Archivos de la categoría Publicado en La Estrella de Panamá

80 AÑOS DEL FIN DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA


Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 7 de abril de 2019

     El pasado 1º. de abril se cumplieron 80 años del fin de la Guerra Civil Española, que tuvo lugar entre 1936 y 1939.  Este conflicto representó una tragedia para la nación española porque enfrentó al amigo con el amigo, al vecino contra el vecino, a hermanos entre hermanos.  España venía de siglos de atraso social y económico.  No había estabilidad, reinaba la pobreza, la incultura y las desigualdades sociales. Las condiciones laborales en fábricas eran injustas y la tierra no era de quien la trabajaba.  Hasta abril de 1931, que reinó Alfonso XIII, bisabuelo del actual Rey Felipe VI, España era una monarquía y a partir del exilio del monarca, se instituyó una república democrática.  Pero eran tiempos de mucha agitación, ya se había vivido la I Guerra Mundial, había triunfado la revolución bolchevique y los movimientos fascistas que estaban germinando encontraron un campo fértil donde aplicar modelos políticos.  Algunos eran moderados, otros extremistas.

     España había estado inmersa en confrontaciones como las guerras en Marruecos y su fuerza militar se sentía marginada por el nuevo régimen político.  También privaba el sentimiento de que el gobierno democrático no controlaba las agitaciones reivindicativas de obreros y campesinos.

     Según Arturo Pérez Reverte, en el prólogo del libro “Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie” de Juan Eslava Galán, “Una república desventurada en manos de irresponsables, de timoratos y de asesinos, un ejército en manos de brutos y de matarifes, un pueblo despojado e inculto, estaban condenados a empapar de sangre esta tierra”.

     La sublevación de los jefes y oficiales del ejército contra la República, bajo la denominación de Falange Española, pretendía hacerse con el control de la situación, pero hubo resistencia de parte de las fuerzas de izquierda y del legítimo gobierno, lo que llevó al país ibérico a partirse en dos, según las ciudades donde triunfaron los sublevados y donde fracasaron.  Los sublevados fueron llamados “nacionales” o “fascistas” y “rojos” o “republicanos” los que defendían al gobierno legítimo.  El odio, la barbarie y la incultura se manifestaron por todas partes, mucha gente fue encarcelada y fusilada.

     Los sublevados eligieron al general Francisco Franco, que había obtenido cierta relevancia en las guerras de Marruecos, como dirigente máximo de sus ejércitos. En privado lo llamaban “Miss Canarias, 1936”.  No era el gran dirigente, pero sabía jugar sus cartas.  A pesar de querer tomar la capital, Madrid no cayó en sus manos.  El éxodo y los bombardeos fueron arreciando a lo largo y ancho de la geografía y llegó un momento en que el desorden y la anarquía reinó bajo la premisa de eliminar toda resistencia y amedrentar a la población.

     Italia fascista y Alemania nazi ganaron espacios suministrando recursos y material de guerra a las tropas de Franco y lo mismo hizo Rusia con el bando republicano.  Francia e Inglaterra se mantuvieron neutrales, lo que a la larga perjudicó al gobierno.

     La guerra también se escenificó en el mar, además de las cruentas batallas en tierra y quizá el más emblemático ataque aéreo fue el perpetrado por la legión Cóndor contra la población vasca de Guernica, que fue desgarradoramente expresado por Pablo Picasso para la Exposición Internacional de París en 1937 (el cuadro original está hoy expuesto en el Museo Reina Sofía).

     Muchos intelectuales fueron ferozmente reprimidos y hasta asesinados, como los poetas Federico García Lorca en Granada y Antonio Machado –obligado a huir con su anciana madre, quienes enfermaron y murieron después de cruzar los Pirineos–.  Es importante recordar que el régimen franquista no aceptaba debate de ideas y es así como el filósofo Miguel de Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca, al escuchar el grito “viva la muerte, mueran los intelectuales” contestó “Venceréis, pero no convenceréis”.  Unamuno fue cesado en su cargo y murió al poco tiempo, arrestado en su casa.

     No hubo casi ninguna población española que estuvo exenta del conflicto y aún hoy, después de 80 años, siguen saliendo historias que ocurrieron durante el conflicto.  Hace unos años me dijo la escritora Almudena Grandes, en ocasión de la presentación de su libro “Los pacientes del Doctor García”, que todavía no se ha contado todo lo que ocurrió durante la guerra.  Julia Navarro, otra novelista, publicó el año pasado un portentoso libro titulado “Tu no matarás”; Carmen Posadas incluye una aventura con un “maqui” (guerrilleros antifranquistas) en su última novela “La maestra de títeres” y el periodista Javier Valenzuela acaba de presentar “Pólvora, tabaco y cuero” en torno a sucesos que ocurrían durante la guerra en el Madrid que resistía.

     La república sucumbió por falta de recursos, miles de bajas y la fuga de muchos hacia el exilio, además de los duros combates que se libraban en todas partes.  Una vez cayó Barcelona, las tropas franquistas entraron en Madrid y cinco días después terminó la guerra.  A pesar de ese final, cayó sobre España el tupido velo del franquismo, que no acabó hasta casi 40 años después cuando el general Franco murió.  Esa noche oscura que fue la dictadura no propició la reconciliación y casi enseguida de acabar la guerra civil empezó la II Guerra Mundial.

FORO DE NOVELA HISTÓRICA


Por Mariela Sagel, Vida y cultura, La Estrella de Panamá, 31 de marzo de 2019

     En el marco de la conmemoración de los 500 años de la fundación de la ciudad de Panamá, se celebrará el 1er. Foro de Novela Histórica con la presencia de ocho escritores hispanoamericanos y tres panameños que disertarán por tres días sobre la forma de contar la historia en forma de novela, subgénero que tanto auge ha tomado desde mediados del siglo XIX.

     De México vendrán José Luis Trueba y Rosa Beltrán.  José Luis Trueba presentará su novela “Moctezuma”, el Tatloani, nombre con que se conoce en lengua náhuatl al jefe o gobernante, que se enfrentó al conquistador español Hernán Cortés.  Trueba, con 59 años, estudió filosofía de la ciencia y ciencias políticas.  Es autor de unos 90 libros dedicados a la historia, la filosofía, la sociología, el análisis político, la divulgación de la ciencia y la filosofía, en novelas, antologías y adaptaciones.  Ha abordado el tema de los piratas y seguramente ese será uno que podremos comentar con él durante su ponencia y la presentación de su libro.  Cobra más relevancia la figura de Moctezuma en estos momentos en que el presidente mexicano exigió al Rey de España que pidiera perdón por la conquista de América.

José Luis Trueba

     José Luis Trueba se dedica a la docencia, además de la escritura y ha recibido distinciones de instituciones académicas donde labora.  También es colaborador asiduo de suplementos culturales y revistas especializadas.  Algunos de sus libros son de lectura obligatoria en el sistema de educación básica del país.  Recibió el Premio Nacional de Fomento a la lectura y en los días posteriores a la celebración del foro le otorgarán el grado de profesor emérito y honoris causa de la Universidad Tecnológica de México.

     También de México vuelve Rosa Beltrán, que estuvo celebrando la reedición de su libro “La corte de los ilusos” (Premio Planeta/Joaquín Mortiz 1995) en la Feria del Libro de Panamá en 2016.  Beltrán es novelista, cuentista, ensayista, traductora y fundadora de varias colecciones literarias.  Recientemente todos sus libros, tanto novelas como cuentos, se han reeditado y estarán disponibles en la Librería de Panamá Viejo para los participantes del foro y público en general. Sus obras han sido traducidas a varios idiomas, como el inglés, francés, italiano, holandés y esloveno.

Rosa Beltrán

     Rosa Beltrán es miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y es una conferencista habitual en universidades estadounidenses e israelíes.  Tiene un doctorado de Literatura Comparada de University of California in Los Angeles (UCLA).  Ha recibido reconocimiento de la American Association of University Women (AAUW) y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), entre otros.  Actualmente es la directora de literatura de la UNAM.

     De Colombia estarán William Ospina y Pablo Montoya. Ospina es un viejo conocido de los corrillos literarios pues ha venido a ferias y coloquios panameños en muchas ocasiones.  Es uno de los más destacados intelectuales de su país (estudió abogacía) y además de novelas, ha publicado numerosos ensayos y poesías. “Ursúa”, la primera de una trilogía a la que siguieron “El país de la canela” y “La serpiente sin ojos” trata la invasión y conquista española de América. “Ursúa” ganó el Premio Nacional de Literatura y Gabriel García Márquez la elogió como la mejor novela publicada en 2005.  También ganó el Premio Rómulo Gallegos en 2009. Es asiduo colaborador de medios escritos sobre la problemática nacional colombiana.

     Pablo Montoya, otro de los más destacados escritores de su generación, estudió música, filosofía y letras, pero se decantó por la literatura, de la cual es profesor en la Universidad de Antioquia.  En 2015 ganó el Premio Rómulo Gallegos​ con su novela “Tríptico de la Infamia”, convirtiéndose en el quinto colombiano en obtener dicho reconocimiento después de Gabriel García Márquez en 1972, Manuel Mejía Vallejo en 1989, Fernando Vallejo en 2003 y William Ospina en 2009.  Ese libro, cuyo argumento gira en torno al encuentro entre el viejo continente y la recién descubierta América relata una Europa representada por tres pintores o artistas que llegan a este continente con la misión de hacer registro pictórico del encuentro entre los expedicionarios y los nativos americanos. Estos tres artistas en su orden son Jaques Le Moyne, Francois Dubois y Théodore de Bry, pintores cuyo trabajo queda retratado en el título de la obra, un tríptico como panorama de la conquista y colonia del continente americano.

     De Perú estarán los escritores Alberto Massa e Irma del Águila.  Alberto Massa es, además de escritor, diplomático de carrera. Ha ostentado varios cargos representando a su país y ha escrito cinco novelas, entre ellas “El último día de Francisco Pizarro”.  Irma del Águila es socióloga y obtuvo el III Premio de Novela Breve de la Cámara Peruana del Libro por “El hombre que hablaba del cielo” que cuenta la vida de Esteban Quintero, un marino peruano tomado prisionero por los corsarios holandeses que llegaron a las costas peruanas en 1615.  Es consultora de evaluación de proyectos sociales y de desarrollo comunitario, además que fue veedora del plebiscito por la paz en Colombia.

Alberto Massa

De España estarán José Luis Corral y Almudena de Arteaga.  Corral es catedrático de historia medieval, tiene muchísimos libros publicados, tanto ensayos como novelas y es invitado habitual a numerosas universidades españolas y extranjeras.  La revista francesa “Actualité de l’Historie” lo destacó en 2012 como “uno de los historiadores españoles de mayor repercusión internacional”.  Está considerado “el maestro de la novela histórica española contemporánea”.  Sus últimas obras la componen la trilogía “Los Austrias”, una dinastía que cambió la historia de España, de Europa y del mundo y abarca hasta la mitad del siglo XVI.

José Luis Corral

     Almudena de Arteaga es una escritora de novela histórica que ha enfocado sus más de 20 libros en personajes puntuales de la historia de España, como Carlos V, Eugenia de Montijo, Catalina de Aragón y otros, así como eventos históricos que marcaron a ese país. Es abogada, pero dejó la práctica profesional en 1997 a partir del éxito que tuvo su primera novela, “La princesa de Éboli” en 1997, cuya protagonista, Ana de Mendoza, es su antepasada.  Su cuidadosa investigación genealógica de una época determinante en la historia de España le viene, seguramente, de su noble linaje, ya que, en una de sus novelas, “La estela de un recuerdo” (2015), explora su pasado familiar para alumbrar una historia que se cimenta en los grupos monárquicos que existían en la II República.

Almudena de Arteaga

Y de Panamá nos acompañará Juan David Morgan, que empezó a escribir bajo el seudónimo de Jorge Thomas a inicios de los años noventa, y tiene varias novelas que abordan temas puntuales de nuestra historia, como son “Con ardientes fulgores de gloria”, que relata la separación de Panamá de Colombia, “El Caballo de Oro”, que trata sobre la construcción del ferrocarril de Panamá y “Entre el honor y la espada”, que narra la vida y propósitos de Sir Henry Morgan al asaltar la ciudad de Panamá, la misma que estamos celebrando su fundación hace 500 años.  Morgan (ningún parentesco con el corsario) es abogado, pero ha dedicado sus últimos 20 años a la escritura con seriedad y éxito, siendo uno de los pocos escritores panameños que han sido fichados por editoriales internacionales.

Juan David Morgan

     También estará participando el profesor Rafael Ruiloba, que ha ganado en dos ocasiones el premio Ricardo Miró (en cuento en 1990 y en novela en 1996).  Fue presidente del Consejo Nacional de Escritores de Panamá, director del Instituto Nacional de Cultura y es miembro correspondiente de la Academia Panameña de la Lengua.  Su novela, “Manosanta” ha sido ponderada por diferentes críticos internacionales.  Tiene más de diez publicaciones relacionadas a la semiótica y la interpretación literaria de grandes obras.

Portada de Manosanta

     Cerrará con broche de oro el foro la Profesora Margarita Vásquez, directora adjunta de la Academia Panameña de la Lengua, que ofrecerá una refrescante visión en torno a que “Nosotros también leíamos novela histórica.

     Las personas que quieren participar deberán inscribirse y pagar la suma de $10 por los tres días.  Una oportunidad de lujo para entender un subgénero tan en auge y al mismo tiempo, estar en contacto con escritores de renombre mundial.  La mejor forma de celebrar los 500 años de la fundación de Panamá Viejo.  Este foro no sería posible sin el apoyo y colaboración irrestricto de las embajadas de Perú, Colombia, España y México, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), el Banco Nacional, el hotel Aloft, la Autoridad del Canal de Panamá y otras empresas que, en medio de esta vorágine electoral han apostado por la cultura y la docencia.