EL ARTE QUE INTEGRA

Por Mariela Sagel, Facetas, 16 de abril de 2017

En todas las disciplinas, desde la seguridad hasta la limpieza se habla de integración o del concepto integral.  Mucho se nos ha repetido que se han implementado planes de seguridad integral, o de que la salud debe ser integral (que lo abarca todo).  En las manifestaciones artísticas, en el arte, también se puede aplicar este concepto, integrando la música, la danza y el diseño junto a otras, como puede ser la pintura, la escultura, el teatro o las letras.  El próximo 19 de abril, en el Teatro Anita Villalaz, a las 7:30 p.m la Asociación Diplomática en Panamá presentará una función bajo el título de este artículo, pero lo más interesante son los generadores de estas manifestaciones.

Es un evento cultural solidario, con un concepto innovador en Panamá, que tiene como propósito apoyar y promover la increíble labor de tres importantes programas locales de integración social a través del arte que son:

La Escuelita del Ritmo (Música), ubicada en Portobelo, provincia de Colón,  por medio de la cual se fomenta la música y el arte como instrumentos de desarrollo, buscando el mejoramiento de la calidad de vida y la inclusión social de niños y adolescentes en condiciones de vulnerabilidad. www.laescuelitadelritmo.org

Enlaces (Danza Contemporánea), es un programa preventivo para niños y adolescentes en riesgo social, de 9 a 18 años, de la Comunidad de San Felipe y áreas aledañas, que a través de la danza contemporánea busca el desarrollo de su potencial artístico y brindarles herramientas de auto-cuidado y de habilidad social.  www.fec.org.pa/enlaces

IntregARTE (Taller de Moda): es la primera marca penitenciaria de Panamá registrada por el Ministerio de Gobierno, que trata de respaldar los mejores productos elaborados por mujeres privadas de libertad que con sus manos y talento pueden crear y construir una nueva realidad, que es la clave para contribuir al desarrollo de sus familias y al proceso de su propia reintegración social. Esta  marca recientemente fue promovida por las principales figuras del gobierno, que las lucieron en actos públicos en respaldo a esa iniciativa https://www.facebook.com/integrartepa/

La Asociación Diplomática en Panamá se enfoca en brindar un mejor futuro a niños, adolescentes y mujeres, y la señora Ana Pessoa e Costa, Presidenta de esta asociación y esposa del Embajador de Portugal nos cuenta:

En todos los países hay una asociación diplomática y siempre he estado involucrada en ellas.  Es una forma de integrarnos y facilita el poder conocer el país donde llegamos.  En Lisboa tenemos una Asociación de Diplomáticos Portugueses y como somos de carrera, siempre he colaborado en ella.  Es una misión, un compromiso con nuestra labor.  Creo que ahora tengo la madurez de enfrentar estos retos, porque he acumulado conocimientos y experiencias que me permiten apoyar las iniciativas que impulsen la inserción social.

Es importante que la asociación genere confianza y que todos los países que la forman aporten a los proyectos, y que éstos perduren.  Nosotros estamos poco tiempo, debemos actuar con rapidez y asertividad para hacer un trabajo solidario.

Propusimos una estrategia de retos, para que todos nos enfocáramos e identificamos esos proyectos en forma puntual, que fueran diferentes, especialmente en lo que concierne a las reclusas o privadas de libertad.  Hicimos una donación de telas a IntegrArte, el proyecto del Sistema Penitenciario, y a partir de allí analizamos cómo darle continuidad a esa donación, para que tuviera continuidad, que no quedara solo allí.

En Mozambique tuve una experiencia parecida, y pensé que se podía iniciar un concepto innovador en Panamá.  Estaba segura de que se podía lograr algo visionario, y como conozco al chico que maneja la escuelita en Portobelo (es portugués) que hace arte e integración a través de la música lo sumamos.  Así empezó a evolucionar el concepto, buscando visibilidad a estas dos ramas del arte.

Ana Pessoa e Costa en el comedor de su residencia, frente a una imponente reproducción del Palacio Real de Queluz, antigua residencia de los reyes.

Entonces me puse a buscar la danza, y conocí a la directora de Enlace.  Así nació ese concepto diferente y de allí el título “El arte que integra”, para que perdure, para que quede el concepto y evolucione.  Ojalá que se realice una vez al año y dé paso a otras manifestaciones.  Esta es la semilla y es la primera vez que se hace en Panamá.  Es una gran oportunidad de crear un evento cultural solidario para dar visibilidad a estas organizaciones, donde cada uno va a hablar de su proyecto.  Se necesitan becas y otras cosas y que las empresas que tienen responsabilidad social apoyen.

La asociación tiene como misión apoyar proyectos sociales.  Tenemos una obligación moral con ellos.  El evento del 19 de abril es gratuito, es una tarima para las organizaciones que hemos escogido para esta primera presentación, y nosotras, la Junta Directiva, vestiremos los diseños de IntegrArte.

Va a ser un evento elegante, un poco intimista pero busca ser una donación de la asociación a la sociedad, a la vez que es una promoción de estos tres proyectos, de lo que poco se conocen.

IntegrArte es más que vestido, es una forma de resocializar a estas mujeres que están presas, para que salgan de allí y sean útiles, descubran un talento.

Durante mi carrera he estado involucrada en proyectos que ofrecen oportunidades a individuos que son drogadictos, alcohólicos, buscando la reinserción social, allí donde están las situaciones más difíciles.  La vida personal se hace más completa si seguimos lo que Fernando Pessoa señaló: Todo vale la pena cuando el alma no es pequeña, y eso es algo que tengo muy presente.  Es un pensamiento que resume mucho, porque hay resistencia cuando uno quiere hacer cosas diferentes.  Tengo fé que ese evento se va a hacer por muchos años, cada vez mejor y sumando otras manifestaciones.

Estoy muy contenta, feliz de representar a mi país y abrir la misión portuguesa en Panamá.  Siempre trato, cuando hago proyectos, que echen raíces y que perduren, más allá de nuestro paso por Panamá.  De allí nuestro lema: Vivir, sentir, compartir Panamá.  Ese lema lo resume todo. Es importante que los que están en la asociación sigan esa conducta, que nos involucremos.  Hay que compartir nuestras culturas, conocimientos y experiencias de nuestros países.

La esposa del Embajador de Portugal ha unido su profesión al buen gusto y su vivienda es una muestra de ello, con la mezcla ecléctica de diferentes estilos y objetos de arte.

Es una obligación moral, de mi parte, y del resto de las que integran la asociación y las acciones que ha hecho así lo atestiguan.  Seguiremos haciendo actividades vinculados con el arte y la cultura, porque son los que integran.  En Panamá hay muchos recursos y se pueden hacer muchas cosas.

Esta dinámica dama, que une a su vocación de servicio como esposa de diplomático una carrera profesional en el campo de la publicidad y mercadeo, ha servido a su país en Inglaterra, Austria, España y ahora en Panamá, como los primeros Embajadores de Portugal que se establecen aquí.  Su esposo, compañero y amigo, el embajador Pedro Pessoa e Costa, ha sido el pionero en establecer una misión portuguesa en este país y su casa es un despliegue del arte que caracteriza ese país, reconocido mundialmente por su cerámica, porcelana y cristalería, y por sus vinos y gastronomía.  La Asociación Diplomática en Panamá tiene más de 20 años de estar vigente pero solamente obtuvo su personería jurídica hace 7 años y en la directiva acompañan a la señora Pessoa e Costa las esposas de los embajadores de Chile, Perú, Israel, Italia, Brasil, Unión Europea, Parlatino y también una diplomática panameña, que se han sumado de manera entusiasta a las iniciativas trazadas por la señora Pessoa e Costa.

Fernando Pessoa decía: “Todo vale la pena cuando el alma no es pequeña”

CELEBRANDO A GABO

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 16 de abril de 2017

Mañana 17 de abril se cumplen tres años de la muerte de Gabriel García Márquez, el escritor colombiano que cambió el rumbo de la narrativa hispanoamericana con sus crónicas, novelas y relatos y cuyo legado sigue guiando el camino de todos los que amamos las letras.  Y mañana inicia en Panamá un taller de periodismo de investigación que impartirá el famoso periodista estadounidense Jon Lee Anderson, quien además dictará una conferencia el jueves 20 de abril en la Universidad de Panamá, abierta al público, con el título “Periodismo Real en la Era de Trump”.  Anderson, que es miembro del Consejo Rector de la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), cuya sede está en Cartagena, aprovechará su presencia en el istmo para motivar a los panameños a participar en el Premio Gabriel García Márquez de Periodismo 2017, que este año celebra su V versión y cuya premiación se celebra con un gran festival en el mes de septiembre.

No es casualidad que todas estas acciones confluyan en este momento.  Las coincidencias no existen y gracias a que el Fórum de Periodistas por las libertades de expresión e información invitó a Jon Lee Anderson desde hace casi dos años, y que se le abrió una oportunidad en su complicada agenda para venir a esta tierra, los directores de la FNPI también vendrán a apoyar el lanzamiento del premio y explicar la importancia del mismo para los que se expresan en lengua española y portuguesa.  Desde su instauración, en el año 2013, el premio ha recibido 5,916 trabajos, entre los que han sido seleccionados 16 ganadores y 64 finalistas de más de 30 países, que son un referente para el periodismo de la región.

Este galardón tiene sus antecedentes en el Premio Cemex+FNPI, que entre 2000 y 2010 reconoció lo mejor del periodismo en Iberoamérica, y que a partir de 2013 actualizó sus bases y categorías para adaptarse a los profundos cambios que vive este oficio.  Se premian varias categorías, que están pensadas para que se integren todos los lenguajes, formatos, géneros y soportes y para que en ellas se sientan incluidos todo tipo de medios y de periodistas.

Toda la mecánica de participación y los dos reconocimientos especiales que tiene el Premio Gabriel García Márquez, –a la excelencia y a un editor colombiano ejemplar–, serán explicados pormenorizadamente por Jon Lee Anderson, además de abarcar el candente tema de su charla, el de Periodismo Real en la era de Trump.  Adicional a lo que se recibe en metálico, a los ganadores también se les da una escultura del artista colombiano Antonio Caro y sobre todo, el reconocimiento de seguir en la senda que trazó el maestro García Márquez, estimulando la calidad periodística, contribuyendo a la renovación del periodismo, impulsando las vocaciones, reconociendo los logros de personas y trabajos que buscan la excelencia a través de su narrativa, la investigación rigurosa, la ética y el compromiso con el servicio público en el proceso informativo, que son algunas de las bases sobre las que Gabo construyó su obra periodística y creó la fundación.  Para él, “el mejor oficio del mundo” era el de periodista, y mediante esa fundación y de los talleres que desde allí se imparten, se continúa con los ideales que resumió en la frase “No basta con ser el mejor, sino que se sepa”.

Un interesante documento que circuló el pasado 6 de marzo, día del cumpleaños de Gabo, para descargar gratis en Internet es el recuento de cómo surgió, se creó y se consolidó la Fundación y su título no puede ser más elocuente: “Y pensar que todo estaba en nuestra imaginación….”.  Aquí, con esta semana que celebramos a Gabo y a Jon Lee podemos aplicar lo que en su momento dijo el Padre Antonio Vieira, el Padre Grande portugués: “Somos lo que hacemos. Lo que no se hace no existe. Así que solo existimos en los días en que hacemos. En los días que no hacemos nos limitamos a durar”.