Archivos de la categoría Facetas

El patronato de Panamá Viejo

Para preservar el sitio histórico que alberga las ruinas del primer asentamiento español a orillas del Pacífico, se estableció una figura que por 25 años ha permitido manejar fondos públicos y donaciones con el fin de funcionar, investigar y adecuarlo para los visitantes.

Por Mariela Sagel, 23 de octubre de 2020, La Estrella de Panamá, Vida y cultura

El patronato de Panamá Viejo

Hace 25 años, en junio de 1995, se constituyó el Patronato de Panamá Viejo, que es responsable del sitio arqueológico del mismo nombre, para rescatar de la desidia histórica los restos del primer asentamiento que fundaron los conquistadores españoles en tierras del Pacífico. Casi dos décadas antes se había designado como conjunto monumental histórico. El área donde se ubicó esa primera ciudad está entre las desembocaduras de los ríos Algarrobo y Abajo, en lo que puede llamarse la cintura más angosta del istmo.

Este conjunto de ruinas, hoy puestas en valor para deleite de visitantes y estudiosos, comprende los vestigios del primer asentamiento europeo sobre el litoral pacífico, así como una serie de restos y enseres de los primeros habitantes del istmo de Panamá. Esa primera ciudad fue fundada el 15 de agosto de 1519 por Pedrarias Dávila y el año pasado se celebraron sus 500 años, con todo el respeto y altura que tal acontecimiento merecía. La comisión que se formó para esa celebración trabajó arduamente por dos años a fin de abarcar todos los aspectos que la fecha ameritaba: adecuación de un museo interactivo que recogiera la historia del sitio histórico, la publicación de testimonios de la importancia de la ciudad de fuentes tan importantes como el Archivo de Indias, en Sevilla, la impresión de placas de circulación de los vehículos por ese año, la emisión de sellos postales conmemorativos y de tarjetas prepago de celulares y también de crédito por parte de las empresas de telecomunicaciones y bancos que han respaldado permanentemente su impecable accionar. También se realizó un foro de novela histórica, con la participación de connotados escritores de España, Perú, Colombia y México, así como exposiciones de los artículos encontrados en las excavaciones, y un interesante estudio que realizó la Dra. Bethany Aram titulado “An ARTery of Empire” sobre los primeros pobladores, que se puede consultar en el sitio www.upo.es/investigacion/artempire/.

Esta primera ciudad tuvo unos 10 mil habitantes en el siglo XVII y formaban parte de la élite de lo que se llamaba Tierra Firme. También ostentaba ser la sede de la corona española y en ella funcionaban las autoridades administrativas de la Iglesia católica, que eran la base de la sociedad colonial de ese entonces.

Enseres recuperados en excavacionesCedida

“Panamá Viejo es un sitio excepcional que encierra un rico y diversificado patrimonio cultural, soporte de nuestra identidad como nación. Es además la primera versión de nuestra ciudad capital y por tanto parte fundamental de nuestra memoria y nuestro legado urbano, social e histórico”,


JULIETA DE ARANGO

Como destino manifiesto de nuestro país, su función estuvo estrechamente relacionada con las expediciones de conquista que partieron a América del Sur, pero más relevante fue el papel estratégico como eje de una de las rutas comerciales más importantes de la época, lo que la colocó en la situación privilegiada de la que todavía goza nuestro país, al servicio del tránsito internacional. En 1671 fue destruida por el pirata inglés Henry Morgan y sus restos fueron abandonados, mudándose la ciudad a lo que actualmente se conoce como Casco Antiguo. Si bien la desidia por la historia dejó que la maleza e invasiones de sus áreas produjeran un avasallante deterioro, la preservación arqueológica de los restos históricos de las estructuras importantes se mantuvieron, y se les ha dado valor.

Su extensión en el siglo XVII era de unas 60 hectáreas. El actual Conjunto Monumental Histórico de Panamá Viejo comprende 28 hectáreas que incluyen las ruinas de las edificaciones más importantes de la época colonial como vestigios arqueológicos de los períodos prehispánico y colonial. La Unesco (Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) lo incluyó en la lista de Patrimonio Mundial en julio de 2003.

El patronato

En el año 1995 se creó el Patronato de Panamá Viejo durante la administración del presidente Ernesto Pérez Balladares. Se puso fin a siglos de desidia y se inició un proyecto que ha resultado de los más exitosos que ha tenido Panamá en la conservación de los sitios históricos y emblemáticos. Desde 1912 las ruinas habían sido declaradas monumento público, pero no fue hasta mediados del siglo XX cuando se iniciaron obras que vinculaban el sitio con el resto de la ciudad. El modelo de funcionamiento implementado hace 25 años ha permitido al patronato manejar fondos públicos, al tiempo que recibe donaciones de empresas o fundaciones que le permiten funcionar, investigar y adecuarlo para los visitantes, tanto locales como extranjeros.

El patronato de Panamá ViejoCREDITO CREDITO CREDITO

Debido a que el sitio ya era parte de la extendida ciudad de Panamá, en 2007 se modificaron los límites de este, creándose una zona de amortiguamiento, y posteriormente se reubicó la vía Cincuentenario fuera de su perímetro.

El patronato funciona como una organización de régimen mixto, que lo integran el Club Kiwanis de Panamá, el Ministerio de Cultura, la Autoridad de Turismo de Panamá, Banistmo y la Fundación Rilemo. Esa figura de patronato, que ha probado ser exitosa cuando es bien administrada, como es este, lo convierte en un ente administrativo independiente y con autonomía propia para la toma de decisiones y el manejo de los fondos, los que están comprometidos exclusivamente con la gestión que se desarrolla en el sitio.

El patronato de Panamá ViejoCREDITO CREDITO CREDITO

Todos los esfuerzos y recursos del patronato se concentran en la conservación, protección, investigación, promoción desarrollo y puesta en valor del conjunto monumental. Con la enorme responsabilidad de administrar un valor patrimonial incalculable, se ha enfocado en gestionar de manera integral, atendiendo por igual las necesidades en materia de conservación patrimonial, investigación arqueológica, promoción turística, educación, integración a la comunidad circundante y nacional y el buen uso del sitio. Nada se ha improvisado, se ha seguido un plan maestro que dicta las políticas y planes de acción. Se mantienen las excavaciones arqueológicas y de investigación históricas que ilustran a los visitantes sobre el lugar y se intervienen algunos monumentos, tanto para evitar su deterioro y facilitar su interpretación como para permitir que sean usados para eventos culturales como conciertos, desfiles de moda y reuniones sociales.

El patronato cuenta con una junta directiva; su dirección ejecutiva, que ha estado a cargo de la Lic. Julieta de Arango, de impecable ejecución y reconocimiento internacional, es la responsable de la programación, planificación y coordinación de los distintos proyectos, actividades y tareas que realizan. Se han ido integrando departamentos de arquitectura, arqueología, conservación, así como de promoción, educación, mantenimiento y contabilidad. Sus resultados financieros son entregados puntualmente a la Contraloría General de la República y en todos estos años ni una sola anomalía se ha encontrado.

Vista aérea de la catedral y la plaza mayor del sitio.Cedida

Gracias al patrocinio de empresas, ha podido llevar adelante un programa educativo que promueve el conocimiento crítico del valor histórico, arquitectónico, arqueológico, patrimonial y natural de Panamá Viejo. Y mucho más importante, se ha integrado a las comunidades vecinas a las actividades que se realizan, para que lo cuiden como propio.

Ahora, como parte del programa de los 500 años, planeado con dos años de anticipación, se ha visto enriquecido el lugar con el establecimiento de una librería y un museo interactivo, que complementa la visita y la oferta de realizar eventos, además de la iluminación nocturna de las ruinas más emblemáticas. El año pasado, el rey de España visitó el lugar y entregó un hermoso regalo que se exhibe en la entrada del museo, y el 15 de agosto fueron muchos los eventos que se realizaron para celebrar los 500 años de la fundación de la ciudad, algunos con la presencia del presidente Laurentino Cortizo y su esposa, Yazmín. El Consejo Municipal celebró su tradicional reunión en la torre de la iglesia, y entregó al expresidente Pérez Balladares el reconocimiento de hijo meritorio por haber tenido la visión de otorgar al patronato los instrumentos que lo rescataron del olvido.

Enhorabuena por este cuarto de siglo de trabajo ejemplar y que sigan el sendero de la ejecución transparente y docente que hasta ahora los ha caracterizado.

El museo CerModern

Por Mariela Sagel, 16 de octubre de 2020, Vida y Cultura, La Estrella de Panamá

Ubicado en la ciudad de Ankara, en las instalaciones de una antigua estación ferroviaria, es uno de los más importantes centros de arte moderno de Turquía y funciona con el auspicio de muchas empresas que apoyan su presencia y actividades

Se organizan actividades y veladas en exteriores Cedida

Uno de los museos de arte que hacen la diferencia porque abarcan no solo los espacios de exhibición, sino un auditorio, áreas para realizar performances, estudios de artistas, cafetería, además de una plaza para recepciones es el CerModern Arts Center, de la ciudad de Ankara, capital de la república de Turquía.

Se le considera uno de los más importantes centros de arte moderno de este país y funciona con el auspicio de muchas empresas que apoyan su presencia y actividades. Impresiona porque la fachada es la de una antigua estación ferroviaria, y en lo que uno se adentra encuentra la más moderna arquitectura para estos espacios, como son los ductos a la vista y un auditorio en descenso, que permite una buena visión desde cualquier asiento, así como una magnífica acústica, cabinas para traducción simultánea y equipo de video de última generación. Tiene una capacidad para 360 personas. El museo tiene en total 11,500 metros cuadrados.

La estructura ferroviaria es de los años 20 y albergaba no solo la estación, sino las áreas de mantenimiento de los trenes. Siempre respetando el histórico edificio, la conexión del viejo ferrocarril y la temprana arquitectura que surgió con el advenimiento de la república, en 1923, su esencia se mantiene intacta y su ambiente se puede sentir en los estupendos espacios que cuelgan las muestras pictóricas. Una línea de tren todavía atraviesa el área, lo que le da una elegancia retro al ambiente, que siempre está concurrida por artistas, jóvenes, amantes del arte y público en general.

Cuenta con salas de diseño industrial que albergan interesantes muestras.Cedida

Independientemente del diseño industrial que tienen sus interiores, con muros de piedra, ductos de metal, paredes de concreto expuesto y una cuidada iluminación, el patio y el jardín interior permiten un área de relajación indescriptible.

Todo el conjunto ofrece una galería para tener exposiciones temporales, una tienda de museo con piezas realmente únicas, el auditorio y un lounge multipropósito, estudios para artistas y una cafetería donde se ofrecen platos étnicos de gran variedad. En las áreas destinadas a galería se pueden tener hasta cuatro exposiciones y/o muestras internacionales a fin de desarrollar una sinergia que beneficia la interculturalidad. El museo provee el espacio para que las obras se hagan realidad por medio de los estudios que ofrece a los artistas y después las exhibe, y hasta las vende.

Esta remodelación, de una estación de tren a un moderno museo, por parte del Ministerio de Cultura y Turismo, es un ejemplo a seguir y, sobre todo, ha ofrecido a la ciudad de Ankara y su comunidad artística e introducido a sus visitantes a diversas disciplinas. La forma en que está administrado permite el crecimiento y la realización de proyectos artísticos. Su ubicación y sus facilidades son una alternativa elegante y artística para eventos sociales y de negocios.

Cómodos estudios permiten a artistas desarrollar sus obras.Cedida

Acercándonos al museo

En la entrada se erige una estatua de bronce de “Su perileri” (water fairies, o de ninfas del agua). Este símbolo tiene una historia fascinante que el centro de arte ha adoptado como parte de su conducta (o ethos, en griego). La estatua la trajo a Turquía desde Italia el ingeniero Sehremini Asaf Bey en 1924 y estuvo decorando varios parques de la capital turca, constituyéndose en un símbolo hasta el año 1960. Algunos historiadores han señalado que la Orquesta Sinfónica Riyaset-i-Cumhur, una de las más antiguas, se presentó frente al padre de la patria Mustafá Kemal Atatürk en torno a este monumento. La estatua fue retirada temporalmente de la plaza donde estaba durante la construcción de la estación de Ankaray en 1992 y llevada al almacén Yenimahalle de la Dirección Municipal de Parques y Jardines, donde permaneció por 18 años.

El centro tiene la fachada de una estación ferroviaria de hace un siglo.Cedida

Fue el escultor turco Metin Yurdanur quien la reconstruyó para que recibiera a los visitantes a la entrada del CerModern. Es un símbolo de la apertura y gran visión que tiene el centro de arte, que está en constante renovación y cambios, así como una invitación a la gente a adoptar el arte en sus vidas. Está colocada frente al centro artístico desde diciembre de 2010.“El CerModern tiene una biblioteca que ofrece la bibliografía que necesitan los estudiosos de teatro y arte moderno. Los talleres que organiza abarcan temas como el ‘jazz’, la literatura y la historia del arte”.

Una estatua dedicada a las ninfas de agua se halla en la entrada.Cedida

En el museo se han mostrado obras de importantes figuras de la plástica, la fotografía y la filmografía, entre las que destacan las del fotógrafo estadounidense Steve McCurry, que es mundialmente conocido por la foto de la niña afgana con ojos casi transparentes; confecciones del artista y ceramista inglés Grayson Perry, famoso por sus shows de moda travesti; los textos e iluminaciones del poeta, artista y escultor escocés Robert Montgomery; la producción cinematográfica y fotográfica de Nuri Bilge Ceylan, fotógrafo, actor, guionista y director de cine turco que se hizo acreedor del premio del Festival de Cannes al mejor director de 2008 por la película Three Monkeys; los grabados del controvertido y famoso artista político mexicano José Guadalupe Posada; las obras del artista gráfico neerlandés ya fallecido Maurits Cornelis Escher, conocido por sus grabados xilográficos, sus grabados al mezzotinto y dibujos, que consisten en figuras imposibles, teselados y mundos imaginarios.

Una exposición que atrajo miles de personas a sus salas fue la que se exhibió en el año 2017, de obras de Frida Kahlo y Diego Rivera, en colaboración con el Museo Casa Estudio de la pareja de artistas mexicanos, famosa en el mundo entero e iconos a nivel mundial. La muestra se adentraba en la usualmente tumultuosa relación entre ambos, complementada con fotografías que tomaron Guillermo Kahlo, Peter Jules, Guillermo Zamora y Juan Guzmán.

Aparte de la tienda de museo que está a la entrada, al lado de la cafetería, que cuida del medio ambiente y crea conciencia con cada instrumento que usa del cuidado de este, el CerModern tiene una biblioteca que ofrece la bibliografía que necesitan los estudiosos de teatro y arte moderno. Los talleres que organiza también ofrecen una visión tanto comprensiva como cronológica de temas como el jazz, la literatura y la historia del arte. Y como si fuera poco, clases de yoga se incorporaron al programa antes de la pandemia, con una duración de seis semanas, en las que se exploraban los diferentes chakras, que, en el hinduismo, son centros de energía inmensurables situados en el cuerpo humano.

Aunque la covid ha tratado bien a Turquía o, mejor dicho, Turquía le ha hecho frente con gran acierto, no se han realizado exposiciones temporales desde marzo, pero se tiene en calendario muestras muy interesantes que, con esfuerzo y determinación, pueden incluir una exposición de arte panameño. Insha’Allah, como se dice en árabe.