Todas las entradas de: Mariela Sagel

Mariela Sagel es Arquitecta y tiene una Maestría en Administración de Empresas. Además, tiene una especialización en Administración de Proyectos. Ocupó el cargo de Ministra de Gobierno y Justicia en la década de 1990 y actualmente es Embajadora de Panamá en Turquía. Tiene una hija que vive en Montreal, con su esposo y sus hijos, un niño y una niña. Mariela Sagel escribe sobre diferentes temas, especialmente de política, pero también cultiva la literatura y el arte. Tiene una página cultural semanal en La Estrella de Panamá y dos columnas de opinión semanales. Es un referente intelectual panameño y sus artículos también se publican en dos medios españoles y en catorce países latinoamericanos. Produjo un segmento cultural semanal en Telemetro Matutino, titulado "Entre Letras" desde 2011 hasta fines de 2019 donde recomendaba libros . Es sabinera de "fina estampa". “La reseña es un oficio que me gusta, entendida siempre como testimonio de lector, más que como esa cosa aparatosa y sosa y casposa llamada ‘crítica literaria’ ”. Darío Jaramillo Agudelo

A prueba de fuego

La más reciente obra del escritor español Javier Moro está dedicada a la vida del arquitecto Rafael Guastavino, quien aunque dejó un legado de construcciones en importantes ciudades de Estados Unidos y España, su reconocimiento le llegó tarde

  • PorMariela Sagel, 22 de enero de 2021, Vida y Cultura, La Estrella de Panamá

Javier Moro ha visitado Panamá en dos ocasiones para presentar sus libros.

El último libro del escritor español –tan querido en Panamá, donde ha estado en dos ocasiones presentando sus libros– Javier Moro, “A prueba de fuego” da una vuelta de tuerca a sus historias de sucesos históricos (“Pasión india”, “El imperio eres tú”, “A flor de piel”) o las vidas de personajes que eran conocidos, como Sonia Gandhi en “El sari rojo” o Conchita Montenegro en “Mi pecado”. Y se lo dedica a su tío Dominique Lapierre, con quien escribió “Era medianoche en Bhopal” en el año 2001.

En este libro, Moro se ocupa de un arquitecto valenciano que es casi desconocido en el mundo, Rafael Guastavino, y de su hijo, que es la voz que narra toda la novela. Para muchos será un libro muy técnico, porque describe con una precisión milimétrica la forma revolucionaria que, a partir de los años 80 del siglo XIX, este arquitecto llegó a New York detrás del sueño americano, y cómo triunfó deslumbrando con sus técnicas de bóvedas tabicadas, construcción cohesiva y estructuras ignífugas. La vida de este “arquitecto de Nueva York” como se le llamó a partir de 1970 fue fascinante, porque tenía una energía y una inventiva como ninguna, pero también una vida desordenada como nadie.

Sus primeras obras las había realizado en Barcelona, donde se había casado con una prima y tenido tres hijos. Una de las mayores debilidades de Rafael Guastavino eran las mujeres y eso no lo libró de meterse en muchos líos. Era un consagrado violinista también, con una familia con la que mantenía contacto a pesar de que nunca volvió a España desde que se marchó. Tenía dos hermanos curas en La Habana, tres hijos de su primer matrimonio que emigraron a Argentina, junto con la madre, y uno de su segunda unión. Al final estuvo hasta el último día de su vida con Francisca, una aguerrida mexicana que en cierta forma lo doblegó.

Rafael Guastavino era capaz de regalar su trabajo con tal de que se construyera; sus obras son emblemáticas en Estados Unidos, aunque también realizó algunas en Barcelona. Empezó como dibujante o maestro de obras, muy joven, hasta que obtuvo, por validación, el título de arquitecto.

La vida de Guastavino no estuvo exenta de los vaivenes de la economía que se daba en esos tiempos, varias veces se fue a la quiebra y de todas se recuperó. Era un desastre con los números, sus cálculos nunca eran acertados. Gracias a la lealtad de un vaquero que encontró en alguna de sus construcciones, muy acucioso en los números, logró dejar un legado monumental a cada uno de sus descendientes.‘A prueba de fuego’

Su hijo Rafaelito, que se quedó con él en New York cuando la madre los abandonó, con apenas ocho años, era su compañero en todas las obras que emprendía, a excepción de un par de años en que estuvo con una familia al norte del estado de Nueva York donde aprendió muy bien inglés. El niño no tuvo infancia, a temprana edad el padre lo dejaba encargado de obras magníficas. A Guastavino se le atribuye haber construido, en el método que él patentó como Guastavino System, 360 edificios en la ciudad de New York, un centenar en Boston, otros en Baltimore, Washington, D.C., y Filadelfia. Su retiro final, en Carolina del Norte (Black Mountain), donde está enterrado junto a Francisca, su mujer mexicana, se considera un distrito histórico.

Javier Moro

Intrigada y todavía embriagada de la lectura de este libro, tuve una larga conversación con el autor, que vive en Madrid. Le pregunté cómo es que esta historia (según él mismo dice) estaba bajo su investigación desde 2016. Recuerdo haberlo visitado en febrero de 2015 en su departamento de la calle Serrano cuando el gobierno de India lo reivindicó y acababa de regresar de ese país de firmar no sé cuántos contratos para editar su libro, “El sari rojo”, que es la historia de Sonia Gandhi. Los indios, sin siquiera leer el libro (publicado en 2008) lo condenaron, fotos suyas fueron quemadas junto con los libros. Ellos pensaron que en el libro despreciaba a la líder del partido del Congreso, esposa de Rajiv Gandhi y nuera de Indira Gandhi, pero era todo lo contrario, Moro la trata muy bien, destaca que, si bien no era una aristócrata como su marido, era una italiana que estudiaba en Londres donde se conocieron y ensalza su dedicación al matrimonio y a su país de adopción. Justo en la fecha en que lo visité, el Gobierno de India había cambiado y ya no era el partido de los Gandhi, así que fue su momento de mostrar la maravillosa obra que es “El sari rojo”.

Estaba preparando en ese momento “A flor de piel”, la historia de la expedición Balmis que erradicó la viruela en las Indias, como le llamaban los españoles a nuestro continente. Después publicó “Mi pecado”, que ganó el premio Primavera en 2018, y hasta ahora es que nos entrega este valioso testimonio de un valenciano cuyo reconocimiento como gran arquitecto le llegó tarde, pero que se codeó y trabajó para personalidades muy importantes. Varios años macerando la historia e investigando.

Las referencias a la ciudad de Nueva York y Boston son tan vívidas que uno siente que está recorriendo de la mano de Javier todas estas obras de arquitectura. Guastavino era invitado a dar conferencias sobre su revolucionaria técnica de las bóvedas tabicadas en el Massachussets Institute of Technology (MIT), la universidad tecnológica más importante del mundo, así como en otros centros donde se impartía la materia de estructura (sea ingeniería o arquitectura) y siempre era un problema porque nunca aprendió a hablar bien el inglés, era tan impulsivo que quería mostrar él mismo los cálculos, la conferencia la dictaba su fiel contable y su hijo, que llegó a ser su intérprete, pero el público quedaba sorprendido, confundido, pero maravillado por la grandiosidad de lo que exponía.

“Las referencias a la ciudad de Nueva York y Boston son tan vívidas que uno siente que está recorriendo de la mano de Javier todas estas obras de arquitectura”.

Otro de los temas que conversé con Javier es cómo manejó tan notablemente los términos arquitectónicos y de construcción, y me explicó que se hizo asesorar por una pareja de arquitectos valencianos “guastavinistas”, además de una pila de especialistas tanto en España como en Estados Unidos que le brindaron todas las guías para entender los entresijos de la desbordante creatividad de Rafael Guastavino.

De las más importantes obras que dejó está la cúpula de la iglesia de la Santísima Trinidad, la Biblioteca de Boston, la casa del elefante del Zoo del Bronx, la estación del metro de City Hall, la sala de registros de Ellis Island (donde llegan todos los inmigrantes y es hoy parte de un museo), la Penn Station original, como fue construida e inaugurada en 1910 y que se consideraba única no solo en Estados Unidos, sino en el mundo entero, magnífico exponente del Beaux Arts; el restaurante Oyster Bay también en Nueva York; el pabellón español en la exposición Mundial Colombina de Chicago de 1893 (que fue visitada en su inauguración por Thomas Edison, Búfalo Bill, Houdini y Nicolás Tesla y 27 millones de personas en seis meses) dedicada a los 400 años de la llegada de Cristóbal Colón a América; varios templos con bóvedas impresionantes, la catedral de San Juan el Divino en Manhattan. En España dejó su huella en la fábrica Batlló y el Teatro de La Massa, pues había observado muy acuciosamente la construcción de la Lonja de la Seda en Barcelona. Fue el precursor de Antoni Gaudí en el uso de los azulejos estilo trencadís.

Pero “A prueba de fuego” tiene un mensaje más profundo que la creatividad de un arquitecto a quien la historia no le ha dado su lugar, pero sí sus obras, y es el amor a toda prueba que le tuvo a su familia, a la que nunca dejó de ayudar, a pesar del desastre que era su vida. Sobre todo, entre altibajos, el vínculo “a prueba de fuego” que tuvo con su hijo Rafael Jr. que le sucedió en la empresa y preservó la excelencia e imbatibilidad del sistema Guastavino.

“Las amistades y los amores son temporales; el amor de un padre hacia su hijo, y viceversa, es eterno porque se manifiesta mucho después de la muerte de ambos, en lo que han puesto en marcha mientras vivían y cuyo eco resuena en el tiempo”.

*El pintor Juan Carlos Marcos, argentino que reside en Panamá, tuvo una estrecha relación con un artista de apellido Guastavino que era, sin duda, descendiente de uno de los tres hijos del arquitecto y así lo registra en su libro “Billete de ida”.

Becas en derecho marítimo

Por Mariela Sagel, 18 de enero de 2021, El Siglo de Panamá

Panamá y Turquía comparten varias condiciones geográficas. Ambos son países que unen océanos

Panamá y Turquía comparten varias condiciones geográficas. Ambos son países que unen océanos. Panamá el Atlántico con el Pacífico. Turquía une tres, el Mar Negro, el Mediterráneo y el Egeo, con la característica de tener dos estrechos, el famosísimo del Bósforo y de los Dardanelos y en medio de estos dos, está el Mar de Mármara.

También ambos países tienen una vocación de ser ‘hub’ aeronáutico, Estambul para Turkish Airlines, que vuela directo a Panamá y Panamá para Copa, que conecta al continente americano.

Se ha abierto una oportunidad imperdible de becas para maestrías y doctorados en derecho marítimo que abarcan temas tan vinculantes a Panamá como el tema del uso de fondo de mar para los cables submarinos, el abanderamiento de buques, el mar territorial para la pesca y una variedad que hacen de estas oportunidades de estudiar en Turquía algo muy atractivo, porque la beca es muy completa, cubre todo y se imparte en inglés.

La convocatoria acaba de empezar y se cierra a finales de mes. La Universidad de Ankara es la responsable de ellas a través de su centro de derecho marítimo, DEHUKAM. En el portal de la Cancillería se pueden ver los detalles y las aplicaciones se hacen directamente. Durante la presente semana se estarán promocionando estas becas en los medios tradicionales panameños para que todos los que tengan interés y estén calificados aprovechen esta gran oportunidad.

Como éstas, hay otras becas que se estarán ofreciendo y promocionando oportunamente. Es interesante que en este país euroasiático las primeras facultades que se crearon en la Universidad de Ankara, durante el imperio otomano, fueron las de veterinaria y de agricultura, en ese orden lo que aseguraba que el pueblo tuviera alimentos en sus mesas. Esa es la visión que tuvo nuestro gobierno y que, aparte de lidiar con la pandemia, debemos cumplir los que hemos sido honrados para representarlo fuera de Panamá.