Archivos de la categoría Publicado en El Siglo

De frustraciones,las que no son

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 7 de Octubre de 2010

La semana pasada, mi vecino de página, Ebrahim Asvat, publicó una serie de artículos que fueron ‘in crescendo’ hasta culminar el viernes con el titulado La Banda de los Locos, en el cual parodiaba a Pedro Navaja en cómo mataron a Expresión Libertad a la vuelta de donde está ubicado este periódico. No hubo persona cuerda (que somos muchos) que no comentara esa entrega, radioemisora que se respetara que no lo leyera y, lo más increíble, en Facebook se formó un verdadero zaperoco con personajes ficticios que han creado identidades de burla a singulares personas, como Paco Gómez Nadal, insultando a diestra y siniestra a quien se atreviera a comentar el artículo en mención.

Lo que sí es válido resaltar y reafirmar es que la libertad de expresión –y los que la ejercemos— en Panamá estamos en peligro. No solamente se trata de veladas amenazas, sino de mensajes subliminales y algunos no tanto en que te advierten que te cuides, que eres valiente, que estos locos no perdonan y no resisten críticas. Pues a todos les tengo una mala noticia: no tenemos miedo y mientras se hagan mal las cosas, por lo menos yo seguiré señalándolas.

Otra crítica que usualmente hacen en forma anónima y a veces no tan anónima, cuando no les gusta un artículo o alguna posición, es rápidamente rematarnos con la etiqueta de estar frustrados. Si alabo una gestión gubernamental, soy una política frustrada; si señalo el desacierto de una ex presidenta, estoy frustrada. La verdad es que estos defensores de oficio deberían esmerarse en esgrimir argumentos de peso y no repetir, como papagayos, que uno está frustrado.

Frustrados estamos todos los que a diario vemos cómo nos desinforman, nos meten cuentos de crecimiento de la economía, nos irrespetan y tratan como si fuéramos niños. Frustrados deberían estar todos los que se comieron el cuento de que vendría un cambio, que habría oportunidad para todos, que los que entraban limpios no saldrían millonarios y que los corredores serán gratis una vez se los recompren a los mexicanos. Igualmente, frustrados deben estar todos los que fuimos alguna vez civilistas y arriesgamos nuestro pellejo para que retornara la democracia a Panamá y hoy nos vemos a un tris de que este gobierno se convierta en una dictadura, pero de derecha, inclemente e indolente, como ya casi lo es.


Un túnel turístico

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 27 de Septiembre de 2010

La semana pasada dio mucho que hablar la decisión de invertir medio millón de dólares en restablecer un casi místico túnel que existe en Quarry Heights y que los entendidos dicen que abarca la base del Cerro Ancón. Para que no dejar de sorprendernos de las metidas de pata -porque esas sí están permitidas- del actual gobierno, el Ministro de la Presidencia les hizo un tour a los comunicadores para mostrarle esta instalación que no se utiliza desde que el último soldado salió de suelo patrio.

En cándidas declaraciones que vi en la televisión, el mismo funcionario justificaba tener acceso a un tipo de instalación casi blindada por asuntos de seguridad, ‘en caso que el consejo de gabinete’ tuviera que reunirse allí.

Tal uso es absolutamente ridículo. Es de todos sabido que el Canal es indefendible y que Quarry Heights está precisamente en su entrada del Océano Pacífico. Un tipo de infraestructura de este tipo, por las razones que fue construida, sería un atractivo turístico fascinante, donde se pudieran montar tanto exposiciones como amenidades, preservando precisamente el hecho para lo cual fue inicialmente concebida y hasta destacándolo.

Con la importancia que se le debe dar al turismo y tanto que se cacarea que es a lo que se debe apostar, instalaciones de este tipo, que puedan conjugar historia, cultura, arquitectura militar (que no hay mucha en Panamá) y muchas otras, pensar en un uso estrictamente gubernamental es descabellado. Todos saben que el Estado no destina presupuesto para el mantenimiento de sus bienes, por lo que este inmueble caería en el mismo marasmo en que se encuentran tantas oficinas de gobierno, con el agravante que por su ubicación, retiene mucha humedad. Darlo en concesión para que se desarrolle como complemento turístico al área del edificio de Administración y Mi Pueblito, sería una estupenda manera de ponerlo a funcionar para beneficio no solo de los que nos visitan, sino de todos los que tuvimos vedada su entrada desde que se creó la Zona del Canal.

Una recreación de lo que tuvieron que hacer muchos inmigrantes para cavar ese túnel, dentro de un cerro tan emblemático como el Ancón, podría ser muy atractivo para la oferta turística panameña. ¿Por qué no le señalamos al gobierno que deje de pensar en conspiraciones contra ellos y hagamos cosas más pro activas y edificantes?