Archivos de la categoría Despedidas

ADIÓS A ENTRE LETRAS

Por Mariela Sagel, 2 de febrero de 2020, La Estrella de Panamá

     Desde el año 2011 empecé, junto a Rafael Candanedo y Julio Montes Escala, una quijotesca aventura, la de tener un segmento semanal sobre libros en un programa de noticias de televisión.  Al inicio se llamó Nuestra Lengua y lo hacíamos en vivo.  Con el transcurrir de los meses, se fue estableciendo los miércoles, en el noticiero de Telemetro matutino, lo que me representaba amanecer en las instalaciones de Medcom y aguardar mi turno para que me dieran una oportunidad de salir a comentar y recomendar los libros que yo consideraba que los panameños deberían leer.

     Así pasaron dos años, durante los cuales fuimos variando de decir cuáles eran los libros más vendidos en las diferentes librerías, hasta comentar qué estaban leyendo las personalidades panameñas.  La primera opción dio pie a que se colaran muchos títulos de auto ayuda y la intención era solamente hablar de literatura.  La segunda me obligaba a mandar unos 200 mails semanales para que me respondiera un 10% y proceder a buscar las portadas, mandarlas a la productora del canal, y así ilustrar la recomendación.  Es importante tener presente que, en la industria editorial, la portada es fundamental porque es la marca que el lector busca una vez se interese en la sugerencia.

     Durante esos dos primeros años el director de noticias de Medcom era el hoy Ministro de Cultura, Carlos Aguilar, quien siempre apoyó el esfuerzo que hacía.  También coincidí allí con mi entrañable Casimiro, el títere que durante tantos años nos deleitó con sus ocurrencias, al que siempre trataba de darle libros y que en más de una ocasión me sorprendió con su sapiencia y recursos histriónicos, como el día que recitó el poema “Patria” de Amelia Denis de Icaza porque la fecha coincidía con alguna efeméride de nuestra nación.

     Una mañana que iba yo llegando al canal me avisaron que Ricardo Martinelli iba para allá, a él le encantaba presentarse en vivo y sin avisar y dejaba a todo el mundo fuera del guion que se había preparado para el noticiero.  Ese día dijo tantas locuras, se acabó el tiempo y no pude salir a hacer mis comentarios, que me fui al Cañonero de Domplín a comentar la intervención del entonces presidente.

     Me gustaba mucho ir en vivo, aunque fuera una paliza ir a esa hora, porque me encontraba con todo el que iba al noticiero, me hice de muchos buenos amigos camarógrafos y periodistas.  Recuerdo el día que murió Carlos Fuentes que uno de los directores salió para decirme la noticia y que hasta Al Jazeera lo había estado comentando.  Eso fue en el 2012.  Hacíamos el segmento de pie, al lado de un mostrador, para que saliera Casimiro y por la diferencia de tamaño entre el conductor del programa, Álvaro Alvarado y yo, a mi me subían en 2 o 3 directorios telefónicos.

     Una vez llegó Mano de Piedra Durán, también sin avisar, y en vista de que se alargaba su monserga con Álvaro, Carlos Aguilar salió a dar orden de que pararan el asunto y yo saliera al aire.  Fueron experiencias inolvidables.

     Entonces le propuse a don Nicolás González Revilla hacerlo pregrabado en alguna librería, y así se mantuvo desde el año 2013 hasta fines del año pasado.  Grabé en Gran Morrison, en Sanborn’s, en Exedra Books, en varios de los locales de El Hombre de la Mancha y a partir de su apertura hace dos años, en la Librería de Panamá Viejo.  Se preparaba el guion y se invertía toda una mañana en grabar cinco segmentos, con cambio de vestuario y accesorios.  Esto le daba una exposición a la librería muy importante, porque la compra de un libro es por impulso, así que la preproducción incluía el visitar el sitio y asegurarme de que hubiera suficiente inventario para satisfacer la demanda.  Tuve productoras maravillosas, como Marta Caballero y Sheila González, que eran muy estrictas y muchas veces me hacían repetir varias veces el guion.  Siempre traté de incluir en mis recomendaciones libros de autores panameños y en ocasiones le dediqué a la obra completa de determinado escritor un segmento, como fue el caso de los libros del ganador del premio Nobel de Literatura Kazuo Ishiguro (2017), o de los que dediqué al inicio del año pasado a los 500 años de la fundación de Panamá Viejo o a los libros de Andrés Villa.  En lo posible trataba de recomendar las novedades o títulos recién salidos y en ocasiones se editaba con los “trailers” que generalmente acompañan los lanzamientos.

     La mayor satisfacción que sentía era que dependientes, cajeras, conductores de taxi y el que menos me esperaba, me reconociera en la calle.  Con eso sentía mi misión cumplida.  Pero a todos nos llega la hora de retirarse y hay que hacerlo a tiempo.  El noticiero se acortó, ya cada vez era más difícil que esos minutos dedicados a la lectura tuvieran espacio en él y llegó a su fin.  Agradeceré siempre el apoyo que me prestaron todos los involucrados en este proyecto, pero muy especialmente a don Nico, que creyó en él.

OBRIGADA PELA TUA AMIZADE

Por Mariela Sagel, 22 de diciembre, La Estrella de Panamá

     El viernes 20 de diciembre se marcharon del país la pareja portuguesa que tuvo el honor de abrir la primera embajada de ese país en el nuestro.  Pedro Pessoa e Costa y su esposa Ana, fueron agasajados en muchas fiestasy el gobierno nacional lo condecoró. Este diario publicó una magnífica entrevista al amigo, calificándolo de “un diplomático atípico”.

     Los que disfrutamos de su amistad y su permanente entusiasmo lo vamos a echar de menos.  Al momento de su partida era el vicedecano del cuerpo diplomático, que lo ocupan aquellos embajadores que tienen más antigüedad en el país, (el decanato lo ocupa tradicionalmente el Nuncio Apostólico, por ser el representante del Papa).

     Después de cuatro años de misión, no podemos dudar de que el embajador Pessoa levantó una conciencia sobre el país que vino a representar y una marca país.

     Pedro y Ana no fueron embajadores solamente de cócteles y cenas.  Se involucraron con la comunidad de El Chorrillo, el barrio mártir que sufrió los peores bombardeos durante la invasión a Panamá, hace 30 años, porque allí hay una parroquia de la Virgen de Fátima, que tiene tantos devotos.  Incluso, cuando el presidente luso visitó Panamá, en enero de este año con motivo de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), estuvo en la iglesia y conoció la obra social que ha llevado a cabo la embajada.  Dice, sin titubeos, que ellos han recibido mucho más del Chorrillo que lo que les han dado.  Cuando la imagen de la Virgen de Fátima estuvo en Panamá en su peregrinar por la JMJ, la primera visita fue allí.

     Esa jornada fue muy importante para el gobierno portugués ya que nos visitó el Presidente de la república, el ministro de la juventud, el alcalde y el Cardenal de Lisboa, 6 obispos, la Virgen peregrina, 300 peregrinos y recibieron la designación como la siguiente sede de la JMJ.

     Sus efemérides, cuando el embajador convocaba a la comunidad, fueron inolvidables:  La del año 2017 estábamos todos congregados en una recepción y la gente pendiente de los celulares porque el expresidente Varela anunció esa noche que rompía relaciones con Taiwán y las establecía con China y, en Miami, Ricardo Martinelli era apresado por los guardias federales.  Al año siguiente, coincidió con la extradición de este individuo y el inicio del juicio que se le siguió en la Corte Suprema.  Definitivamente que cuando Pedro invitaba siempre pasaba algo.

     Ana, que presidió en 2017 la Asociación Diplomática de Panamá, organizando sendos eventos, trabajó 8 meses en los andamios de la Catedral, cuando se estaba restaurando.  Ella tiene formación de la Universidad de Guildhall, de Londres, así como para capacitación de personas para cuidar del patrimonio, sobre todo en madera y pan de oro.  También estuvo muy activa para la consecución de fondos para restaurar la pintura mural original de la hoy Basílica.

     Los Pessoa también trajeron espectáculos de Fado, la expresión más conocida internacionalmente de la música portuguesa. En el fado se expresan las experiencias de la vida a través del canto. La famosa cantante de fado, Mariza, nombre artístico de Marisa dos Reis Nunes, que es una de las cantantes más populares de Portugal y de las de mayor proyección internacional, estuvo en 2017. 

     La diplomacia vinícola fue otra de sus permanentes actividades.  También apoyó los festivales de danzas, de artes escénicas, el festival de cine y, por supuesto, la Feria del Libro, este año en el pabellón que montó la Unión Europea y donde se presentaron conferencias sobre el escritor más emblemático que tiene su país, Fernando Pessoa, que comparte con el embajador apellido y pasión por la cultura.

     Su dinamismo es inagotable, introdujo muchos productos portugueses en el mercado, como textiles, vajillas (porcelana Vista Alegre), corcho, aceite de oliva, materiales de construcción y como siempre dice, el papel higiénico más sexy del mundo, marca Renova.  Hoy día algunas empresas grandes de Portugal están haciendo obras en Panamá, tanto en tecnología como infraestructura, energías renovables, productos farmacéuticos, etc.

     Con un pequeño equipo, logró abrir la embajada, hacer conocer su país, que hoy es uno de los destinos preferidos para hacer turismo, y apoyar a los más de 5 mil portugueses que hay en Panamá.  Pero, sobre todo, los Pessoa, desde su apartamento frente a la bahía, se empeñaron en entender a Panamá, no solo la ciudad, sino el interior.

     Antes de abrir la embajada, los asuntos portugueses se atendían desde Colombia.  La apertura de una sede aquí fue una señal muy fuerte que el gobierno de su país envió para darle importancia a la región centroamericana e incluso el Caribe, donde la presencia sefardí portuguesa es muy relevante.

     Su incesante labor alcanzó la enseñanza de la lengua portuguesa, estableciendo el Primer Centro de Lengua Portuguesa en la Universidad Tecnológica de Panamá.  Hay actualmente unos 80 estudiantes panameños en Portugal.  De forma categórica dice: “Solo los grandes hombres dejan legados. Yo soy un humilde embajador que vivió Panamá de forma intensa. Que hizo la diplomacia clásica y otras, pero que no me limité a ver el país por una ventana. La verdad es que Panamá me deja un enorme legado en mi corazón, nuestro corazón, sobre todo por la calidad de su gente”.