Nos merecemos un cambio

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

El Siglo,  16 de mayo de 2011

El actual gobierno llegó a serlo por la promesa, entre otras, de que habría un cambio en muchos sentidos: en la forma de actuar desde los puestos públicos, en la forma de nombrar a los magistrados, a los que ocuparan cargos en el servicio exterior y en la forma general de gobernar. A casi dos años de habernos atiborrado de propaganda publicitaria, sobre todo lo que se iba a hacer y lo que se iba a cambiar, vemos con mucha preocupación que nada se ha hecho y que nada va a cambiar, posiblemente solo los nombres que en este quinquenio se van a beneficiar.

Los escándalos sobre las visas otorgadas a personas de origen asiático nos abruman, y nada se ha hecho, solamente se han lanzado amenazas de parte de los que son señalados. El fantasma del colombiano del moñito ha vuelto a resurgir y trae a todo el mundo de cabeza, porque tal parece que su generosidad no tenía límites, y en esa cayeron casi todos. Todavía peor, el señalamiento de que el director de la Autoridad de Turismo está involucrado en casos de narcotráfico no logra aclararse, y por más lagrimitas que el susodicho vierta en televisión, su jefe no acierta a lavarle la cara del todo.

El presidente se esconde como un avestruz ante la tormenta que desatan tantos escándalos. Cuando vuelve a aparecer no habla, sino que dispara contra lo que él identifica como los enemigos de su gobierno. No entiende que la campaña política terminó hace más de dos años y que sus discursos deben ser propios de un mandatario, no los de un impulsivo candidato. No defiende su gestión de gobierno, sino que acusa al principal partido opositor de todos los males como si no lo dejaran gobernar. Esto último es imposible: se ha arrogado de todos los poderes que presidente alguno haya tenido y pisoteado las instituciones y las libertades como le ha dado la gana. Si la población lo ha dejado, es porque el país está creciendo como consecuencia de la bonanza económica que todavía experimenta. Debería ser más responsable en el puesto y exigir lo mismo a los funcionarios que le dio por nombrar en otras posiciones y que estos no se suban a un micrófono a amenazar, como vimos, recientemente, a uno de sus más rabiosos ministros. Y dejar de gobernar por medio de mensajes de Twitter.

 

En honor a Agatha

NUEVA OBRA DE CARMEN POSADAS

MARIELA SAGEL

msagel@gmail.com

Facetas, 15 de mayo de 2011

Es alentador escribir de un libro que uno ha gozado tanto como Invitación a un asesinato’, de Carmen Posadas. Posiblemente me tacharán de feminista, porque este año he hecho varias reseñas de libros escritos por mujeres. Pero es que nuestras congéneres están produciendo realmente literatura de calidad y de eso dan fe Claudia Piñeiro, Laura Martínez Belli, Kenizé Mourad y ahora esta escritora uruguaya, cuya vida ha sido la de una trotamundos, ha vivido en muchas capitales del planeta y como se dice, ‘viene de vuelta’ de muchas situaciones.

Además de leerme con gusto su libro, y de conocer su obra desde hace años (anteriormente leí Pequeñas Infamias, que fue galardonada Premio Planeta en 1998, ha vendido más de 700,000 copias y ha sido traducido a más de 16 idiomas) me puse a investigar en su página web y realmente me parece que la señora Posadas posee todas las características para ser una soberana irreverente y eso me identifica mucho con ella. Su prosa es ligera pero muy elegante, irónica y a la vez intrigante y la novela se goza página a página.

LA AUTORA

Carmen Posadas nació en Montevideo, Uruguay, donde vivió hasta los doce años. Debido a que su padre era diplomático, vivió en Inglaterra, Rusia, Argentina y España, donde está radicada en la actualidad. Tiene en su haber muchos títulos publicados, entre los que se encuentran libros de literatura infantil y novelas como Cinco Moscas Azules y El Buen Sirviente, además de Pequeñas Infamias, que ya mencioné.

Su página web es de lo más divertida porque tiene varias opciones para conocer su biografía. La que está etiquetada como larguísima detalla en forma jocosa cómo lucía cuando nació, los deportes que practicaba infructuosamente y también sus relaciones sentimentales, dando cuenta del nacimiento de sus dos hijas y su segundo matrimonio con un banquero español, del cual enviudó. Siempre ha estado dando vueltas por el mundo, escenificando su primera boda en Moscú, por ejemplo, donde colocó su ramo de novia sobre el mausoleo de Lenin, siguiendo una tradición soviética.

Menciona su página web que era la esposa perfecta, famosa por su Boeuf Stroganoff y sus postres. Su segundo matrimonio lo llevó a cabo en Viena, Austria.

INVITACIÓN A UN ASESINATO

No tiene mucho misterio el tema que una mujer de mundo, al divorciarse de su quinto marido, haga una invitación para celebrarlo. Lo interesante del asunto es que en este libro, Carmen Posadas entrelaza no solamente la enraizada costumbre de los ricos y famosos de tener una vida de glamour, con los misterios de las novelas de Agatha Christie y los personajes de libros famosos, como los de Julio Verne y los hermanos Grimm, – su personaje Rapunzel – y escenifica su adolescencia en Moscú, lo que les es común con varios de los invitados a la travesía de celebración del divorcio de la protagonista, Olivia Uriarte, ya que fueron sus amigos de infancia.

Es muy interesante la forma en que la autora va mezclando tanto personajes como escenas de las tramas de la famosa escritora Agatha Christie y le da vida a muchos de sus personajes y, a través de ellos, resolver el asesinato de la anfitriona del aquelarre que se celebró en la embarcación Cianuro Espumoso (como el libro de Christie), Los Diez Negritos y finalmente, Némesis, – así se llaman los capítulos de la obra – y en sus páginas cobran vida los protagonistas de esos libros de la laureada inglesa, como por ejemplo Miss Marple. La forma en que te lleva de la mano la escritora uruguaya por toda la trama de la novela, desde la invitación que se les cursa a todos los allegados de la futura víctima, todos los cuales, a excepción de su hermana Agatha, tienen suficientes motivos para querer asesinarla, acontecimiento que sucede a bordo del plácido bote que surca las aguas del Mediterráneo.

Una de las virtudes más interesantes de su narrativa, la de Carmen Posadas, es la elegancia y poca empalagosa descripción que logra tanto de los escenarios de las casas, castillos y yates donde se desarrollan sus relatos, así como la forma en que describe los vestidos y la contextura de sus personajes. También las desviaciones que tienen por la clase de vida que llevan, los encuentros sexuales que recrea y los sueños eróticos que algunos esconden. El hilo de la historia se lleva de manera tan fluida que prácticamente no se quiere dejar de leer y a cada vuelta de página se encuentra uno con un desenlace que causa una grata impresión, y todas están ligadas al profundo conocimiento no solo de la resolución de la trama novelística, sino de la obra y los personajes que incorporó Agatha Christie en sus novelas.

CIANURO ESPUMOSO

Como en todo producto comercial, el empaque es muy importante. La portada de Invitación a un Asesinato es tan atractiva que solamente por esa perfecta fachada el libro es atractivo. Una copa de Martini con un brebaje azul (como el cianuro espumoso) y una muñeca Barbie adentro, en traje de baño, termina de rematar el conjunto espumoso de leerse este libro con fruición, tanto como debe haber sido tomarse el cocktail que Olivia le ofreció a sus invitados la primera noche, y el cual no les permitió a ninguno moverse de su silla y escuchar todo lo que ella tenía que decir de cada uno. El libro está magistralmente impreso y como casi todos los libros de la editorial Planeta, invitan a la lectura. Estoy segura que una historia como la que ofrece este explosivo brebaje no es común y se recordará por muchos años entre los lectores amantes de la famosa escritora Agatha Christie y también de la uruguaya Carmen Posadas.