Hechos son amores

MARIELA SAGEL*

“Hechos son amores y no buenas razones” dice del más sabio de los refranes españoles, y por allí se van “por bulerías” como ellos mismos dicen, para criticar a Rodríguez Zapatero tildándolo que ejecuta una legislatura de ruptura.
Sin embargo yo quiero referirme al hecho bienvenido de la designación de Roxana Méndez como primera Ministra del Interior, que fue anunciado por el presidente Martinelli, lo que llena de alegría al género al que pertenecemos además que, a las que la conocemos, sabemos que es bien merecido el nombramiento no solamente por la lealtad que ella ha mantenido desde el inicio con el partido al que pertenece y su cabeza, así como supo separarse a tiempo de una gestión municipal que nos tiene hundidos en la basura y en la inmundicia, al punto que el ministro de Salud ha decretado una alerta sanitaria a nivel de la ciudad.

Roxana tiene además la muy formada experiencia de haber dirigido una fundación que ha sido exitosa y ha sentado precedentes, los que nadie le va a escatimar, sabe de las necesidades del pueblo y no le adornan, precisamente, premios de baile por hacer su trabajo sino todo lo contrario, un compromiso muy grande en una posición de tanta relevancia y responsabilidad. Enhorabuena por ese nombramiento, lo que sumará una cara bonita y fresca y con clase al gabinete.

Otro hecho interesante que se da en esta semana pestilente es la anunciada implementación de la llamada Ley Zanahoria, que debe su nombre a que fue Antanas Mockus, hoy candidato a presidente de Colombia, que la puso en ejecución en Santa Fe de Bogotá cuando era alcalde. Y los resultados le dieron vuelta a la tuerca. De ser la ciudad más peligrosa del país ahora es una perla de cultura, decencia y buenas maneras. Y simplemente la Ley Zanahoria ordena que cierren los bares y el expendio de licores a las 2 de la mañana.

Enseguida pitaron los dueños de bares y restaurantes, que si el turismo se va a ahuyentar, que si la seguridad jurídica. Vale más la seguridad de nuestros hijos y de nosotros mismos y hasta de la fuerza pública que es la que tiene que velar porque estemos a salvo y, si queremos parrandear, salgamos temprano. Lo que pasa es que se ha hecho costumbre salir tarde a los bares. Una de las veces que fui a Bogotá en misión oficial, nos reuníamos a cenar temprano y cerca de las 11 ya estábamos todos bien portaditos en nuestras habitaciones. Y de eso dan fe mis compañeros de viaje, comisionados de la policía, funcionarios del ministerio tanto de Gobierno como de Relaciones Exteriores y periodistas, que nos acompañaron a negociar una repatriación de insurgentes del vecino país.

Esta ley no solamente debería aplicar a los bares y lugares públicos, también debe ser ley para las fiestas privadas. Hay áreas sociales de condominios donde a veces hay que llamar a la policía bien entrada la madrugada porque los decibeles no dejan dormir al vecindario entero y mientras más alta la música, más altos los gritos. A la gente le encanta oírse y si tienen que competir con la música, pues más alto hablan.

Apoyo con denuedo esta iniciativa del Ministro Mulino y ojalá que sea realidad pronto. Escuchaba en un programa de radio que en los barrios populares las cantinas abren a las 10 de la mañana, entonces, ¿qué hacen expendiendo licor a las 12 de la noche?

Los hechos demuestran que bien pensados, pequeñas acciones y decisiones como éstas, en medio de esta locura, dan una luz de esperanza para que algo cambie mientras todo sigue igual (bien dicho por Lampeduza en su laureado libro El Gatopardo: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie” y que los que nos mandan a veces dejen de ser testaferros de los espurios egoísmos de los que los rodean.

Nos vamos pa’ Lima

MARIELA SAGEL
marielasagel@gmail.com

Esa fue la expresión que me escribió un amigo cuando le “chateé” que al ex presidente Pérez Balladares le habían otorgado el permiso para salir del país y así viajar a la capital peruana.
Y ya me imagino la andanada que vendrá de parte de sus detractores cuando tengan la oportunidad de reponerse del golpe que la decisión del fiscal Ayú Prado les ha representado. Y es que ahora su principal acusador (el que “abrió” el caso el 3 de agosto del año pasado, según se lee en un recuento recientemente) se va a sentir defraudado.

En lo que se insiste de manea viciosa es que el ex presidente está involucrado en un caso de blanqueo de capitales. Sus voceros hemos explicado en estos más de 80 días que han pasado desde su reclusión que blanqueo solamente se puede dar cuando la proveniencia del dinero es ilegal. Y tal como se le ha querido señalar, se le acusa de recibir dinero de sociedades que se dedican a los juegos de azar que, hasta donde tiene la población entendida, no es ilegal.

Las cosas han cambiado desde el aciago 14 de enero en que un sorprendido Pérez Balladares se vio ilegalmente restringido de su libertad, al acudir voluntariamente a la Fiscalía Especializada del Crimen Organizado. Un fiscal, arrogándose el derecho que no le correspondía, lo manda para su casa. Luego le niegan por varias semanas el derecho que tiene todo ciudadano a tener un “debido proceso” al no asignársele un juez, en dos ocasiones le niegan la fianza y posteriormente, le ponen una suma ridícula y astronómica que él, con buen juicio y el consejo de su familia y abogados, se negó a consignar.

Y es que la procuradora -hoy separada- abrió el caso “de oficio” por las simples y venenosas publicaciones de un medio, y “de oficio” el procurador encargado no ha querido abrirle causa al director de la Policía por las supuestas acusaciones que durante la invasión persiguió a ciudadanos estadounidenses.

Ese medio siempre quiere ser juez y parte de los temas en los que se empecinan y cuando las cosas no le salen como esperaban, inventan y arman cualquier ataque. Acostumbrados a actuar sin rendir cuentas a nadie, seguramente ahora el fiscal les parecerá un vendido y quién sabe qué más cosas.

Al tiempo que han arrastrado por el lodo a un ex presidente, inmisericordemente, sin importarles la certeza de sus aseveraciones, defienden a quienes no tienen ni honra de la qué vanagloriarse. Tienen guardado en el clóset al artífice de toda esta telaraña y lo soltarán, literalmente, cuando no quieran dar la cara y una vez utilizado, lo sacarán del país, como en ocasiones anteriores.

Pero en todo, aunque pasen 30 años, rendirán cuentas oportunamente y en esto, como hemos insistido desde el principio, los cimientos los hicieron utilizando una débil arcilla que se ha ido desmoronando rapidito.