Las delicias de una liliputiense

portada-de-chiquitaEn Septiembre de este año se presentó en Panamá el ganador del último Premio Alfaguara de Novela 2008, Orlando Antonio Rodríguez, con su obra Chiquita.El veredicto se dio en febrero, como es costumbre, casi siempre coincidiendo con nuestras fiestas de carnaval. El jurado estuvo compuesto, entre otros, por Sergio Ramírez Mercado, quien lo presidió, y dotado de una suma nada desestimable de $175,000 y una escultura de Martín Chirino, escultor nacido en las Isla Canarias.

Los premios Alfaguara se han convertido en un referente de los galardones literarios de calidad, otorgados a una obra inédita escrita en castellano. Permiten difundir, en nuestro idioma, obras a nivel internacional, muchas veces de escritores noveles, ya que son impresas para España y Latinoamérica. Obras como Delirio, de Laura Restrepo (colombiana), Son de Mar (Manuel Vicent, español) y Abril Rojo (Santiago Roncagliolo, peruano) han lanzado a la fama a sus autores, pues el galardón lleva como mandato una gira extenuante por todos los países de habla hispana.

Y Panamá, gracias a Dios, no está exenta de esa gira, pero para muchos ha pasado casi desapercibida. Editorial Santillana, que es la representante del sello Alfaguara, hace una promoción intensa y ejemplar de sus autores, ofreciendo conferencias de prensa, cócteles y toda clase de agasajos cuando viajan los escritores a Panamá y somos apenas unos pocos los que nos damos cuenta.Los medios no se hacen eco de tan delicado banquete intelectual, porque no es amarillismo, no son titulares que venden.

Chiquita es una novela sobre una liliputiense cubana, de apenas 26 pulgadas y 18 libras, nacida en Matanzas y que luego de esmerados cuidados de su familia para que todo se adaptara a su estatura y a su pequeño mundo, se fue a Nueva York con la cabeza calentada por un hermano que la quería lanzar a la fama en el mundo del vaudeville, como bailarina y cantante. A pesar que Espiridonia Cenda (así se llamaba) de veras existió y el autor fue tan cuidadoso de incluir todas las referencias de ella en el libro, la biografía de esta enanita es imaginaria, llena de fábulas de aventuras y desventuras, a quien cataloga como una mujer seductora e independiente, que llegó a ser considerada como una de las celebridades mejor pagadas de su época.

La novela es entretenida, chispeante, llena de humor, erotismo y peripecias, a veces un poco depravantes, que van acorde con la época en la que vivía el personaje central, cuando mataban presidentes, se daban crisis económicas y se producían milagros tecnológicos, cuando las potencias se disputaban territorios y las curiosidades humanas, como podría ser una liliputiense, ejercían una extraña atracción sobre las multitudes.

Chiquita, la muñeca viviente, como se le catalogó en su época, es protagonista de amores tempestuosos, dueña de un talismán mágico con poderes más allá de lo explicable y metida en un intríngulis de vida diplomática fascinante.

Los liliputienses tienen su origen, por lo menos, en la imaginación de autores como Jonathan Swift en su obra Los Viajes de Gulliver. Pero de que existen, igual que las brujas, existen. Representan en teoría una nación situada en Tasmania, parte de Oceanía, que pertenece a Australia. Son personas diminutas pero perfectamente formadas, todo su cuerpo está proporcionado y su entorno, flora y fauna es similar a ellos. La cultura de Liliput (hasta cierto punto ridícula) ha sido descrita minuciosamente por el capitán Lemuel Gulliver, en el libro citado. Para nosotros es común llamar a esas pequeñas criaturas “enanos” pero no lo son, ya que éstos últimos son deformes, tienen miembros más desarrollados que otros y aspecto grotesco. Quienes hemos tenido la oportunidad de ver el Cirque Du Soleil recordamos en Corteo a Valentina, una liliputiense con un parejo igual de perfecto que ella, al lado de un gigante, como suelen diseñarse los espectáculos circenses. Así mismo era Chiquita, todo estaba hecho a su medida, hasta los cubiertos de mesa que usaba.

El autor del libro, Antonio Orlando Rodríguez, también es cubano. De una manera muy amplia explicó la inversión de cinco años que le demandó esta novela por toda la investigación que hizo y mostró toda la memorabilia que existe de liliputienses famosos y de Chiquita en particular, fotos que se reproducen en el libro. Con una prístina sobriedad –un poco alejada del cubano típico o por lo menos del que tratamos normalmente— orientó a la audiencia que se congregó en la Biblioteca Nacional para escuchar lo que le motivó a escribir sobre “la muñeca viviente”. Es un libro para leer y degustar.


Ilustración de los Viajes de Gulliver

Existe una película, producida en Argentina, titulada De eso no se habla, en 1993, que se escenifica en un pueblito de ese país, de los años ’30, donde una millonaria mujer hizo esfuerzos insólitos para evitar que su hija tomara conciencia de su condición de enana. Eso incluyó eliminar libros que aludieran a enanos y comprometer a los vecinos en un voto de silencio. La farsa amenazaba con romperse cuando un viejo seductor local pone sus ojos en la muchacha. La descripción de la película termina con que nostalgia y comedia son la tónica. Los actores fueron Marcello Mastroianni y Luisina Brando y su directora, María Luisa Bemberg.

Los placeres de la vida (I)

Acostumbro compartir con mis lectores las opiniones sobre libros, obras de teatro, conciertos y eventos culturales que alegraron mi existencia durante el año que terminó. Pese a la febril actividad política en la que estuve involucrada hasta el 7 de septiembre, no dejé de leer y aunque más pausadamente, los libros que escogí fueron todos muy grandes. Empiezo por los de Ángela Becerra, “De los Amores negados”, “Lo que le falta al tiempo” y “El Penúltimo Sueño”. Exquisita escritora colombiana que reside en Barcelona, desgrana con una maestría envidiable las relaciones románticas desde una visión abismalmente femenina. Al respecto, pueden ver mis comentarios sobre estos títulos en www.marielasagel.com, ir a Literatura y mirar el artículo “De vuelta al amor”.

“Pasión India”, de Javier Moro, no se escapó este año, a pesar que el libro había sufrido varios accidentes antes de poder meterle el diente. Como dice mi amiga lectora Claudia Ferrer, es un libro para comérselo y eso fue lo que hizo la perrita de mi hija. Excelente relato de una andaluza que se enamora de un maharajá, una historia de amor y traición que reboza en detalles de riquezas y pobrezas en esa nación tan inmensa como dispar que es la India. “El Infinito en la Palma de mi Mano” me llegó de Nicaragua de parte de mi hijo putativo Charlie Sousa—Lennox, de la autoría de Gioconda Belli, la liberal y muy controversial escritora de ese país, que se va más allá de la leyenda en un mágico relato de la estadía de Adán y Eva en el Paraíso, y que ganó el premio Biblioteca Breve 2008 “por su singularidad y su capacidad evocadora”.

El lanzamiento del libro del aclamado catalán Carlos Ruiz Zafón, “El Juego del Ángel”, en la feria de Buenos Aires, me llegó enseguida, gracias a la gentileza de mi amigo Rodrigo Burgos. Para la mayoría de los improvisados, el libro parecía una continuación del éxito rotundo que fue “La sombra del viento”, pero a mi juicio lo supera con creces. Ahora ando detrás de una “Guía de la Barcelona” de Ruiz Zafón, que ya salió, pero aún no llega a Panamá y no he podido convencer a nadie que me la traiga.

“Chiquita”, premio Alfaguara 2008, no se quedó atrás en excelencia y cautivación. El autor, Antonio Orlando Rodríguez, cubano que vive en Estados Unidos, asistió a la presentación en Panamá e hizo un recuento fascinante de la historia de esta liliputiense que nació en Matanzas y triunfó en New York. Mucha promoción, como siempre, hizo el sello Alfaguara, sin que tuviera igual resonancia, lo que es realmente lamentable.

El broche de oro que cerró el círculo de los libros que leí — que no necesariamente señalo como los mejores — fue la biografía de Jane Fonda, “My Life so Far”. Todavía tengo que reseñarlo, pues lo terminé antes del año en el crucero que tomé junto a mi hija y su familia por el Caribe Oeste. Jane Fonda es una mujer única, fuera de serie, que se ha permitido ser una diva del cine, una activista antiguerra, una esposa dedicada a la campaña de un marido político y la mujer de uno de los magnates más poderosos que ha tenido el mundo de los medios, además de directora de cine, actriz, revolucionaria en la forma de ejercitarse y sobre todo, madre, abuela y madrastra responsable. Y ahora, a sus 72 años, desgrana sus aciertos y desaciertos, sin tapujos y aceptando lo bueno y lo malo que ha tenido su vida, hasta ahora