Archivos de la categoría Publicado en La Estrella de Panamá

Que siga la rumba

Ahora que todos pensábamos que nuestras vidas volverían a la rutina —los últimos dos años no hemos tenido una tregua en política— nos despertamos a diario con camarones, langostas y hasta escoltas que pretenden hacernos los días finales del mandato de Martín Torrijos unos de sobresalto.

Tal parece que los medios de comunicación y los diputados no quisieran que este año del Hidalgo —como le dicen en México— no pase sin que siga la rumba, llámese ésta los salarios de los diputados, el pago de escoltas a los presidentes de la Asamblea y, por qué no, la impunidad de Ingeniería Municipal ante el caos urbanístico que ha hecho que hasta el frente de la Avenida Balboa se colapse sin que aún se inaugure la Cinta Costera.

La batalla desatada contra algunos nombramientos del gobierno electo ha puesto en la palestra lo que todos esperábamos que pasara: que se formara la rebatiña por los puestos públicos. Si seguimos así, creo que habrá cambios de Gabinete antes de que los designados asuman sus cargos.

Ya está pasando la euforia —léase pánico— sobre la gripe A H1N1, que por razones inentendibles, se ha armado en nuestro país. ¿Será porque no tenemos nada que hacer o queremos que siga la rumba, una danza oscura que lo que puede hacer es convertirnos a todos en pesimistas y en detractores?

Todo el rollo de las acreditaciones de la Carrera Administrativa, y la luna de miel de la transición que se va agriando poco a poco, por aquello de los puestos que hay que llenar, descartando a los funcionarios comprometidos como si fueran desechables, crea un ambiente de confrontación y tensión que no se verá contrarrestado hasta que felizmente el presidente electo tome posesión, en una ceremonia que se adelanta faraónica. Como si estuviéramos para eso, pero que siga la rumba.

El tema de las escoltas a los últimos presidentes de la Asamblea no tiene ni pies ni cabeza. Cuando yo terminé mi gestión ante un ministerio tan sensitivo como es Gobierno y Justicia, el 31 de agosto, a las 12 de la noche, se retiró la unidad que fungía como seguridad y solamente me quedé, por gentileza del ministro entrante, con un conductor en horas laborables, por espacio de un mes. Es más, el 1º. de septiembre salí a pasear sola a mi perrita por el barrio sin ningún tipo de aprehensión y al día siguiente, nos fuimos mi hija y yo a Chiriquí, solas en nuestro auto, sin ninguna prebenda. Y la cartera de Gobierno y Justicia es la que maneja las cárceles, migración, seguridad del país y muchos temas más, hasta la Banda Republicana, que seguramente lo único que me traerían hubiera sido una buena serenata.

Hay demasiados gastos innecesarios en la maquinaria del gobierno y demasiadas personas que se han acostumbrado a recibir un salario sin hacer nada. También hay un ego-apetito insaciable.

Destinar casi cinco millones de dólares para unos deslucidos carnavales, que aún no sabemos cómo se gastaron —ni tampoco las sumas otorgadas en años anteriores—, otro montón de dinero para escoltas sin sentido y una fiesta de toma de posesión que más va a parecer la asunción de un emperador parece traducir el sentir de que no va a haber cambio, sino que siga la rumba.

Escribidor o escritor


En ocasión de la muerte, a los 82 años, de Corín Tellado, han sido varias las publicaciones sobre su vida que escritores de la talla de Mario Vargas Llosa le han dedicado, entre otros. Me llama la atención que el eminente escritor peruano le siga llamando la “escribidora”, sobre todo que la definición del DRAE de esa palabra es la de “mal escritor/a”.

María del Socorro Tellado López fue el fenómeno cultural más notable en la lengua española desde el Siglo de Oro. Nacida en Asturias y con muy poca relevancia pública, logró superar las ventas de cualquier pluma reconocida como “culta” entre los escritores. Sus apasionados y románticos relatos lograron que mucha gente, más que lo que uno imagina, se aficionara a sus novelitas.

En alguna ocasión se llegó a decir que era la autora más publicada después de Miguel de Cervantes, el autor de Don Quijote. Vendió la envidiable cifra de 400 millones de ejemplares y escribió más de 4,000 relatos en el género llamado “novela rosa”. En 1946 la Editorial Bruguera publicó su primera novela, Atrevida Apuesta y desde entonces no dejó de entregarnos periódicamente sus historias de amor.

La conocida revista Vanidades , entonces editada en Cuba, contrató en 1951 sus relatos, y de un tiraje de 16,000 ejemplares se disparó a 68,000. Por esas coincidencias de la vida, el editor era el renombrado escritor Guillermo Cabrera Infante, quien la calificó como “la inocente pornógrafa, aunque ni era tan pornógrafa ni tan inocente”. Algunos de los que han comentado su obra la tildan de cursi, de lo que ella se defendía diciendo que “No es que lo cursi sea malo, es que la gente le tiene miedo”.

¿Cuántos de nosotros podemos decir que no hemos leído nada de ella? Tanto sus libros como las revistas donde publicaba. En cierta forma, reivindicó el amor y de alguna manera fue permisiva, adelantándose a un tiempo en el que algunos actos por ella descritos no eran aceptables en público, especialmente en la época de Franco en España.

Precisamente Mario Vargas Llosa tiene un libro que se llama “La Tía Julia y el Escribidor”, que se le endilga es su autobiografía. El personaje principal es un joven que sueña ser escritor y lo identifica como aprendiz de novelista. Hay un tercer participante de la historia (después de la tía Julia) que es un excéntrico libretista de radionovelas a quien le llama “folletinista de las ondas”.

Todos recordamos cuando se inició la radio en nuestro país y el auge de las radionovelas, que hoy día han sido reemplazados por los escuchados programas de opinión y de farándula, porque la pantalla ha disparado las telenovelas con expresiones más que evidentes de toda una trama, romántica, truculenta y hasta mafiosa que conecta al televidente a diario en lo que puede llamarse el reflejo de lo que querría ser.

Todo este rodeo es para reconocer el valor de Socorrín, como llamaban a la autora fallecida, especialmente en la inducción a la lectura de quienes en su vida se leerían un libro de valor literario como lo entendemos algunos, y advertir también, ahora que el talento y la capacidad se han visto suplantado por la imagen mediática, que debemos estar conscientes de los peligros de caer en manos de periodistas o de folletinistas de turno.