotros podemos ser arrastrados más allá del punto de no retorno al que nos arrastran los gobernantes fantasiosos. Es fácil asumir una postura de no preocupación, descalificando las advertencias al catalogarlas de exageradas. Esas defensas son parte de la locura común, la misma que lleva a la Presidencia a muchos engreídos y que después no indemniza ningún lamento tardío.