Vida y cultura

Siguiendo por Kosovo

Publicado el 15 de enero de 2023.

Después de Macedonia y Albania, tocaba visitar Kosovo, ese pequeño país que no tiene acceso al mar y que se declaró independiente en febrero de 2008, también ubicado en la península balcánica, en el sureste de Europa.  Ocupa un territorio de 10,908 km² con apenas 1,8 millones de habitantes y limita con Montenegro, Macedonia del Norte y con la región de Serbia Central. 

La mayoría de los habitantes de Kosovo son de origen albanés.  Fue parte de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, aunque pertenecía a la República Socialista de Serbia, y gozó de una creciente autonomía y de una representación propia en las instituciones federales, como provincia autónoma socialista de Kosovo. Esta autonomía fue suprimida en 1989 y de allí que hasta hoy ambos países mantengan sus diferencias.

Estados Unidos apoyó la independencia de Kosovo en 2008 y Panamá estableció relaciones diplomáticas con ese nuevo país en 2013.  Casi todos los miembros de la Unión Europea lo reconocen y los que no lo hacen lo consideran una provincia autónoma de Serbia.  Recientemente se han activado las escaramuzas en torno al tema.

La guerra de Kosovo fue un conflicto armado en la región serbia que se prolongó entre finales de febrero de 1998​ y junio de 1999.​ En él se enfrentaron las fuerzas de la República Federal de Yugoslavia (que en este momento estaba compuesta por las Repúblicas de Serbia y Montenegro), que controlaban Kosovo antes de la guerra, y el grupo rebelde albanés de Kosovo, conocido como el Ejército de Liberación de Kosovo (ELK), con apoyo aéreo de la OTAN a partir del 24 de marzo de 1999, y apoyo en tierra del ejército albanés.

La guerra terminó con el Tratado de Kumanovo, y las fuerzas yugoslavas y serbias acordaron retirarse de Kosovo para dar paso a una presencia internacional. ​ El Ejército de Liberación de Kosovo se disolvió poco después, y otros se unieron al Ejército de Liberación Nacional (ELN) y al Ejército Nacional de Albania (ENA) durante el conflicto étnico armado en Macedonia,​ mientras que otros formaron la Policía de Kosovo.  Al finalizar el conflicto la región quedó en manos de la OTAN y la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas, por mandato del Consejo de Seguridad.

Como casi todos los países balcánicos, fue parte del imperio Otomano desde 1389, controlando el estratégico río Vardar, que comparte riberas con Macedonia del Norte.  Tiene muchas riquezas arqueológicas e históricas que vale la pena conocer.

Su capital es Pristina, que ofrece un casco antiguo aceptable para deambular en busca de referencias históricas, Esta capital está unos 600 metros sobre el nivel del mar y fue fundada en el siglo 5 d.C. por Dardania (ilirios).  Tiene una combinación de estilos bizantinos, romanos, otomanos e ilirios.  Un 90% de los habitantes hablan albanés. 

Dardania fue un antiguo país que abarcaba lo que es el sur de Serbia y la totalidad de Kosovo, el norte de Macedonia del Norte, incluida su capital, Skopie, y el nordeste de Albania. Lleva su nombre por el pueblo que habitaba la región, los dárdanos.  Éstos fueron una tribu indoeuropea de los Balcanes, mezcla de tracios al este e ilirios al oeste, que se destacó por haber sido una frecuente amenaza para los griegos y sobre todo para los macedonios del Reino de Macedonia. Sus principales ciudades fueron Naissus (Niš), Therranda (Prizren), Vicianum (Vučitrn), Skopi (Skopie) y Damastioni, su capital.

Llegando a la capital destaca el boulevard “Bill Klinton”, en honor del expresidente estadounidense que respaldó la independencia de Kosovo y que se cruza con otro que lleva el nombre de George W. Bush hijo.  Hay incluso una boutique llamada “Hillary”, que evidencian la devoción que sienten los kosovares por la familia Clinton y se le erige una estatua con el brazo extendido. Pasamos también por un restaurante con el nombre de Bush hijo. Mi encuentro con la Biblioteca Nacional, construida durante la época socialista, pero cuya fachada es muy interesante fue emocionante.  Hay una portentosa catedral o basílica en honor de la Madre Teresa de Calcuta que, como mencioné en mi artículo anterior, nació en Macedonia, pero es de origen albanés.  En esta ciudad se mezclan sin conflicto mezquitas, hammans*, iglesias, monasterios, bibliotecas, museos y teatros.  También se le erige un monumento al héroe albanés Skenderbeg, de quien también me referí en mi artículo anterior.  La biblioteca que llamó mi atención es un monumento nacional, parte de la Universidad de Kosovo, con más de 4 millones de libros en sus siete pisos.

La Gran Mezquita no puede faltar, construida siete años después de la conquista de Constantinopla, otras mezquitas de importancia y la torre del reloj, construida en el siglo IX.  La catedral dedicada a la Madre Teresa la empezaron a construir 10 años después de su deceso y es de dimensiones impresionantes y, para ser una catedral dedicada a una personalidad tan importante, es austera sin perder elegancia.

De Pristina nos fuimos a Prizren, al sur del país, que fue importante en el intercambio comercial con Albania y el resto de los países balcánicos.  Se dice que Prizren existió mucho antes de la ciudad actual, llamándose Therranda entonces.  Conocida desde tiempos antiguos por su valor cultura y ser un crisol de religiones y civilizaciones, se le llama “la ciudad de los museos” y “el museo bajo cielo abierto”.  Es realmente acogedora.

Ubicada a las orillas de las montañas Sharr, que son un parque nacional, a ambos lados del río Lumbardhi, era un lugar estratégico para el intercambio cultural, comercial, económico y diplomático entre las regiones del Mar Adriático y del Mar Egeo.  A través de los siglos, desde los períodos de los dárdanos, ilirios, romanos y bizantinos, la ciudad de Prizren fue una estación importante en la llamada “via de Zenta”, conectando las ciudades costeras del Adriático con otros centros urbanos de la península.

Como toda ciudad antigua que se respete, tiene un magnífico castillo en la cumbre de un cerro, puentes de piedra, mezquitas, iglesias ortodoxas, hammanes, y muchos otros atractivos.

Recorrer los países Balcanes, conocer su historia y los conflictos en los que se enfrentaron ayuda a entender el desarrollo de muchos acontecimientos que marcaron el devenir de las naciones.  Me faltan algunas piezas de este rompecabezas, pero voy poco a poco develando este maravilloso velo.

*Un baño turco, también conocido como baño árabe, hamán, es una modalidad de baño de vapor que incluye limpiar el cuerpo y relajarse.

Print Friendly, PDF & Email

9 COMENTARIOS

  1. Hola Mariela buenos días
    No se qué voy a hacer, el día que dejaras de escribir tus frecuentes conocimientos de las interesantes historias que nos comentas, de tantos lugares países históricos que están alrededor de tu sede oficial, como digna embajadora de nuestro pequeño. país
    Gracias Mariela por compartirnos tanta historia que tú las conviertes en realidades que yo creo vivir dentro de ellas. Las leo varias veces para tratar de ubicarme y ser parte de ellas
    Saludos fraternal amiga
    Negro Delgado

  2. Hola Mariela. Sigo aprendiendo contigo. muchas gracias por compartir. un abrazo.
    Ana R.

  3. Indudablemente el recorrido que nos hace sobre Kosovo la Embajadora Mariela Sagel nos permite conocer este interesante país que nace luego de la desaparición de Yugoslavia, al tiempo que despeja una serie interrogantes que hasta la fecha confunden a los estudiosos de la relaciones internacionales dado que muchos Estados se resisten a reconocerlo e incluso a establecer relaciones diplomáticas y difundir la realidad del pueblo kosovar seguramente ayudara a comprender cuan importante es reconocer a una naciente nación que desea incorporarse a la comunidad internacional. Permítame Felicitar a la Embajadora Sagel por este interesante e importante acercamiento a la realidad de Kosovo.

    • Muchas gracias embajador por su valiosa apreciación. Hay que conocer in situ las realidades que muchos países han atravesado para ser lo que son hoy, aportando a la comunidad internacional.

  4. Mil gracias Mariela por compartir este fascinante viaje que realizas. Muy bella la historia de ese pais, en realidad, en la manera que lo narras, es como si yo tambien viajara y con las fotos, pues se hace muy ameno el recorrido. Sigue adelante y te deseo lo mejor del nuevo Año 2023.

  5. Mariela,
    Estás dando a conocer detalles que nos ayudan a entender el origen de las fricciones entre pueblos casi hermanos (o no).
    Aprecio tu narrativa. Minuciosa, ordenada y sobretodo respetuosa de cada pueblo y su sentir.

Los comentarios están cerrados.